Hoy he jugado a Ever Oasis

Hoy he jugado a Ever Oasis.

Al principio del juego te dejan elegir el sexo de tu personaje. El personaje protagonista. Y me sorprendió.

¿Por qué me sorprendió?

Porque todo lo que se había mostrado antes del juego, que yo hubiera visto, había sido con un personaje masculino. Y no hablo de tráileres de dos minutos y medio. Hablo de gameplay de veinte o treinta minutos si no más, en el Nintendo Treehouse. Tanto este año como el año pasado.

Y todo había sido con el personaje masculino.

Dios, mirad la imagen promocional que os he puesto. Ese es el protagonista masculino.

Y qué más da que la mayoría de juegos mostrados en el E3 de este año y anteriores tenga elección de sexo para el personaje protagonista. Qué más da si luego no se muestra. Si luego el personaje “por defecto” es el masculino.

“Are you a >>Boy or a Girl?”

Os pido que me lo neguéis. Os pido que me mencionéis en twitter mostrándome casos donde no es así, donde en un juego donde puedes elegir tu sexo, el gameplay que muestren a la hora de vender el título sea con el sexo femenino. Porque estaré muy contenta de equivocarme.

Y no hablo de juegos donde haya diferentes personajes seleccionables y algunos sean mujeres y estén ya predefinidos porque sean personajes con habilidades únicas o yo qué sé, digo donde puedas elegir y personalizar el tuyo.

¿Qué más da que haya juegos donde puedes elegir el sexo si al final todo se reduce al porcentaje de protagonistas exclusivamente mujeres porque no podemos fiarnos del de elección, porque luego la figura femenina no tiene relevancia a la hora de vender el producto?


Necesitamos más presencia femenina en este sector, tanto en prensa como, especialmente, en desarrollo y en la parte esa donde “señores con pasta” aprueban o cancelan proyectos. Es esencial para dejar de sentirnos visitantes. Para dejar de sentirnos extrañas. Turistas del medio. Este también es nuestro sitio. Nuestro hobby, nuestro trabajo. Señoras con pasta que aprueben o cancelen proyectos no estaría mal, la verdad.

“Are you weird if you genderswap in games?”

Nos encantan los videojuegos. Al menos a mí. Por eso escribo sobre ellos, juego a ellos y me informo sobre ellos. Y en vez de aprovechar que tenemos algo en común, me rechazan. Y si todo esto no fuese un entorno hostil donde desde que vas a la tienda hasta que opinas por internet sobre el juego que te has comprado te tratan como si no tuvieras ni idea de lo que hablas solo por ser mujer, hablaría de más cosas.

Pero me las callo incluso yo, que me oculto bajo la máscara del anonimato.


En fin, que a todo esto solo quiero decir…

Hoy he jugado a Ever Oasis.

Y me he sorprendido por poder identificarme.

No tendría por qué hacerlo.