139. La última copa de vino

No se puede vivir pensando que la copa de vino de vino que está frente a nosotros podría ser la última.

Tampoco se puede vivir sin pensarlo porque se perdería una dimensión de disfrute que es indispensable para quien sabe que detrás del vino hay viticultores que plantan y cuidan plantas cuyos frutos no saben si llegarán a disfrutar, bodegueros que cuidan barricas con vinos que no saben si llegará a degustar en su máxima expresión, entusiastas que todos los días revisan su colección personal por pequeña que ésta sean y se preguntan si es o no momento de descorchar alguna botella.

Es volver al problema del vino y el tiempo pero con una complicación adicional: nuestro carácter mortal, el límite finito de la vida.

Igual no queda más que seguir descorchando. El resto sólo el tiempo lo dirá.