118. Niveles de placer del vino

Con cada nuevo descorche sumo evidencia: una de las maravillas del vino es que se puede disfrutar en muchísimos niveles, desde el más trivial, que es el de los sentidos y la sensación alcohólica al más complejo que se transforma en un verdadero viaje que a veces nos lleva muy lejos, a la región del vino o a la época histórica cuando comenzó a elaborarse o más lejos aún, cuando el líquido nos sumerge en nosotros mismos.

Entonces se convierte en un placer profundo y muy sofisticado.