Cinco recomendaciones para iniciar un proceso de transformación digital en tu empresa

Herman Marin
Jan 9 · 7 min read

Laboratoria ha trabajado con más de 400 empresas a nivel regional apoyando y preparando a sus negocios a navegar la ola de cambios culturales, organizacionales y tecnológicos que trae consigo la era digital. Este aporte lo hemos hecho a través de talento femenino de calidad, y la creación de habilidades para la transformación digital en sus equipos de trabajo.

5 recomendaciones para iniciar un proceso de Transformación Digital

En este proceso hemos visto como muchas compañías, principalmente en el sector financiero, retail, comunicaciones y medios, han empezado sus procesos de transformación digital. A pesar de esto muchas de ellas han hecho inversiones importantes que aún no ven un retorno de financiero en el negocio.

En este artículo hemos querido plasmar cinco recomendaciones que pensamos pueden ayudar a los líderes de las empresas a gestar este cambio con éxito.

1. Tener un liderazgo bien preparado

Uno de los desafíos más importantes que tienen las empresas es que el liderazgo (CEO, VPs, Directores, y Gerentes; no solo los líderes de TI o Innovación) cuente con una estrategia de transformación digital en la compañía. Ellos deberían ser quienes generan un lenguaje en común para crear nuevos productos y servicios bajo una filosofía de experimentación y aprendizaje continuo. Este alineamiento en el liderazgo crea un objetivo en común y delimita un norte claro en el proceso de transformación para todos los colaboradores.

Sin el compromiso del liderazgo el proceso de transformación se trunca y las inversiones de tiempo, dinero y recursos nunca consolidarán un retorno financiero para el negocio. El cambio transformacional siempre empieza con el liderazgo, y continua hacia abajo en la empresa.

2. Iniciar la transformación digital desde el centro del negocio

Hemos visto como muchas empresas han creado laboratorios de innovación para desarrollar productos y servicios innovadores. Muchas de ellas se enfrentan con el desafío de reconciliar las iniciativas con el negocio tradicional una vez que estas tienen tracción. Esta dificultad suele suceder porque las áreas tradicionales del negocio no están preparadas para adoptar estas iniciativas, que además tienen alta incertidumbre para el negocio.

La era digital requiere que todos los colaboradores de la empresa - sin excepción - adopten una mentalidad de trabajo que tenga como base experimentar para aprender, diseñar en base a datos, generar innovación abierta, y desarrollar experiencias omnicanales. Para esto es clave iniciar el proceso en el centro del negocio con una filosofía de trabajo “Lean” que logre que estas iniciativas empiecen en pequeño, minimizando los riesgos, y que se mantengan en constante evolución a través de un proceso de aprendizaje validado. Estas intervenciones no deberían suceder en los laboratorios de innovación, sino en toda la empresa para que el retorno de la inversión que se espera se produzca en el “core” del negocio.

Un ejemplo es comenzar con un quick win, es decir una iniciativa que nos enseñe a trabajar con esta mentalidad, es decir, algo simple de implementar y que realmente estemos seguros existe una necesidad. Este quick win lo podemos iniciar en un área tradicional del negocio (área de Recursos Humanos) con el liderazgo de un Product Manager (PM) que puede ser una persona que viene del negocio y recibe el entrenamiento adecuado. El PM velará por el desarrollo y crecimiento de la iniciativa partiendo de un entendimiento del problema, generando propuestas de valor que hagan fit con el mercado, y optimizando y escalando la iniciativa. Esto permitirá tener la flexibilidad de explorar oportunidades con una mentalidad “Lean”, sin burocracia, ni trabas para tener un aprendizaje validado y continuo. Este equipo crecerá en la medida que se encuentre tracción, esto a su vez minimizará los riesgos y las inversiones que no generan retorno de valor para el negocio.

3. Desarrollar una cultura de experimentación

Cuando un miembro de un equipo en la empresa tiene una idea, pregúntale cuál es su hipótesis? qué quiere comprobar? y qué es lo mínimo que necesitaría para experimentarlo. Dale límites de tiempo, permisos para explorar y abre el espacio para que la creatividad fluya. Lo peor que puede pasar es que no esté en lo correcto, pero servirá para pasar la página y alentar al equipo a experimentar.

Regresar al método científico es clave en una empresa que intenta desarrollar productos innovadores de alto impacto para su negocio. El buen uso del método científico requiere desarrollar una cultura de experimentación que le permita a los equipos trabajar con autonomía, independencia y control end-to-end de sus productos y servicios. En este contexto los líderes deben cambiar su estilo de liderazgo con el fin de convertirse en coaches para definir en sus iniciativas el “¿qué?” y dejar que sus equipos desarrollen el “¿cómo?”

La cultura de experimentación necesita que el liderazgo entienda cómo se controlan los riesgos en el negocio, y cómo la “data” se puede convertir en conocimiento para que esta sea quien guía las inversiones y la distribución de recursos que hacen crecer el negocio.

Las empresas que aprenden a experimentar están en evolución continua y siempre se enfocan en entender los problemas y no solo en crear soluciones para sus clientes. Este enfoque prioriza la generación de valor para sus usuarios que al final es lo que produce iniciativas disruptivas que le dan éxito a la empresa.

4. Construir una nueva filosofía de trabajo de aprendizaje continuo

En un mundo de alta incertidumbre, en donde se trata de rediseñar el negocio es clave tener una filosofía de trabajo que te ayude a minimizar los riesgos bajo estas condiciones. “Lean Startup” es una filosofía de trabajo que crea las oportunidades para construir una cultura de aprendizaje continuo que genere productos o servicios innovadores.

En nuestra región vemos como muchas empresas se obsesionan por las metodologías de trabajo como Design Thinking, Scrum, XP, etc, como si estas fueran la solución para generar una cultura de aprendizaje continuo. Sin el conocimiento adecuado de cómo usar estas metodologías, éstas no tienen el retorno de valor adecuado en el negocio.

Es muy importante evitar los dogmas para crear una cultura de trabajo de aprendizaje continuo, autonomía, independencia y control end-to-end. Esto significa que los equipos tienen la libertad de decidir cómo organizarse y qué metodologías usar, sin que estas sean impuestas por el liderazgo. Esta independencia ayuda a empoderar a los colaboradores y sentirse parte del diseño de las soluciones.

En una filosofía de trabajo “Lean” es clave la alineación. Aquí el rol del Liderazgo es muy importante, pues su principal contribución es velar por los valores culturales de la empresa y a través de ellos guiar a los equipos para que estos alcancen sus objetivos.

Un ejemplo muy interesante es Platanitos, un retailer de zapatos en Perú que logró integrar los inventarios de sus 34 tiendas en un inventario único que hoy hace que puedan usar sus almacenes como centros descentralizados que le permiten a sus clientes tener un pedido en 3 horas. Esta empresa evolucionó su negocio desarrollando una experiencia omnicanal para sus clientes muy efectiva a través de un proceso de aprendizaje de su experiencia de compra. Este proceso no ha sido exitoso de la noche a la mañana, ha requerido de un proceso de entendimiento del problema de compra de sus clientes, para luego generar hipótesis para resolverlo, y finalmente definir métricas accionables que generen un aprendizaje validado para saber dónde invertir los recursos. Esto los ha ayudado a construir una solución eficiente que hoy es un caso de estudio para muchos.

5. Crear valor para tus clientes genera ingresos para la empresa

La transformación digital es un cambio radical de la cultura, estructura organizacional y uso de la tecnología en una empresa que ya funciona. Este cambio se enfoca en rediseñar el funcionamiento del negocio para regresar a crear valor para los clientes/usuarios como estrategia para generar nuevas oportunidades financieras para la empresa.

Crear valor siempre se traduce en retención, y eso a la vez tiene como consecuencia la generación de ingresos o impacto. Es por esto que la clave del éxito en la era digital es aprender a generar la mayor cantidad de valor para los clientes/usuarios mientras ellos evolucionen.

Un buen ejemplo de esto es Cornershop, un startup chileno que fue adquirido recientemente por el gigante Walmart. Cornershop promete entregarte tus pedidos de supermercado en una hora. Esta empresa inició sus operaciones enfocada en resolver un dolor enorme que tenía mucho consumidores en el mercado chileno que era ir al supermercado y hacer las compras para el hogar. Su solución fue tan poderosa que competía con una solución similar que Walmart intento desarrollar. Walmart no pudo generar suficiente valor para sus clientes con este servicio a pesar de tener el brazo económico para hacerlo. Ya que Walmart no podía competir con Cornershop se volvieron partners estratégicos, y al final compraron esta relación se cerró en una compara de $225M.


En Laboratoria, promovemos estos conceptos ya que también tuvimos que vivir un proceso de transformación digital. En ese proceso nos dimos cuenta que era vital transformar nuestro sistema de trabajo para darle a nuestro equipo un espacio en donde pueden usar todo su potencial. Adoptamos la experimentación a través de una cultura de aprendizaje, que nos permite evolucionar de manera continua, y así competir con nosotros mismos.

Para tener más información sobre cómo implementar este pensamiento en una empresa, conoce nuestro programa de Corporate Training.

Laboratoria

Talent that transforms

Thanks to Claudia Alfaro.

Herman Marin

Written by

Herman Marin is a Co-Founder and CDO at http://laboratoria.la. Bass player at http://feellegs.com

Laboratoria

Talent that transforms