Photograph — Alex Waterhouse-Hayward — Buenos Aires

Frente al mar — Alfonsina Storni

Oh mar, enorme mar, corazón fiero 
 De ritmo desigual, corazón malo, 
 Yo soy más blanda que ese pobre palo 
 Que se pudre en tus ondas prisionero. 
 
 Oh mar, dame tu cólera tremenda, 
 Yo me pasé la vida perdonando, 
 Porque entendía, mar, yo me fui dando: 
 «Piedad, piedad para el que más ofenda». 
 
 Vulgaridad, vulgaridad me acosa. 
 Ah, me han comprado la ciudad y el hombre. 
 Hazme tener tu cólera sin nombre: 
 Ya me fatiga esta misión de rosa. 
 
 ¿Ves al vulgar? Ese vulgar me apena, 
 Me falta el aire y donde falta quedo, 
 Quisiera no entender, pero no puedo: 
 Es la vulgaridad que me envenena. 
 
 Me empobrecí porque entender abruma, 
 Me empobrecí porque entender sofoca, 
 ¡Bendecida la fuerza de la roca! 
 Yo tengo el corazón como la espuma. 
 
 Mar, yo soñaba ser como tú eres, 
 Allá en las tardes que la vida mía 
 Bajo las horas cálidas se abría… 
 Ah, yo soñaba ser como tú eres. 
 
 Mírame aquí, pequeña, miserable, 
 Todo dolor me vence, todo sueño; 
 Mar, dame, dame el inefable empeño 
 De tornarme soberbia, inalcanzable. 
 
 Dame tu sal, tu yodo, tu fiereza. 
 ¡Aire de mar!… ¡Oh, tempestad! ¡Oh enojo! 
 Desdichada de mí, soy un abrojo, 
 Y muero, mar, sucumbo en mi pobreza. 
 
 Y el alma mía es como el mar, es eso, 
 Ah, la ciudad la pudre y la equivoca; 
 Pequeña vida que dolor provoca, 
 ¡Que pueda libertarme de su peso! 
 
 Vuele mi empeño, mi esperanza vuele… 
 La vida mía debió ser horrible, 
 Debió ser una arteria incontenible 
 Y apenas es cicatriz que siempre duele.

Mercedes Sosa — Alfonsina y el mar música Ariel Ramírez — palabras Félix Luna


Originally published at blog.alexwaterhousehayward.com.