Leedor
Published in

Leedor

Cien años del nacimiento de José Saramago

“Me gusta decir. Diré mejor: me gusta palabrear. Las palabras son para mí cuerpos tocables, sirenas visibles, sensualidades incorporadas. Tal vez porque la sensualidad real no tiene interés para mí de ninguna especie –ni siquiera material o de ensueño–, se me ha transmutado el deseo hacia aquello que crea en mí ritmos verbales, o los escucha de otros. Me estremezco si dicen bien. Tal página de Fialho, tal página de Chateaubriand hacen hormiguear a mi vida en las venas, me hacen rabiar trémulamente quieto de un placer inaccesible que estoy teniendo. Tal página incluso de Vieira, en su fría perfección de ingeniería sintáctica, me hace temblar como una rama al viento, en un delirio pasivo de cosa movida. Como todos los grandes enamorados, me gusta la delicia de la pérdida de mí mismo, en la que el gozo de la entrega se sufre completamente. Y así muchas veces escribo sin querer pensar, en un devaneo exterior, dejando que las palabras me hagan fiestas, niño pequeño en su regazo”: así define su oficio José Saramago quien hoy cumpliría cien años.

Saramago (1922–2010) fue un narrador y ensayista portugués, premio Nobel de Literatura en 1998. Hijo de una familia humilde, abandonó la secundaria para trabajar de cerrajero. Su madre, analfabeta, le inculcó el amor por la lectura y le regaló su primer libro.

Además de su labor como escritor, también fue periodista: colaboró en diversos diarios y revistas, entre ellos Seara Nova, y fue también codirector del Diario de Noticias en 1975. Por esa época, se afilió al Partido Comunista Portugués, y por eso fue censurado y perseguido la dictadura de António de Oliveira Salazar, contra la que luchó en 1974 durante la Revolución de los Claveles.

Su primer libro publicado fue Tierra de pecado en 1947. Luego, en 1966, aparecieron Los poemas posibles y en 1970 Probablemente alegría, colecciones de poesías en las que renovó el lenguaje poético tradicional.

Autor de libros de crónicas, de obras teatrales, del volumen Viaje a Portugal (1981), lo más importante de su producción literaria se inicia con El año 1993 (1975). Saramago se consolidó sobre todo como narrador con la novela Manual de pintura y caligrafia (1976), con los cuentos del volumen Casi un objeto (1978) y con sus últimas novelas. Alzado del Suelo (1980) es una narración histórica cuyo escenario es el Alentejo, entre 1910 y 1979, y en la que el lenguaje campesino, el humor y el sarcasmo se conjugan para hablar de la realidad.

En Memorial del convento (1981), contando la historia del convento de Mafra, realizó una reconstrucción histórica gracias a un serio estudio de los documentos, a una hábil dosificación de perspectivas y a una muy buena caracterización de los personajes.

Sus novelas El año de la muerte de Ricardo Reis (1984) y La balsa de piedra (1986) confirmaron sus grandes cualidades narrativas. En la primera, Saramago convierte en protagonista de su novela a Ricardo Reis, uno de los heterónimos que empleó en su obra el poeta Fernando Pessoa.

Su producción de los últimos años incluye novelas, diarios y otras publicaciones, entre ellas, Historia del cerco de Lisboa (1989), Todos los nombres (1997) y la obra teatral In nomine Dei (1993). En El Evangelio según Jesucristo (1991), visión alternativa de la vida de Jesús de Nazaret, se deja ver el humanismo de Saramago, enfrentado a cualquier planteamiento dogmático y que resuena siempre detrás del escepticismo que caracteriza en gran medida su punto de vista. En Ensayo sobre la ceguera (1995), habla de un mundo asolado por una peste: “Creo que no nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos, ciegos que ven, ciegos que, viendo, no ven”. Cuadernos de Lanzarote (1997) es un libro donde, a manera de diario, cuenta la vida cotidiana y reflexiona sobre el ser humano, el espacio y el tiempo.

En 2000 apareció La caverna, relato de resonancias platónicas. En 2002 publicó El hombre duplicado, una reflexión sobre la esencia de la identidad; en 2004, Ensayo sobre la lucidez, que recogió sus reflexiones sobre la democracia actual.

En Las intermitencias de la muerte (2005) Saramago respondía a la pregunta ¿qué pasaría si la gente dejase de morir? Posteriormente, aparecieron las novelas Las pequeñas memorias (2006), un libro autobiográfico en el que regresó al entorno de su niñez y adolescencia; El viaje del elefante (2008), mezcla de realidad y ficción sobre el trayecto que un elefante asiático realizó por media Europa durante el siglo XIX; y Caín (2009), su última novela, en la que el autor compuso un mordaz recorrido por varios pasajes del Antiguo Testamento.

En articulación con otras entidades, la Fundación José Saramago preparó un amplio programa para evocar el centenario, dividido en cuatro ejes: primero, el eje de la biografía, atendiendo la trayectoria biográfica, formativa y cívica del escritor, en relación a su producción literaria; segundo, el eje de la lectura, entendiendo el centenario del escritor como un momento propicio para revitalizar la lectura de su obra y también para conquistar nuevos lectores; tercero, el eje de las publicaciones, tanto en cuanto a obras evocadoras, divulgación o extensión transliteraria, como ediciones ilustradas, con iconografía del escritor y su obra; y cuarto, el eje de los encuentros académicos, ya que José Saramago es un escritor con fuerte presencia en el mundo académico, en Portugal y en el extranjero, lo que motiva encuentros científicos en diferentes lugares.

--

--

El portal de arte y cultura de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com ofrece noticias de artes visuales, cine, literatura, teatro, gestión cultural, museos, música y más.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store