¿Hosting, VPS o cloud pública?

Jose Luis Reyes
Jun 27, 2018 · 6 min read

Esta es una pregunta bastante común en nuestros clientes. “¿Qué conviene para mi proyecto?”, “tengo hosting, pero mi sitio no funciona como quisiera, ¿debo pegar el salto?”.

La respuesta depende de múltiples variables. No obstante, en resumen, depende de los siguientes elementos: el número de visitas esperado, la cantidad de recursos que requiere el sitio web para funcionar, el performance esperado, la seguridad requerida, el tipo de tecnología a utilizar y la preferencia del encargado técnico.

Para proyectos de baja exigencia

Un web hosting es básicamente un servicio que permite arrendar espacio en un servidor compartido. Es decir, los sitios web comparten la CPU, memoria, disco duro y ancho de banda de los servidores en que están ubicados. Es como un hotel, en el que tu pagas por una habitación, pero no por todo el hotel. Por eso es un servicio económico.

Pero, ello obviamente tiene un costo para tu sitio web. Si uno de los moradores del servidor en que está tu sitio web empieza a ocupar demasiados recursos, puede que lo notes en el desempeño de tu propio sitio web, especialmente si tú, al mismo tiempo, estás haciendo un uso de recursos mayor al normal.

Cpanel es el niño símbolo de los hosting compartidos. Con unos cuantos clic el usuario puede configurar lo que necesita.

Por otro lado, las cuentas de hosting normalmente tiene limitantes de espacio de almacenamiento, bases de datos, dominios a vincular o de transferencias de datos.

No solo eso. En la práctica un sitio ubicado en un hosting no puede esperar recibir demasiados usuarios concurrentes, es decir, personas que entran al mismo tiempo.

Por lo mismo, un hosting compartido es ideal para sitios web pequeños, de presentación de la empresa, blogs y sitios de ecommerce pequeños o nuevos. Este tipo de sitios normalmente recibe entre 100 y 20.000 visitas mensuales.

Además, son mucho más amigables para personas con poca experiencia en servidores. La gran mayoría de ellos cuentan con un panel de control para administrar los dominios, bases de datos, cuentas de email, DNS… y estar al tanto del uso del almacenamiento y demás recursos limitados.

La seguridad del servidor, sus actualizaciones, respaldos y el monitoreo del mismo, lo realiza la empresa dueña del hosting, por lo que el cliente se olvida de estos temas.

El uptime de estos servicios normalmente es de 99%, pero como cada usuario depende directamente del servidor en que su sitio está ubicado, si algo le sucede al hardware o al software de ese servidor, habrá interrupciones. Y, bueno, hasta cierto punto hay riesgos de seguridad compartidos. Son los peligros de vivir en una casa compartida.

Mayor control

Si quieres tener control total de tu servidor, aplicar nuevas tecnologías o tener un sitio con más tráfico (por ejemplo un ecommerce de tamaño medio) y con una mejor performance, la opción es una VPS.

Una VPS o Virtual Private Server, es un servidor virtual montado sobre servidores físicos. Es equivalente a un servidor dedicado. Tal como en el caso del hosting, comparte un servidor físico con otras VPS, pero los recursos de ese hardware, como CPU y memoria, están divididos. Además, cada VPS es autónoma.

Al crear una VPS debes definir los recursos de hardware a utilizar, como CPU y memoria. Son recursos que solo podrá ocupar tu VPS y que no son compartidos, como en un hosting. Esta vista corresponde al servicio vps.guru

¿Qué implica eso? La actividad de las VPS vecinas no van a afectar tu sitio. Eso te asegura una mejor performance y mayor seguridad. Pero, claro, dependes de un hardware y software en común. Por lo que será relevante la calidad del hardware y la experiencia de la empresa que provee el servicio de VPS.

Con una VPS tienes menos restricciones que un hosting. Puedes instalar el software que desees a tu VPS (por ejemplo, Docker) y realizar las configuraciones que se te ocurran. La cantidad de dominios y bases de datos a utilizar dependen de ti… y de tu espacio de almacenamiento.

Por otro lado, puedes adaptar tu VPS a las necesidades. Si falta CPU o memoria para hacer frente al tráfico y uso que los usuarios realizan del sitio, sencillamente la aumentas (aunque, reconozco que esto no es posible en todas las plataformas).

Sin embargo, esa mayor libertad va aparejada con mayor complejidad. No es un servicio para novatos. Necesitas tener conocimientos de administración de servidores o pagar por ello. Es necesario que alguien mantenga, actualice, respalde, asegure y efectué el monitoreo de ese servidor. Y ojo con la seguridad, ya que va a depender solo de ti o de la persona que dejes a cargo.

Olvídate del cpanel. La mejor aliada de quiene tiene una VPS es la terminal.

¡Ah! Y, al igual que un servidor dedicado, no es lo mejor para enfrentar grandes peak de tráfico o hacer frente a fuertes cambios en el número de visitantes, ya que no es una infraestructura elástica ni tiene funcionalidades que solo las cloud entregan.

Nivel Dios

Si esto fuera un juego, la nube pública (o privada) sería el nivel avanzado, para cracks. Tienes más poderes, pero para sacarle el jugo requieres de más experiencia.

La nube es ámbito para proyectos medianos a grandes, y permite resistir verdaderas mareas de visitantes. En las nubes públicas se alojan los sitios de ecommerce nacional e internacional más conocidos, así como empresas de la talla de Reddit o Netflix.

Si tu sitio pretende, por ejemplo, afrontar un Cyber Day o un Cyber Monday, no hay que pensarlo dos veces: debe alojarse en una nube pública. Quienes no han seguido este camino han sufrido las consecuencias y han entregado una muy mala experiencia a sus clientes (hay algunos que lo siguen haciendo, increíblemente).

¿Por qué las nubes públicas son tan geniales? Sus funcionalidades son tan diversas, que las podríamos representar como verdaderas navajas suizas.

Las principales funcionalidades están dirigidas a entregar escalabilidad y elasticidad. Es decir, permiten adaptarse a los peak de demanda o incrementar las capacidades en minutos, sin tener que estresarse para ello (espacio, CPUs, RAM, entre otras). En este punto encontramos funciones como los balanceadores de carga, el autoscaling o la posibilidad de incrementar o reducir los recursos de cada instancia.

Pero hay otras funciones, con múltiples usos, como el object storage y las bases de datos cloud.

Aquí una vista de BeeBop, la cloud desarrollada por Linets. En el menú hay acceso a autoscaling, bases de dato cloud y object storage.

Además, hay que considerar los beneficios propios de cómo funcionan las nubes, de cómo están estructuradas.

En las nubes el manejo de las reglas de seguridad está bastante ordenado. Nuevamente hay un hardware y software por debajo, que lo maneja la empresa dueña de la nube, y cuya seguridad depende de la expertise de esa empresa. Pero la seguridad de las instancias es controlada absolutamente por sus dueños, ya que se encuentran en un entorno completamente aislado del resto de la nube.

La estructura de las nubes asegura un alto uptime de la plataforma, ya que en ellas los datos son replicados en varios nodos. Por lo que si un nodo falla, los demás asumen la carga de trabajo hasta que el nodo faltante vuelva a la vida. Las nubes, además, utilizan varias conexiones a Internet, por lo que si falla una, se usa la otra.

Las nubes también cuentas con varios datacenter, lo que facilita tener mayor velocidad, al utilizar el datacenter más cercano a los usuarios. No solo eso, las empresas dueñas de nubes publicas invierten bastante en hardware y software capaces de entregar alta velocidad de almacenamiento.

En resumen…

  • Si tu sitio es pequeño y no tiene altos requerimientos de velocidad, control y seguridad, un hosting puede ser tu mejor opción. Ideal para sitios de empresa sin muchas funcionalidades, blogs o ecommerce con pocas ventas diarias.

LINETS Tech Talk

Un espacio para compartir experiencias, ideas y rants.

Jose Luis Reyes

Written by

LINETS Tech Talk

Un espacio para compartir experiencias, ideas y rants.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade