Distancia de rescate, la pelicula

Alejandra Portela
Oct 17 · 3 min read

El concepto que Samantha Schweblin hace girar, como si fuera un trompo, tanto en nouvelle “Distancia de Rescate” como en la versión fílmica que dirige Claudia Llosa (y la misma Schweblin guiona), de esa distancia que hay entre nosotros y aquello que amamos y queremos rescatar, prefigura un espacio pero tambien un tiempo: trechos subjetivos a la vez que calculados para que el peligro se aminore. Algo dificil de explicar pero que tanto en la novela como en la pelicula se materializan con tanta vehemencia y poesía.

¿Cuántos segundos hay entre la mano extendida de una madre y una nena que bordea una piscina, tal vez a punto de caer; cuántos kilometros debe recorrer un bote por un río para llegar a salvar la vida de un hijo?

La nouvelle fue editada por Randon House en 2014, y tiene hoy su versión cinematografica gracias a una producción multinacional en la que participan Perú, Argentina, España, EEUU y Chile, y que tras su estreno en el Festival de San Sebastián, llega a Netflix al rescate de tanta serie y pelicula yoghurt. Siempre buena cosa esta. Claro que la película de la directora de La teta asustada se disfrutaría mucho más en pantalla grande. La fotografia de Omar Faure (El orfanato, Lo imposible) hace honor a ese paisaje de sueño del sur chileno, de bosques y ríos torrentosos, y reflejos en los pastizales y los sembrados.

En obediencia con el texto original, el film comienza con el diálogo en over entre un chico (un chico es el que habla) y una mujer (Yo soy la que pregunta) interrogándose sobre un espacio y un momento en particular, algo que pasó pero algo que se ve. La afirmación inicial Son como gusanos cubre ambos dispositivos, el libro y el film, de una premisa de que algo está podrido pero es dificil verlo.

Si el espacio se puede filmar, el tiempo también. Ya lo dijo Tarkosvki mejor que nadie. Pero ¿y la distancia? (que tiene que ver con una percepcion del espacio). ¿El amor o el odio de una madre a un hijo?. La idea de monstruosidad, de manipulación, de confusión? ¿Cómo filmarlas? La omnipresencia de las voces en over ata y centraliza el relato a una estructura, luego, enmarcado, el relato de Carola que cuenta a su vez la historia del caballo y la de David y su resurrección.

Una escena inicial que resuelve bien dos cosas: entrar a lo ominoso del texto y sumar la imagen de una mujer arrastrada por el pasto, que refiere a otras escenas similares pero que acá funciona de distinta manera; y una escena final que aplasta la película con su voluntad de sobreexplicar lo que ya estaba dicho.

Llosa sale airosa en el dificil proyecto de filmar a la Schweblin, logra construir una imagen con todo aquello que el texto supone y todo aquello que denuncia. Sabrá el espectador descubrirlo, como lo hizo con el libro. O viceversa.

Leedor

El portal de arte y cultura de habla hispana hecho en Buenos Aires

Leedor

El portal de arte y cultura de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com ofrece noticias de artes visuales, cine, literatura, teatro, gestión cultural, museos, música y más.

Alejandra Portela

Written by

Licenciada en Artes de la Universidad de Buenos Aires. Decana de la Facultad de Artes de UMSA. Directora de Leedor.com. Forma parte de Fundacion Cineteca Vida.

Leedor

El portal de arte y cultura de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com ofrece noticias de artes visuales, cine, literatura, teatro, gestión cultural, museos, música y más.