180. 4 apuntes sobre las notas de madera en el vino

No basta con decir huele o sabe a madera, hay que especificar.

La madera se transforma en nariz desde notas clásicas como café, coco, vainilla y cacao hasta las notas que vienen del tostado de la barrica.

El aserrín y la madera húmeda son algunas expresiones que, con atención, se detecta en algunos vinos.

En boca, un vino fuertemente amaderado es como lamer una paleta de helado. No hay excepciones sobre esto es un vino desequilibrado, por lo tanto no es un buen vino.