¿Por que esta publicación?

Les hecho el cuento

Llegó la hora de relatar esto. Seguramente al principio será para una audiencia de cero personas, y con el tiempo de pronto habrán 2 o 3 personas más leyendo esta publicación. La verdad, me importa un comino.

Y es que por primera vez abro un blog, publicación o como quieran llamarlo (y miren que he tenido unos cuantos; todos fracasados dicho sea de paso) sin que me importe nada cuantos lectores o seguidores atraiga. Esto es para mi. Mas adelante aclaro un poco.

De hecho, es la primera vez que empiezo y me lanzo a escribir el primer post de una vez, sin ponerme antes a escoger un template o theme, junto con una foto de avatar y esas otras cosillas que por lo general lo que hacen es embellecer un blog pero que en realidad no le añaden nada. Además, aquí en Medium nada de eso pareciera hacer falta. Lo que le da valor y peso a estas bitácoras en línea es el contenido, como todos lo sabemos; así que héme aquí dándole importancia a lo que importancia merece. De nuevo, esto es para mi así que no me importa mucho como se vea ni a quien le guste o a quien no.

¿Por que esta publicación?

Una cosa sí tuve que hacer antes de comenzar a escribir y fue escoger un nombre para esta vaina. Después de pensarlo un poco y teniendo en cuenta el tema que pienso abordar en todas (o casi todas) los historias que publique aquí, la decisión no estuvo tan difícil a decir verdad.

He aquí: “Leaving Hell”. Si no entienden, aquí lo explico.

Y es que en esto se ha convertido para mi tener que vivir en esta tierra que maltrata a su gente llamada Venezuela.

Y cuando hablo de una tierra que maltrata a su gente me refiero por supuesto al estado venezolano, el cual se ha encargado muy eficientemente de que no exista maldición alguna que no le caiga a este país.

Pues eso, más nada. Para esto es que me va a servir esta publicación. Para desahogarme un poco y ventilar las frustraciones diarias que se van acumulando hasta el punto de la depresión en la Venezuela del siglo XXI.

En este infierno en la tierra.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.