Monos ruidosos, heroínas, tesoros hundidos y muchos veladores

La semana ha sido intensa en cuanto a buenas historias con Sevilla (o sus lugareños) como protagonistas, y como sevillanos de pro hay que contar ya de pleno derecho a los veladores, con los que no valen las medias tintas: hay que odiarlos o adorarlos. Pero estos días han dado para mucho más, con buenos reportajes y artículos que ahora pueden leerse (y disfrutarse) más tranquilamente por eso de ser fin de semana.

El Monkey fue un éxito de público… y de ruido. Foto: Juan Carlos Muñoz (Diario de Sevilla)

Esto me molesta, esto no. Sevilla acogió el pasado fin de semana el Monkey Week, el festival en el que, dicen, puedes descubrir a las bandas que mañana partirán la pana. Lo que sí que parece que partieron fueron los tímpanos de más de uno allá por la Alameda, a juzgar por el calibre de las quejas por el ruido que generó el evento musical, cuestión sobre la que Blas Fernández hacía una interesante reflexión en Diario de Sevilla aquí: ¿aceptamos mejor el ruido cofrade/feriante que otros? Lo cierto es que se ve que los ruidos divinos también molestan, tal y como demuestra este reportaje de Pepe Gómez Palas en El Correo, aunque en el mismo periódico Luis Lastra nos cuenta aquí que hasta las obras parece que molestan menos si las hacen el Betis o el Sevilla…

La Guardia Civil, en el lugar en el que fue asesinada Estefany. Foto Raúl Caro (EFE)

Nunca más. Aunque para ruido, el que debería generar la muerte en Olivares de Estefany, a la que se le denegó una orden de protección y a la que su pareja mató en plena calle. ¿Qué falló para que se llegara a este punto? ¿De quién es la culpa? Sobre todo eso reflexiona aquí Javier Ramajo en eldiario.es, que también analiza si estas medidas son realmente efectivas cuando se aplican. Capítulo aparte merece el Ayuntamiento de Olivares, que no estuvo lo que se dice fino en su manifiesto de condena al calificar a Estefany de “heroína en silencio” por “saber callar” el maltrato. Afortunadamente, supo rectificar, pidiendo perdón y rehaciendo de cabo a rabo el texto.

Stephen Hawking en un momento de su conferencia en Sevilla. Foto: ABC

Marchando una de hemeroteca. Los compañeros de ABC le han sacado jugo esta semana al archivo, como se puede ver en tres historias que han jalonado la semana. Tenemos por un lado que se han cumplido 25 años de la inauguración del puente del Cachorro, aquel que primero se construyó y luego se hizo pasar un río por debajo, y también un cuarto de siglo hace de la visita a Sevilla del científico Sthepen Hawking, que vino a hablarnos del fin del mundo. Y ya sabemos que Paco Gandía va a tener calle en la ciudad, en el Polígono de San Pablo, renombrando la que va a perder Sebastián Recasens. ¿Y quién fue Sebastián Recasens, a todo esto? Pues aquí nos lo cuentan.

Yeserías y paños de azulejos en este desconocido edificio regionalista. Foto: Sergio Harrillo

El arte escondido entre tragaperras. Ya son pocos los que se acuerdan de que lo que ha sido durante años un salón recreativo en la calle Sierpes, el Llorens, fue un cine del mismo nombre que echó la persiana en 1982. Ahora el cerrojazo lo ha dado este pequeño reino de las tragaperras, por lo que Sergio Harrillo nos cuenta aquí en su blog Cultura de Sevilla cómo es por dentro un edificio que se adaptó para estos usos entre 1913 y 1915. Por cierto, que en otra entrada del blog también nos desvela otro de esos rincones ocultos de Sevilla, el palacio de José Parladé y Heredia, por el que se puede dar un paseo aquí.

Un mar de veladores en la Campana. Foto: manueljesusflorencio.com

Por ahí asoma un velador. ¿Se ha perdido ya con la que hay montada con los veladores? Normal, porque la batalla campal que hay formada es engorrosa más allá de que se trata de algo tan simple como aplicar las ordenanzas municipales, ni más ni menos. Todo lo que siempre quiso saber sobre los veladores pero que nunca se atrevió a preguntar lo puede averiguar ahora aquí en esta enciclopédica entrada del blog de Manuel Jesús Florencio con un mensaje sencillo: todos tenemos derecho a disfrutar de la ciudad, no sólo unos pocos.

A la izquierda, la pareja con el agresor, y a la derecha en su boda. Foto: El Español

¡La heroína es sevillana! Nos vamos ahora a Londres, donde primero supimos de la reacción de una mujer tras una agresión racista en el metro, para luego enterarnos (qué pequeño es el mundo) de que la protagonista de una de las historias de la semana es sevillana. En El Español han desmenuzado la historia, primero desvelándonos aquí quién es Kilian Ahmed y después charlando aquí con su padre, que tiene una tienda en Sevilla. “No sabía que es capaz de correr tras un tío tan grande”, comenta el sorprendido progenitor…

Monedas de oro rescatadas hace un año de la flota hundida. Foto: El Español

Culebrón con tesoro de por medio. Otra rocambolesca historia que viene de fuera, de Florida (EEUU), pero que tiene como protagonista secundaria a Sevilla y su nunca suficientemente valorado Archivo de Indias. Nos la cuenta aquí Jose Gallego en El Español, y la peripecia es tan tremenda que es difícil hasta resumirla, así que hay que leerla entera para disfrutar con tesoros, naufragios, la dote de una reina, las prisas de un rey…

Like what you read? Give Antonio Morente a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.