Laboratoria: un año en retrospectiva

El 2017 ha llegado a su fin y con él concluimos nuestro tercer año de operaciones en Laboratoria. Tres años en los que hemos trabajado intensamente por crear una nueva propuesta educativa en América Latina, que prepare a nuestras jóvenes y nuestras empresas para prosperar en un mundo en el que la tecnología es parte de todos los días. Tres años de grandes logros y retos aún mayores. Sobre todo, tres años de infinitos aprendizajes que nos han enseñado a crear grandes productos, a construir un equipo y compañía de primera, y a crecer una empresa social que empieza a cambiar para bien la industria tech en nuestra región.

Es difícil poner en video, imágenes o palabras 365 días bien vividos, pero aquí va nuestro mejor esfuerzo para contarles qué hicimos.

1. Le dimos una carrera en tecnología a cientos de mujeres

Más de 500 jóvenes pasaron por nuestro bootcamp este año, dejándolo todo en la cancha para convertirse en las mejores front-end developers del mercado. Otras 200 pasaron por nuestros cursos de educación continua, aprendiendo nuevos skills para seguir avanzando en su carrera. Abrimos un nuevo track para formar a diseñadoras de experiencia de usuario, invertimos para tener cada vez mejor tecnología de aprendizaje, y seguimos innovando en cómo aplicar la metodología ágil en el aula. De nuestras alumnas graduadas en el 2017, logramos conectar con empleos a cerca del 80%, demostrando que podemos construir una educación que logra preparar a los jóvenes con los skills que el mercado necesita. Hoy, el salario promedio de una egresada de Laboratoria a nivel regional es de más de $800 dólares mensuales — algo comparativo a lo que ganan egresados de buenas universidades tras cinco años de estudio. Este es un enorme logro para nosotros. Nuestras egresadas casi triplican sus ingresos, impactando enormemente su vida y la de sus familias, y en sólo seis meses logran dar inicio a una carrera calificada que cambia para siempre su futuro. Además, su incorporación al mercado laboral de tecnología es un impulso enorme para reducir la brecha de género en la industria, asegurando que las mujeres somos parte también de construir las tecnologías que definirán nuestro futuro.

2. Ayudamos a cientos de empresas a identificar talento digital

Una de las cosas que más me gusta de trabajar en Laboratoria es que somos un startup que intenta innovar continuamente en todo lo que hace. Así, el equipo que trabaja con empresas para colocar a nuestras egresadas creó los Talent Fests - hackathones donde nuestras alumnas diseñan productos digitales en 36 horas y las empresas las acompañan para identificar, en la cancha, al talento que quieren para sus equipos. Creamos una aplicación para facilitar el mejor match empresa-developer, y nos convertimos en una fuente de talento para las mejores fábricas de software, bancos, retailers, tech startups, y agencias digitales. Hoy empresas líderes en el mercado como IBM, ThoughtWorks, Accenture, Walmart y ScotiaBank son todas empleadoras de nuestras egresadas. Sólo este año más de 110 empresas contrataron talento de Laboratoria, sumándose al total de más de 200 compañías que confían en nosotros para crecer sus equipos digitales y también la diversidad en sus empresas.

3. Impulsamos la transformación digital de empresas líderes en la región

Este año nos dimos cuenta que cada vez más, los principales empleadores de nuestro talento no eran empresas de tecnología, sino empresas líderes en sus rubros que no nacieron digitales pero que hoy tienen la oportunidad (y necesidad) de transformarse mediante la tecnología. Empezamos a trabajar con los principales bancos, retailers, aseguradoras, empresas de consumo masivo, entre otras, para ayudar a construir en su liderazgo y sus equipos las herramientas y habilidades para impulsar la transformación digital. Esta experiencia ha sido enormemente enriquecedora para nuestros clientes y también para nosotros como equipo. Para mi, es la perfecta expresión de la innovación abierta — un startup sentándose con las multinacionales más grandes, compartiendo nuestra forma de trabajar e innovar — el ADN detrás de nuestro impacto — para ayudarlas a construir un mindset de aprendizaje continuo que aproveche la tecnología para generar valor en sus usuarios.

4. Formamos alianzas para hacer crecer nuestro impacto

Nada de lo que hacemos lo hacemos solos, y en el 2017 logramos consolidar el tipo de alianzas que complementan, potencian y mejoran nuestro trabajo. Trajimos a la mesa inversionistas como Omidyar Network, Google.org y Microsoft, que no sólo ayudan a financiar nuestro crecimiento pero también invierten en darnos feedback y conexiones para seguir creciendo. Apostamos por hacer nuestra currícula Open Source, acerándonos a la comunidad global de desarrolladores para generar el mejor contenido educativo. Colaboramos con decenas de profesionales de la industria en nuestro programa de educación continua. Trabajamos con gobiernos de la región y organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo para seguir impulsando una agenda que apueste por el talento joven. Participamos en decenas de espacios internacionales para compartir nuestro trabajo y tender lazos con empresas y organizaciones que persiguen los mismos objetivos.

5. Llevamos Laboratoria a nuevas ciudades de América Latina

En Laboratoria, nuestras ambiciones son grandes. Queremos ser la principal fuente de talento femenino tech de América Latina para el mundo, y para ello, seguimos expandiendo nuestro impacto a más ciudades de la región. Este es tal vez uno de los riesgos más importantes que tomamos desde un inicio, y si bien gestionarlo no siempre ha sido fácil, solo nos ha pagado con creces. Hoy estamos ya en cuatro países — Perú, Chile, México y Brasil — consolidándonos como una pequeña empresa global con equipos multinacionales, donde la experiencia en cada ciudad contribuye a enriquecer cada uno de nuestros productos. Con Brasil en la ecuación, en el 2018 nos convertiremos también en una empresa multilingue, con presencia en los principales hubs de tecnología de América Latina.

Un equipo y una causa que lo hace todo posible

Todo, absolutamente todo lo que hacemos es posible gracias a dos cosas: nuestras alumnas, que nos inspiran a soñar en grande, y nuestro equipo, que siendo ya el mejor que he conocido, trabaja todos los días por superarse y llegar más lejos. Estamos apostando por hacer crecer una industria de tecnología inclusiva y diversa, que le permita a América Latina prosperar en la economía del conocimiento. Así, construir una región que aproveche lo mejor que tiene para llegar lejos: su talento.

El 2018 llega lleno de oportunidades. ¡Nos encuentra listos para sacarle el máximo provecho!

Y aquí un video para cerrar el año: