Chanchullos y trampas en el mundo del automóvil (Parte 2)

Volvemos a la carga con la segunda parte. Agradecemos a Drissi por permitirnos publicar su historia.

Chrysler PT Cruiser, homologado como vehículo industrial

Otra trampa para mejorar el ciclo de consumo de la gama de vehículos industriales.

Turbo tramposo del Toyota Celica WRC de 1994

Estos coches de rally incorporaban una brida móvil en el turbo, el cual una vez que se encontraba en reposo (o desmontado) era imposible ver. Sin embargo cuando se usaba, la pieza se movía permitiendo más aire entrar y ganar un 25% de potencia.
Les costó caro el asunto; una descalificación de 3 temporadas nada más y nada menos.

Freno trasero del MacLaren MP4/12 de 1997

Un pequeño pedal con una “R” que actuaba únicamente sobre los frenos traseros permitiendo mejorar el paso por curva y dando una gran ventaja sobre el resto de participantes. La FIA prohibió su uso a partir de la siguiente temporada.

Se dio a conocer gracias a esta foto de un periodista.

Smokey Yunick y sus trampas en la NASCAR sesentera.

Cuando la NASCAR reguló temas como el máximo de combustible que puede llevar un coche, Smokey tuvo la idea de poner un depósito grande, introducirle un balón hinchado, pasar el control, desinflar el balón y meterle más gasolina al coche. Ingeniosa idea.
Tras esto, la NASCAR dictó un tamaño máximo del depósito, a lo que Smokey ingeniosamente, le puso manguitos el doble de grandes para llevar más gasolina que el resto de contrincantes.

Like a boss

VW intentó matar un periodista

Ahora que me he quedado a gusto con un título amarillista a más no poder, paso a relatar los hechos.

Estamos en 1973 y VW do Brasil está a punto de presentar su Brasilia. Este periodista llamado Cláudio Laranjeira paseaba cerca del recinto de VW de São Paulo y se percató de la presencia de unos coches inusuales. Coches que de por sí son de diseño banal pero tratándose de VW se dio cuenta de que llegaba algo gordo

Decidió seguir con su coche a las mulas hasta que los maromos de seguridad se dieron cuenta, se acercaron y le instaron a alejarse de los coches. No hizo caso y siguió a lo suyo. Ahí fue cuando abrieron fuego contra su coche dejándole como recuerdo un bonito Gruyère de metal

El escándalo tuvo tal repercusión que VW tuvo que dar la cara, disculparse públicamente ante el periodista y su revista Quatro Rodas.

Cláudio Laranjeira es hoy en día uno de los periodistas más reputados en su país.

VW amputó los dedos de sus clientes brasileños

El VW FOX brasileño de principios de este siglo presentaba un fallo de diseño que hacía que te seccionaba los dedos cuando querías plegar los asientos traseros.

Los Fox europeos venían con otro sistema, no así los brasileños a los cuales se limitaron a proteger un poco la zona.

La suspensión variable del Brabham BT49C

En 1981, las reglas de la F1 estipulan que los coches tienen que tener como mínimo 6cm de altura libre al suelo.

Gordon Murray quería mejorarlo así que, como de todas formas los controles se pasan en los boxes, tenía que inventar algo que bajase la altura del monoplaza una vez en marcha.

Ideó un depósito hidráulico con un pequeño orificio. Una vez corriendo y con la presión sobre el coche empujándolo contra el suelo el aire contenido en el depósito quedaba atrapado y no podía salir. El coche bajaba.

Una vez de vuelta a los boxes, el aire podía escapar y el coche subía hasta los 6cm reglamentarios.

Como sabía que la competencia podría copiar su sistema, Murray puso un cilindro de aluminio con unos cables. Esto no era de ninguna utilidad pero la gente sólo se fijaba en eso y no en los manguitos hidráulicos.

Michèle Mouton y su (fra)Audi Sport Quattro?

1985, Rally de San Remo. Michèle Mouton compartía equipo con su mecánico Franz Braun, ambos con sendos Audi Quattro (el de Braun era un vehículo de apoyo o donante de órganos si fuese necesario). Durante una de sus pruebas, el coche de Mouton sufre gravísimas fallas mecánicas. Después de perder bastante tiempo, aparece la piloto con su Quattro a toda leche, no obstante, el coche de Braun había desaparecido.

Una vez acabada la prueba, Mouton alegó que su Quattro necesitó únicamente una nueva bomba de aceite que cogió del Quattro de Braun.

Poco después se rumoreó que el coche de Mouton era el de Braun, se limitaron a cambiar los paneles para maquillarlo vaya. Otro detalle revelador es que el Audi de Mouton estaba preparado para los duros rallys africanos. Pero Mouton acabó por abandonar el rally porque “su” coche no resistía las durísimas pruebas…

Aquí termina el artículo. ¡Esperamos que os haya gustado!