160. El vino y la demagogia. Segunda parte

Hace un par de meses ya tocamos el tema de la demagogia en el vino pero hay un punto que quedó pendiente, esa afirmación de “no existe vino malo”.

Sí existen. Y no se trata de vinos que se “dañaron” ni necesariamente de vinos “baratos” sino simplemente de vinos que desde un principio tenían problemas, desde cosechas muy tempranas o absurdamente tardías a la adición de levaduras que dan toques artificiales de aromas a inconvenientes excesos de madera (o incluso madera en un vino que simplemente no la necesita), las causas pueden variar pero el resultado no: un vino malo.

Solo Dios sabe qué lleva a una bodega a producir un vino malo. Dios y la gente que termina por comprar cualquier botella nueva y vistosa.