¿Cómo vender tu coche con éxito? (Parte 1)

La enorme mayoría de los conductores tendremos que enfrentarnos a la venta de un coche del que hemos sido propietarios, al que le tengamos más o menos cariño, porque se quede pequeño, grande, antiguo… Pero ¿cómo venderlo BIEN? Vamos a repasar las claves para venderlo por su precio adecuado y sin sorpresas para vendedor y comprador.

La opción de entregarlo como entrada para un vehículo nuevo, o a un concesionario de compra-venta es siempre la opción fácil, aunque por el contrario este tipo de transacciones no nos reportarán en la mayoría de los casos un beneficio justo, y la tasación tenderá a la baja sin que se tengan en cuenta los buenos atributos de nuestro vehículo (y sí los malos). Si además le tienes aprecio, por esta vía nunca sabrás en las manos de quién (o qué chatarrero) dejas tu querido coche.

Para ello lo recomendable es la venta particular, en la cual dos personas físicas hacen una transacción en la que el vendedor puede valorar completamente su vehículo, sacarle partido, y justificar su valor ante un comprador que sabe bien lo que compra.

El coche

Llegado el momento de despedirnos de nuestro coche, queremos que luzca bien para despertar el mayor interés posible entre los compradores. El aspecto del vehículo y la primera impresión que cause será crucial, para ello lo principal es que esté limpio en profundidad, al detalle. Procuraremos que esté limpio por dentro y por fuera, que la tapicería tenga buen aspecto y evitar olores desagradables. Que el salpicadero, volante y mandos no tengan suciedad incrustada, que el maletero se vea aseado, limpiar las llantas, etc. Incluso con un trapo húmedo o algún producto anti grasa podemos quitar gran parte de la suciedad superficial del motor, para que nuestro comprador no se lleve una mala impresión si decide abrir el capó.

Ojo, limpiar a conciencia no significa maquillar defectos, sólo ponerlo “bonito” para que luzca lo mejor posible. Evitemos conductas poco éticas y esconder defectos, que nos puede acarrear problemas.

Es recomendable el uso de productos de limpieza específicos, que si bien no suponen un desembolso demasiado grande, además los podremos seguir usando en otros vehículos.

También hay que estudiar la posibilidad de hacer pequeñas reparaciones estéticas que no supongan demasiado coste, pero que puedan luego repercutir favorablemente en el precio final. Pintar alguna chapa dañada, pulirlo para sacarle brillo, devolverle el negro a los plásticos, hará que tu coche valga mucho más. Incluso tenemos la posibilidad de hacerle una reparación a costa de un parte del seguro si está asegurado a todo riesgo.

Y finalmente en este apartado, deberemos mantener esa limpieza no sólo para las fotos, si no para las visitas de los compradores interesados.

El anuncio

Ésta es la parte donde debemos poner mayor atención, ya que en función a cómo sepamos enseñar nuestro coche y sus atributos, así podremos justificar su precio; si no todo el trabajo será en balde.

Es recomendable informarse bien de todas las características de nuestro vehículo, tanto para el anuncio como para posibles preguntas de los compradores, como potencia, consumo, año de fabricación, versión… y cerciorarnos de si nuestro vehículo es una versión limitada o poco frecuente (las cuales suelen estar más demandadas), para sacarle el mayor partido. También nos interesa compilar la mayor cantidad de documentos del vehículo, no solo la documentación legal, sino además facturas, libros de revisiones, ITV, etc. Con esto podremos respaldar la información relativa a reparaciones y mantenimiento, puntos que se valoran mucho.

En el texto del anuncio expondremos las características más relevantes, haciendo hincapié en las más valoradas. No nos podemos dejar nada:

  • Datos del vehículo: Marca, modelo, motor, acabado, año…
  • Equipamiento y extras: Techo solar, Radio CD, preinstalación de teléfono, parktronic…
  • Estado general: Conservación, estado de la pintura, si ha dormido en garaje, único dueño, no fumador…
  • Revisiones y posibles averías: Estado de los neumáticos, ITV, si hemos sustituido recientemente el embrague, la batería o la correa de distribución, si poseemos el libro de mantenimiento y está al día…

No debemos dejarnos ningún detalle importante, pero tan negativa es la falta de información como el exceso. Sobra decirlo (o no), pero es importante que cuidemos la ortografía, que el anuncio esté bien redactado, claro, y sea cómodo de leer. Por muy atractivo que sea el coche, un mal anuncio dice mucho del dueño, y puede disuadir a un buen comprador.

No debemos sentirnos tentados de ocultar averías o defectos graves, o decir verdades a medias, teniendo en cuenta que la Ley ampara a los compradores hasta los 6 meses posteriores a la compra, en los que el afectado puede recurrir a los tribunales y reclamar por los vicios ocultos del vehículo. En caso de ser demostrable, el comprador puede exigir que se le abone una parte importante del pago.

La mejor actitud es ser sincero y transparente, y causar buena impresión al comprador. Si nos ganamos su confianza es más probable que la transacción llegue a buen puerto. Comentaremos en el anuncio, y si es posible también haremos fotos de los defectos del vehículo, estéticos o mecánicos.

Para terminar este bloque, pero no menos importante, llegamos a las fotografías. Recomendamos encarecidamente que el anuncio se acompañe de fotos. Nuestro anuncio tendrá más visitas y por ende más interesados. Dedicarle horas a sacar las mejores fotos no es tiempo perdido, y dará mejor resultado que cualquier otra parte del proceso.

Más adelante trabajaremos en un artículo dedicado a la fotografía de coches, para sacarle el máximo partido a las imágenes de nuestro anuncio.

Aprovecha que el coche está limpio (y si nos esperamos a que se seque para hacerle las fotos, mejor) y sácale unas buenas fotos. Procura que las fotos sean de la mayor calidad posible, luminosas y con buena definición, procura elegir un fondo en el que el coche destaque. Haz fotos exteriores e interiores, enseña los asientos, el salpicadero (con el equipamiento que pueda llevar), el maletero, ruedas… si las fotos son buenas, cuantas más mejor.

Esperamos que os hayan resultado de utilidad los consejos. En la Parte 2 de este artículo abarcaremos los temas “precio” y “papeleo”.