Leedor
Published in

Leedor

Maradona, el dios de nuestro tiempo

De la suciedad de las calles, los colores que se parecen más a Tokio que a Milán, en las calles llenas de basura y el vulgo siempre a flor de piel. Allí entre los gritos de los napolitanos y los carteles inclinados estaba ya erigido el santuario de Diego Armando Maradona. En los postes y al medio, su foto y rosas que sobrevivieron más de treinta años.

Era 2016, había crecido escuchando la pasión y la locura que desataba el recuerdo de su nombre en sus días de gloria. La afición por llamarlo el nuevo dios, el más verdadero, pero lo más increíble era ese culto en vida, esa necesidad de no esperar a su muerte para la mitificación y eso fue lo que más jodió.

Algunos dicen que murió su alma en 1997, quizás es verdad y solo sobrevivió el cuerpo maldito, el ser humano fatídico. En 2006, ya había gritado su nombre en ese 6 a 0 contra Serbia y Montenegro en los pasillos de la escuela que fue pura ilusión. Porque nunca más desee proteger su nombre porque en su subjetividad era el más terrenal, el más hombre y al mismo tiempo la mácula de lo inevitable.

En Nápoles conocí Villa Fiorito y en ese recuerdo dejo su nombre, porque la soberbia es la que nos vuelve insensatos. Pedirle a un dios que nos represente fue lo más sincero que hemos hecho, lo condenamos a ser nuestro modelo.

Las calles del submundo italiano se tiñeron de celeste y blanco desde su llegada, hoy, se visten de luto y la hermandad con el pueblo argentino se forja en un nuevo bautismo. La admiración en puja con la vergüenza que desataba el dios vencido nos acompañó todos estos años, ¿dónde está sino ahí nuestra argentinidad más profunda?

Dejamos su nombre en el mundial del ’86 y apagamos la tele cada vez que apareció en estos últimos 10 años. En el extranjero cada vez que revelábamos nuestra identidad éramos todos Maradona o Messi y no sabíamos si enorgullecernos o ponernos a llorar.

Hoy y cuando el polvo tape la vanidad, va a quedar su estandarte. Vamos a olvidar su segunda vida y tendremos la oportunidad de volver a sus raíces entre el hambre, el sueño y la resistencia.

--

--

El portal de arte y cultura de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com ofrece noticias de artes visuales, cine, literatura, teatro, gestión cultural, museos, música y más.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
María Paula Micucci

María Paula Micucci

Estudiante de Letras Modernas, correctora literaria. Escribo en @sitioleedor desde 2018. Redactora, escritora, @airlavell en Instagram y Twitter.