218. El arte perdido en Venezuela de escupir el vino

Perdido aunque nunca recuerdo que lo hayamos tenido.

Acá no hay experiencia enófila (y ahora hay pocas pero hasta hace algunos años había algunas bastante amplias) en la que entreguen un envase para escupir o con escupideras en el salón. Eventualmente he visto a Vladimir Viloria solicitar un envase para escupir pero es una iniciativa personal no planteada por los organizadores.

No importa lo técnica que sea la actividad con el vino o si se trata de un entrenamiento, no importa si es a las 8 o 9 de la mañana, nadie piensa en escupir y nadie se preocupa demasiado en preguntarse por qué si se hace en casi cualquier parte del mundo aquí no.

Igual supongo que con la crisis es el peor momento para pensar en escupir el vino. Pero de que deberíamos meterlo en nuestro radar, deberíamos. Podríamos incluir más vinos en los entrenamientos y apreciarlos mejor.