La Cultura Laboratorian

Compartimos nuestra cultura para quienes quieren saber cómo trabajamos y por si con nuestra experiencia podemos ayudar a otras organizaciones en este proceso.

Mariana Costa Checa
Oct 26, 2018 · 13 min read

La primera vez que escuché esta frase, no entendía del todo a qué se refería. Nunca había emprendido, ni dirigido mi propio equipo, ni sido parte de una organización que le diera una importancia particular a la cultura.

En el 2013, cuando nos lanzamos a la piscina y comenzamos Ayu (nuestra ahora difunta agencia de desarrollo web), mis socios y yo sabíamos realmente muy poco (por no decir nada) de cómo comenzar una empresa. No me refiero a los retos de armar un buen pitch de venta, organizar la contabilidad o incorporarnos legalmente. Para eso (aunque debo confesar que también cometimos nuestros errores), existen procesos claros y expertos por montones. Me refiero a la parte algo más esotérica de darle vida consciente a una organización. Cuando juntas a un grupo humano, hagas o no algo al respecto, empiezan a surgir ideas, formas de actuar y costumbres compartidas y más rápido de lo que te puedes dar cuenta, ha nacido una nueva cultura.

Cuando contratamos a las primeras personas que se unieron al equipo de Ayu, nunca fue parte de nuestro proceso de decisión pensar que junto a ellxs sentaríamos las bases de nuestra cultura. Y si bien fuimos construyendo un equipo bonito, creo que ninguno de nosotros sabía muy bien por qué veníamos a trabajar todos los días. ¿Qué nos hacía distintxs a las miles de otras agencias allá afuera? ¿Qué teníamos en común? No teníamos idea cómo, de manera voluntaria y consistente, convertirnos en ese lugar al que querríamos venir a trabajar todos los días.

Cultura: la base de todo

En Laboratoria, casi desde el comienzo, las cosas han sido distintas. En algún momento en el camino, un poco de a golpes y otro poco de a suertes, aprendí que la cultura es realmente la respuesta a casi todos los problemas. Es impalpable y sensible. Si se forma y se nutre bien, pasa a ser la roca sólida debajo de todo grupo humano que quiere hacer grandes cosas.

Nos ha tomado varios años llegar a donde estamos hoy. Años de conocernos, de poder articular quiénes somos, de descubrir qué tenemos en común los Laboratorians. Ha sido el resultado de un proceso natural, que en el momento adecuado empezamos a guiar proactivamente. Hoy tenemos muy bien definida nuestra cultura, y es el prisma por donde vemos todas las cosas que pasan en Laboratoria.

La cultura nos dice a quién contratar y a quién dejar ir. Nos dice cómo resolver problemas y crear soluciones. Nos guía en cómo tomar decisiones, trabajar con otros, y crecer como personas y Laboratorians. Entenderla toma tiempo. Cada equipo nuevo que hemos formado suele tener inicios turbulentos, porque la cultura es tal vez lo que más cuesta construir. Todos, sin embargo, terminan descubriendo la magia en algún momento.

Después de cinco años siendo parte de crecer una empresa, la frase de Peter Drucker tiene todo el sentido. No es que la estrategia no sea importante, pero si no construimos la cultura adecuada, no hay plan, producto ni talento que nos salve en el largo plazo. La cultura es el ingrediente más importante en la receta para convertirnos en la organización que soñamos.

La Cultura Laboratorian

Hace un año y medio nos sentamos a pensar en cuáles eran nuestros valores como organización. Los valores son los comportamientos que compartimos como Laboratorians — las creencias y formas de actuar que nos caracterizan. Cuando nuestro trabajo es un fiel reflejo de ellos, podemos confiar en que las cosas irán por buen camino. Cuando nos alejamos de ellos, es casi inevitable que las cosas empiecen a salir mal. En el camino de definir nuestros valores nos dimos cuenta que no bastaba con tener una lista que pudiésemos colgar en las paredes — teníamos que detallar, en conjunto y con ejemplos concretos, quiénes aspiramos a ser todos los días.

Hoy compartimos nuestra cultura para todxs lxs que quieran saber más de cómo trabajamos en Laboratoria, y también por si con nuestra experiencia podemos ayudar a otras organizaciones en este proceso. Nosotrxs nos inspiramos de lo que habían hecho muchas otras empresas que admiramos pero lamentablemente, casi todo el contenido bueno está en inglés. Ojalá este esfuerzo le sea útil a otros hispanohablantes allá afuera :)

Nuestra esencia: la mejora continua

En una frase, la cultura de Laboratoria es un reflejo de nuestra aspiración insaciable a la mejora continua. En un mundo donde lo único constante es el cambio, la adaptación para poder dar lo mejor de nosotrxs mismxs en cada nueva etapa es nuestra única bandera posible para trascender. Nacimos como Ayu. Fue ahí que descubrimos la oportunidad de Laboratoria. Empezamos con 15 jóvenes soñadoras y cuatro años después han pasado por nuestras aulas más de 1,000 de ellas. Incrementamos exponencialmente el nivel técnico de nuestras estudiantes, crecimos a nuevos países y lanzamos nuevas líneas de negocio que hoy generan valor para toda una industria. Nos hemos transformado no una, sino muchas veces, y lo seguiremos haciendo porque mañana debe ser siempre mejor que hoy.

Después de largas conversaciones, idas, y venidas, llegamos a siete comportamientos y creencias que hoy reconocemos como el mejor camino para ser una organización que aprende y se transforma todos los días en una mejor versión de sí misma.

Nuestras estudiantes son el corazón de nuestro porqué. ¿Por qué nacimos? Porque queremos ser parte de abrir oportunidades para miles de mujeres Latinoamericanas en busca de un futuro mejor. ¿Por qué se aprende a programar y no a (inserta cualquier habilidad más básica de tu agrado) en Laboratoria? Porque creemos en el potencial y talento de las mujeres, y estamos aquí para ayudarlas a convertirse en líderes de la industria que definirá nuestro futuro.

Aspiramos a predicar con el ejemplo. Queremos que nuestras estudiantes sean un reflejo de virtudes como la ética, el profesionalismo y la pasión por aprender. Requisito fundamental para lograrlo es que todxs en el equipo seamos un ejemplo de esto.

Diseñamos para ellas y con ellas. Queremos crear una experiencia transformadora para las mujeres que son parte de Laboratoria. Buscamos hacerlo desde la humildad y la empatía, conociendo, escuchando y entendiendo a nuestras postulantes, estudiantes y egresadas. Esto es enormemente retador porque cada persona y cada grupo tiene necesidades distintas, sin embargo, no es una opción descuidarlo. Cada vez que lo hemos hecho, fallamos. Hoy hemos aprendido que no hay mejor aliado de diseño que ellas.

Una motivación compartida. Laboratoria es para aquellas personas que independiente de su rol — sea finanzas o tecnología — genuinamente se preocupan por nuestras estudiantes y egresadas. Nos preocupamos por entender no sólo su proceso de aprendizaje sino también el mercado laboral que las espera. Todxs en algún momento somos Jedi Masters, apoyamos en los Talent Fests, y somos infinitamente felices con cada contratación y en cada graduación. Ese interés genuino es parte de lo que hace a Laboratoria un lugar especial para muchxs.

Queremos que nuestro trabajo sea de clase mundial, y esté a la altura de nuestros sueños. Lo hacemos por dos razones: primero, porque sólo así generamos mayor impacto, y segundo, porque es la única forma de construir una organización basada en la confianza.

Calidad = + Impacto. Nuestro trabajo toca a personas y equipos de manera directa y eso lo hace realmente importante para el mundo. Buscamos que cada una de nuestras estudiantes crezca para alcanzar su máximo potencial, y que cada una de las empresas que acompañamos se transforme para triunfar en la era digital. Para lograr esto es fundamental ser un equipo que aspire siempre a hacer trabajo de la mejor calidad. La excelencia en todo lo que hacemos es lo que hace nuestro impacto posible.

Calidad = + Confianza. En Laboratoria aspiramos a ser reliable: queremos poder confiar en que el resultado del trabajo de el/la otrx será excelente. Hacer trabajo de calidad es parte fundamental de ser un A player: alguien con quien los demás eligen trabajar una y otra vez. Aquí, para poder lanzarnos a la piscina y hacer cosas increíbles, trabajamos para ser un equipo de A players.

Cuando se trata de problemas, antes siempre es mejor. Si queremos que los resultados de nuestro trabajo sean de talla mundial, debemos estar dispuestos a resolver los problemas a tiempo. En cuestión de semanas, un pequeño altercado entre personas o un mínimo descuido al correr un experimento, puede convertirse en un incendio. Debemos aprender a identificar y encarar los problemas apenas surjan y a no esconderlos bajo el mantel. Sólo así podremos hacer trabajo excelente de manera consistente.

Creemos en el poder de la reflexión. Sin reflexión no hay aprendizaje, y sin aprendizaje es imposible mejorar. Nos gustan las retrospectivas — cada vez que terminamos algo nos preguntamos a nosotrxs mismxs qué hicimos bien y qué pudimos hacer mejor, y le hacemos las mismas preguntas a nuestro equipo. No importa el seniority del rol, todxs lxs Laboratorians tenemos el derecho y la responsabilidad de pensar continuamente qué podemos hacer mejor nosotrxs, nuestros líderes y nuestro equipo.

Somos una organización que aprende. Nuestra ventaja más grande es que aprendemos rápido, y aprendemos constantemente. Y hemos descubierto que el mejor camino de descifrar nuevas y mejores formas de hacer las cosas es experimentando. Como bien decía Albert Einstein, “locura es hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes”.

Tenemos una mentalidad de experimentación. Hemos apostado por construir un entorno donde cada Laboratorian pueda proponer experimentos para validar ciertas hipótesis y descubrir cómo crear más valor para nuestrxs usuarixs. Pero para poder experimentar limitando los potenciales riesgos, es importante actuar bajo ciertos parámetros.

Fallar rápido = aprender rápido. El fracaso es un componente esencial de la experimentación, y aunque a nadie le gusta fallar, hoy sabemos que es parte inevitable del proceso. Por eso, en lugar de evitar el fracaso, la estrategia que seguimos es: probar rápido, fallar rápido, aprender rápido. La rapidez es una característica constante en Laboratoria. Salimos rápido del edificio, probamos en la cancha y si no resulta, nos aseguramos de arreglarlo rápido.

Experimentamos en pequeño y delimitamos la cancha. En Laboratoria nos gusta evitar los cambios “big bang”. Aunque el impacto puede ser grande, si las consecuencias son inciertas, el riesgo también lo es, y por eso preferimos siempre probar en pequeño. La pregunta que no puede faltar en nuestra mesa de reuniones: ¿hay alguna manera más lean de validar esta hipótesis? Además, tras errores que nos han costado muchas noches de sueño, hemos aprendido que no todos los campos se prestan para experimentar y cada Laboratorian debe tener el criterio para identificar cuándo los riesgos son demasiado altos. A veces, la posibilidad de que un experimento perjudique a un porcentaje importante de nuestros stakeholders es demasiado alta. Cuando eso pasa, no hay aprendizaje que justifique el experimento.

Tomamos decisiones basadas en data. Aquí nadie es dueñx de la verdad. Todos tenemos ideas válidas, pero probarlas en la cancha es fundamental para saber hacia dónde debemos ir. Para tomar mejores decisiones, recolectamos la evidencia de manera adecuada y le damos sentido a la data para aprender.

Somos aprendices de por vida. Amamos aprender. Nos apasiona saber más. Reconocemos el aprendizaje como un proceso que dura toda la vida, y es la mejor herramienta que tenemos para hacer frente a los cambios.

Luchamos por siempre cultivar una mente abierta. Tenemos una mente abierta para aceptar con humildad que las cosas no son siempre como las vemos. Contrastamos nuestras perspectivas con las de quienes piensan distinto para identificar nuestros puntos ciegos, y hacer nuestra visión del mundo más rica.

Growth mindset: nuestra espada del augurio. El growth mindset es la espada común de lxs Laboratorians que nos permite alcanzar imposibles. Aquí no existe el no puedo, existe solo el todavía no puedo. Es esta creencia la que nos ha permitido transformarnos no una sino muchas veces. Como bien dice la famosa frase de Thomas Jefferson, “si quieres algo que nunca has tenido, debes estar dispuesto a hacer algo que nunca has hecho”.

Compartimos conocimiento. Aquí no sólo nos gusta aprender, sino también amamos compartir ese conocimiento. Somos generosxs con nuestro tiempo y conocimiento. Documentamos nuestros aprendizajes para que sirvan a otros y así aceleramos el paso al que aprendemos.

Línea de aprendizaje. Somos una startup y no tenemos espacio para lo que tradicionalmente entendemos como “línea de carrera”. Aquí nos gusta hablar de una increíble línea de aprendizaje. Siempre trataremos de asegurar que cada Laboratorian crezca en conocimiento y contribución de manera continua.

El trabajo colaborativo es la manera de ser que hemos elegido.

¿Equipo deportivo de primera liga o familia? En Laboratoria tenemos un poco de ambos. Somos un lugar familiar, donde traemos la totalidad de quienes somos a nuestro trabajo todos los días. Los límites entre la vida personal y la laboral no son una línea recta. No por eso dejamos de actuar como el mejor equipo deportivo. Todxs estamos enfocadxs en mejorar y ayudarnos a hacerlo. Cada unx ocupa la posición donde más le suma al conjunto, y ningún individuo es más importante que el equipo completo. Cuando alguien deja de sumar y ya no hay vuelta atrás, lo mejor usualmente es que deje el equipo.

Problemas y alegrías compartidas. Al jugar en equipo, los problemas y alegrías de cada Laboratorian o equipo son problemas y alegrías de todxs. No somos una organización de silos, y ningún equipo es más importante que otro. Todos son una pieza clave del rompecabezas que hace nuestro modelo efectivo. Salimos del camino por ayudar a otrxs porque es parte de alcanzar nuestro impacto colectivo.

Feedback y transparencia. El feedback abierto, transparente y respetuoso es un elemento esencial para ser cada vez mejores jugadores en nuestro equipo. Al comienzo es incómodo, sobretodo en sociedades donde no estamos acostumbrados a ser directos. Sin embargo, es la mejor forma de mejorar. Aquí no queremos que exista el feedback anónimo. Vemos el feedback como un regalo: algo que damos a los demás para su desarrollo.

Comunicación fluida y abierta. Jugar en equipo requiere que lxs demás sepan a dónde quieres ir y por qué; solo así te pueden ayudar. No basta con tener la intención de que otrxs conozcan lo que hago — es fundamental que la documentación y la manera en la que compartimos nuestro trabajo lo refleje.

La regla de la amabilidad. Somos una organización centrada en lo humano. Queremos que todxs lxs Laboratorians se sientan cómodos y felices de trabajar acá y un elemento clave para lograr eso, es la amabilidad en el trato entre todxs. Aspiramos a ser personas de gran calidad humana, que buscamos ser amables y considerados con lxs otrxs.

“La libertad es un gran requisito de todo ser humano. Con la libertad viene la responsabilidad. Para la persona que no está dispuesta a crecer, para la persona que no desea cargar su propio peso, ésta es una perspectiva aterradora”.

- Eleanor Roosevelt

En Laboratoria reconocemos que todos somos adultos responsables que prosperan en, y merecen, un ambiente de libertad.

Autonomía y alineamiento. Somos una organización horizontal, donde cada Laboratorian y equipo tiene la libertad de decidir qué hacer y cómo hacerlo. Confiamos en nuestro talento y siempre que las estrategias estén alineadas al entorno y a los objetivos que perseguimos como organización, la cancha está abierta.

Una banda de Jazz. Nuestras acciones y decisiones deben estar en línea con las de los otros equipos e individuos. Estar alineados significa que si bien cada Laboratorian o equipo es responsable end-to-end de su trabajo, siempre actuamos y tomamos decisiones pensando en cómo estas afectan a lxs otrxs. No somos músicos independientes. Somos una banda de Jazz donde todxs tenemos la posibilidad de improvisar con nuestro instrumento, pero tocamos la misma canción.

Contexto sobre control. En lugar de dar instrucciones específicas preferimos invertir tiempo y esfuerzo en comunicar el “qué” y el “por qué” de las cosas. Dejamos que cada equipo defina el “cómo”.

Laboratoria es de todos. Le pertenece a cada país, a cada sede, a cada equipo que lo hace posible y a cada estudiante que pone sus sueños aquí. Con este ownership que nos llena de orgullo y propósito, viene también el enorme compromiso de velar siempre por la integridad y el futuro de Laboratoria. En todas nuestras decisiones pensamos en qué es lo mejor para Laboratoria. Si siempre podemos confiar en que cada Laboratorian actuará pensando en qué es lo mejor para la organización, los controles bajan y la autonomía florece.

La proactividad: vitamina de todos los días. Los Laboratorians somos una especie altamente proactiva, orientadxs a la acción. Aquí nadie espera que “alguien más” lo resuelva. Aquí nadie “se mete” en el trabajo de otrxs. Aquí nadie necesita permiso para proponer. Sea o no nuestro trabajo directo, no sólo podemos pero debemos dar nuestra opinión cuando creemos que suma y levantar una bandera cuando podemos prevenir que algo malo crezca.

Accountability siempre. Somos responsables de nuestros actos y decisiones, y nos debemos a aquellxs que servimos. Asumimos responsabilidad por las decisiones que tomamos y el impacto que estas tienen. Esto nos hace más transparentes y conscientes, y nuestra cultura nos permite hacerlo. Lo premia, no lo castiga.


Reflexiones Finales

Estas no-tan-breves líneas son una mezcla de cómo somos y cómo queremos ser. En algunos comportamientos estamos más cerca de alcanzar la visión que en otros, pero tenerlos de norte ya hace toda la diferencia. Irán evolucionando según evolucionemos nosotros. Es derecho y responsabilidad de todxs en esta tribu hacer que estos principios sean un reflejo real de lo que vivimos todos los días.

Gracias a ellos y a todo lo que hacemos para sentirlos en el día a día, Laboratoria se ha convertido en ese lugar al que genuinamente queremos venir todos los días. Toma tiempo darles forma y es una inversión, pero sin duda alguna, paga con creces. Gracias a nuestro increíble equipo de Talento y Cultura que lo hace todo posible, y a todxs lxs Laboratorians de hoy y siempre por crear esta increíble cultura.

(Casi) todo nuestro equipo. No estamos todos juntos físicamente, pero intentamos que se sienta como si así fuera

Laboratoria

Talent that transforms

Thanks to Andrea Hierro.

Mariana Costa Checa

Written by

Co-founder @laboratoriaLA. Creating opportunities for Latin American women to thrive in the tech sector.

Laboratoria

Talent that transforms