FICDH2021: La Llorona, cine de Guatemala y otra historia posible

Kekena Corvalan
May 30 · 2 min read

Luego del largo año de aislamiento, no cabe duda que el cine que proponen festivales como el Derhumalc es actividad esencial. Más que nunca son espacios insustituibles porque nos traen viajes por otras imágenes, oasis de la imaginación, posibilidad de pulsar humanidad y afirmar las ganas de vivir. Esta edición en particular, la número 19, nos trae una impecable programación que recomendamos especialmente.

Así, pusimos el foco en la última realización de Jayro Bustamante, La Llorona (2019), que conformó el envío de Guatemala a la competencia de los Oscars para ese año, y que se presentó con buena repercusión en diversos festivales europeos. Aquí, comenzamos reviviendo el juicio que le cupo al militar dictador Efraín Ríos Montt, por el régimen de terror, desaparición, violación y exterminio en Guatemala entre 1982 y 1983. Si bien la justicia es contundente en su fallo declarándolo culpable, al igual que le sucede al personaje de la película, quedará en libertad, recluido en su casa, con la presencia permanente de un afuera y un debajo que todo el tiempo amenaza con entrar. En clave fantástica y contrafáctica, la llorona se hará presente y desencadenará la venganza desde la misma ancestralidad india.

Como en Ixcanul (2015), y en Temblores (2019), La Llorona retoma la violencia y exclusión que se traduce en el odio hacia poblaciones y colectivos cuyas existencias son negadas en Guatemala: indígenas, homosexuales, defensores de derechos humanos. Por ello se habla de una trilogía que conforman estas películas, girando en torno a los adjetivos odiantes proferidos como insultos: Indio, hueco (gay) y comunista.

Las actuaciones están en manos de referentxs del cine centroamericano, como Maria Mercedes Coroy y María Telón (protagonistas de Ixcanul), Margarita Kenéfic, Sabrina de la Hoz y Julio Díaz. Aparece en un paneo del juicio ficcionalizado la mismísima Rigoberta Menchu, líder guatemalteca y premio Nóbel de la Paz, que protagonizó la demanda indígena en la realidad.

La Llorona nos trae, en el mito y la canción que popularizara Lila Downs con la que cierra la película, el caminar de cualquier mujer que pena por sus hijes, como un territorio devastado y revelador, y también nos hace pensar en otras películas que trabajan la violación de mujeres y asesinato de niñeces como mensaje de poder hacia el resto de los hombres, arma de control y dominación política, como La Teta Asustada (Claudia Losa, 2009) y Magallanes (Salvador de Solar, 2015). Con una espesura poética y visual muy interesante, propone un final contrafáctico y maravilloso, que nos deja vibrando por otra humanidad donde todos los cuerpos y las existencias, importen.

Se puede ver en este link, en plataforma propia de streaming de muy buena calidad.

Leedor

El portal de arte y cultura de habla hispana hecho en Buenos Aires

Medium is an open platform where 170 million readers come to find insightful and dynamic thinking. Here, expert and undiscovered voices alike dive into the heart of any topic and bring new ideas to the surface. Learn more

Follow the writers, publications, and topics that matter to you, and you’ll see them on your homepage and in your inbox. Explore

If you have a story to tell, knowledge to share, or a perspective to offer — welcome home. It’s easy and free to post your thinking on any topic. Write on Medium

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store