[Venezuela] Las aventuras de la oposición y el capcioso diálogo

No hay diálogo alguno, excepto cuando sí lo hay

Foto de noticiaaldia.com

21–10–16

A las pocas horas del álgido anuncio de la oposición venezolana, en respuesta a la suspensión de la recolección del 20% para la activación del revocatorio, el vice presidente de la República Aristóbulo Istúriz rápidamente revela que habrá una reunión entre la oposición y el gobierno nacional este fin de semana, acorde a reseña del diario El Universal.

El sensible tema de estos intercambios ha dado lugar a todo tipo de formas de sustantivación: “conversaciones exploratorias” — diputado Tomás Guanipa, “reuniones secretas” — Alcalde Jorge Rodríguez, “intermediaciones” — parlamentario Henry Ramos Allup, “negociaciones” — parte de la colectividad. El problema de poner nombre y el nerviosismo cada vez que se pretende hacerlo, deriva del espinoso tema de cómo difundir correctamente la naturaleza estos intercambios que, aunque la oposición venezolana ha sido enfática siempre respecto de cuáles considerandos forman parte de los intercambios y cuáles no, no siempre ha sido completamente transparente sobre el tema de su ocurrencia; prueba de ello es que la ciudadanía se ha enterado de algunas de éstas por vía de rompimiento de pactos de honor hechos públicos por el chavismo.

En este momento las palabras de María Corina Machado sobre el tópico cobran gran relevancia sobre cómo deben, en mi opinión, afrontarse las reuniones del próximo fin de semana:

[Fragmento omitido es la opinión de la dirigente sobre cómo se manejó el diálogo en las primeras semanas de septiembre]

“Toda transición implica establecer vínculos de comunicación y de acuerdos; pero la clave es: acuerdos para qué (…) Si los acuerdos son para darle tiempo al gobierno, al régimen o para estabilizar la dictadura (…)[o] si las conversaciones son para: ‘vamos a ponerle fecha y vamos a dar garantías para que esta transición a la democracia sea estable, ordenada, pacífica y justa’.” — María Corina Machado

Lo que parece más probable es que no se logre establecer un orden de discusión ni mucho menos puntos comunes para ensayar acuerdos, considerando, que dos de los tres mediadores no ostentan ecuanimidad respecto de los bandos (ex presidente de España Rodríguez-Zapatero y presidente Leonel Fernández de República Dominicana).

Y quizá es mejor que así sea.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.