Leedor
Published in

Leedor

“Ni una menos”: Silvia Levenson y Natalia Saurin, dos artistas argentinas exponen en Roma

Octubre 22- Silvia Levensony Natalia Saurin dos artistas argentinas trasplantadas a Italia hace un par de décadas exponen sus obras estos días en la Casa Argentina de Roma en un homenaje a las mujeres víctimas de la violencia de genero y de femicidios.

“Ni una menos”, con la curaduría de Manuela de Leonardis, es un impactante conjunto de instalaciones y fotografías que relatan con inteligente humorismo banales episodios de la vida domestica que se transforman en tragedia.

Levenson y Saurin son madre e hija — se diría hermanas, difícil establecer una cronología entre ambas- son dos artistas muy diferentes entre sí en su manera de expresarse pero con la misma necesidad de llamar la atención sobre el acuciante tema de los femicidios y la creciente violencia contra las mujeres un fenómeno que no conoce fronteras.

En un gran espacio abierto con ventanales que se asoman a la Vía Veneto de Roma, Levenson y Saurin realizaron una instalación a cuatro manos “El lugar mas peligroso” donde colocaron una serie de platos de cocina sobre una tela a cuadros blanco y rojos que llevan escritas frases premonitarias a la violencia que se desencadenara inevitablemente.

“No lo haré mas”, “Sos mía para siempre”, “Es violento pero te quiere”, “Te quiero hasta la muerte” son algunas de las frases pintadas en esos platos simples y evocadores del hogar colocados sobre un mantel de cuadros, un doble mensaje aún más dramático porque envuelto en una aparente felicidad familiar.

Toda la instalación esta rodeada por una cinta blanca y roja como las que se colocan por la calle cuando hay una zona de peligro, “El lugar mas peligroso”, que es el nombre que las artistas eligieron para su obra.

Se trata de una obra que es una continuación ideal del site specific realizado el 25 de noviembre del 2019 en ocasión del “Dia internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres”, en el Palazzo Vecchio de Florencia.

No es la primera vez que ambas artistas -juntas o de manera independiente -afrontan la temática de la violencia de género y del rol de la mujer en la sociedad contemporánea.

Uno de los lugares mas peligrosos para las mujeres -según los datos de los observatorios internacionales- resulta ser la casa, el “hogar” lugar de afectos y conflictos familiares y donde se consuman las tragedias de las cuales son victimas.

Dos videos, “Everithing is ok” (2007) y Something wrong” (2005) firmados por Levenson y Saurin muestran de manera explicita las tensiones latentes en un ambiente de aparente felicidad domestica antes del estallido final.

Y es un estallido lo que se presiente en la gran instalación de vidrio fundido de Silvia Levenson — elemento con el que se expresa con frecuencia la artista- que representa una enorme torta nupcial con una granada de vidrio como adorno en el lugar a donde por lo general se coloca la pareja de novios de azúcar.

Por su parte Saurin expone una serie de fotografías, “Kitchen” (2008–2009) utilizando el icónico mantel de cuadros de las cocinas de las publicidades, con mujeres sentadas aparentemente serenas junto a elementos de cocina como cuchillos que hacen presagiar el final no feliz de la escena domestica.

El humor poético que se respira en las obras de estas artistas lleva la huella de Louise Bourgeois, a quien Levenson frecuentó a principios del 2000 en Nueva York, durante las tardes dominicales (Salons) organizadas en su casa por la artista francesa.

Ambas artistas admiten que la matriz feminista es indispensable para la reflexión artística y el trabajo que realizan. Madre e hija llevan consigo ademas la dramática experiencia de la dictadura en su país, que debieron dejar como los afectos, las costumbres y la necesidad de vivir en la incertidumbre.

“Familia y otras historias” (2015) de Levenson es una revisitación de un álbum de familia con toda la ambigüedad que lleva consigo esta palabra, un lugar cargado de amenazas para la infancia que no tiene nada de protector.

Por eso mismo Levenson utiliza el vidrio y su peligrosa fragilidad para expresarse, un verdadero desafío para la realización de sus obras pero indispensable para transmitir su pensamiento de manera visual.

Por su parte, Saurin en su instalación “Te amo demasiado” utiliza el gesto mecánico del bordado de lentejuelas y otros elementos como “curitas” en una serie de tarjetas postales antiguas, todas con escenas de amor, un trabajo que realizo durante los días de confinamiento en su propio hogar, con su familia, entre marzo y junio de este año.

La muestra de Silvia Levinson y Natalia Saurin es un homenaje al movimiento “Ni una menos” nacido en la Argentina en el 2015, y cuenta con el auspicio de la Embajada Argentina en Roma , un aporte a la necesidad de dar mayor visibilidad a la violencia de género y el alarmante aumento de femicidios en todo el mundo a causa del confinamiento debido a la pandemia de covid 19.

El portal de arte y cultura de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com ofrece noticias de artes visuales, cine, literatura, teatro, gestión cultural, museos, música y más.