159. 3 cosas adicionales que un entusiasta del vino NO es

No es una persona adinerada. De hecho, he allí la magia de su entusiasmo, cada botella le cuesta comprarla y ha descubierto que, entre otras cosas, se aprende de vinos para optimizar el presupuesto.

No es un coleccionista. Podría serlo pero casi siempre su entusiasmo competirá con el celo del coleccionista, de manera que no tendrá problema en abrir una botella en específico cuando lo desea.

No es un dogmático. Porque siempre tiene curiosidades que persigue, puede darle una segunda oportunidad a un vino que lo decepcionó, sabe “leer” los grandes vinos y disfrutar los más comerciales, aprecia el terroir pero también los experimentos en bodega y estilos internacionales. Tiene una libertad envidiable.