Si vas a votar a Vox, no leas La Pieza

Yuri Gagarin
Apr 24, 2019 · 6 min read

Quedan apenas unos días para que se celebren las elecciones generales más convulsas de los últimos tiempos en España y en Los cómics de Gagarin aprovechamos nuestra primera publicación para hablar de un cómic que trata sobre la importancia de combatir al fascismo en todas sus formas.

Ese cómic es La pieza, está escrito por Fernando Llor, dibuja Rafael Vargas, pone el color José Expósito y edita Panini Cómics bajo su sello Evolution.

La Pieza. Llor-Vargas-Expósito. Panini. 2019

La historia arranca cuando el General Queipo de Llano — uno de los monstruos más sádicos dentro del fascismo patrio — recibe unas declaraciones de Picasso condenando el alzamiento y eso le hace explotar.

No puede soportar que un pintamonas afrancesado tenga el valor de cuestionar la gran gesta que están llevando a cabo para librar a España de los rojos. Para poner fin a tal afrenta decide enviar a un Capitán y a dos soldados a París para que roben el Guernica y de paso se encarguen del pintor.

La cólera del fascista

Sin embargo hay algo con lo que el comando fascista no cuenta, la información llega hasta un grupo de maquis que envía su propio comando a impedir el atentado.

De este modo arranca la trama, colocando el protagonismo más allá del pintor malagueño para centrarlo en Alfonso y en Rosa, los dos jóvenes republicanos que se ven envueltos en una trama de espionaje de corte clásico, y plagada de tantas referencias y guiños a la lucha antifascista que harían que a Abascal se le abries una úlcera y organizase una quema pública del álbum si tuviese la ocasión.

Evidentemente, la trama que idea Llor para esta aventura nunca ocurrió, pero sí que existen una serie de elementos que la harían muy factible.

Picasso contra Franco

No sabemos cuáles fueron exactamente las declaraciones que inflaman los ánimos de Queipo de Llano en La Pieza, pero tratándose de Picasso habría donde elegir. Por ejemplo, a mediados de 1937 dijo aquello de:

«¿Cómo imaginar siquiera que yo pueda estar de acuerdo un instante con la reacción y la muerte, contra el pueblo y la libertad? Al comienzo de la rebelión fui nombrado por el único gobierno legítimo de España, Director del Museo del Prado, puesto que acepté inmediatamente. Aquí tiene usted lo que estoy haciendo para el Pabellón Español de la Exposición. Y aquí las primeras pruebas del “Sueño y Mentira de Franco”. ¡En ellos está claramente expresada mi opinión sobre la casta militar que ha hundido a España en el dolor y la muerte!»

Y es que por aquel entonces, el pintor estaba a punto de terminar su serie de grabados ridiculizando la imagen del futuro dictador ganándose el desprecio y pasando a la historia como el primer gran artista español repudiado en su tierra. Una lista que por desgracia no tardaría en ampliarse más y más.

Los nazis jugando al fútbol

Otro de los detalles importantes en este álbum es el de contextualizar la acción durante la Copa del Mundo de Fútbol celebrada en París en el verano de 1938. Un hecho para nada casual y que de nuevo sirve a los autores para cargar de simbolismo su historia.

¿Qué tiene que ver el mundial de fútbol con la lucha antifascista? Pues todo tiene una explicación. Muchos recordarán esta imagen:

La provocación estudiada

Es el equipo nacional de Alemania antes del partido inaugural del campeonato contra Suiza en el Parque de los Príncipes. La imagen dio la vuelta al mundo porque estaba cargada de provocación. Provocaban por el saludo en sí mismo y también por quiénes lo hacían, ya que la escuadra germana contaba con unos cuantos “fichajes” de última hora al haberse apropiado de las estrellas de una de las potencias futbolísticas de la época: Hungría.

Alfonso, recién llegado a París en medio de un cambalache que no comprende del todo bien, no se puede reprimir y exclama: “¡fascistas, malnacidos!”. Su compañera le reprende que no es el momento oportuno, pero él insiste: “contra esto estamos siempre”.

Alfonso no soporta la provocación

Y es que ese parece ser el mensaje fundamental de La Pieza: el fascismo, en cualquiera de sus formas, con todos sus tentáculos e incluso cuando tiene las de ganar, debe ser combatido en todo momento. Un mensaje tan actual como necesario y que seguro que levanta ampollas en muchos sectores.

No nos engañemos, por mucho que Llor plantee una ficción histórica ocurrida en 1938, su juego es utilizar ambiente y personajes para lanzar una proclama muy clara y muy evidente de lo necesarias e imprescindibles que siguen siendo algunas luchas, y más en estos días en los que ideas casi olvidadas resurgen y llenan auditorios y plazas de toros.

Lo mejor y lo peor del cómic

La Pieza es un cómic que se lee rápido, muy rápido, en cuanto lo abras sentirás la necesidad de seguir leyendo hasta el final y, cuando quieras darte cuenta, ya lo habrás terminado.

Esa, que es una de sus grandes virtudes, quizás sea también su mayor defecto, porque deja con ganas de más, de conocer más de Alfonso y Rosa, de escudriñar en la organización comunista a la que pertenecen Juliette y Serge…

Las 62 páginas que componen el álbum cuentan una buena historia que sabe a poco.

Así arranca el cómic

Los tres autores están muy bien en su papel. Fernando Llor vuelve a transformarse y lo mismo te cuenta una historia antimilitar disfrazada de género Z — como hace en El último día de The Rocketman Project — que se pone el traje de narrador clásico y se hace un thriller a priori sencillo, pero lleno de simbolismo como en esta historia. No sabemos qué será lo siguiente que haga, pero esperaremos con atención.

Rafael Vargas está impoluto en la parte gráfica y el trabajo de tinta es ciertamente impecable, se nota un muy buen manejo de las técnicas más tradicionales. Por contra sí que se intuye, sobre todo hacia las páginas finales, cierta prisa por encajar la historia en un número de páginas determinado y eso hace que las composiciones se resientan un poco y se multiplique el número de viñetas por plancha. El color de José Expósito es una delicia, este es el primer trabajo suyo — al menos conscientemente — que puedo leer y creo que consigue crear algo de lo que adolecen muchos álbumes: atmósfera.

Lo mejor: el mensaje, sin duda. La importancia de los símbolos y las acciones contra el fascismo están más vigentes que nunca y si encima nos lo recuerdan con una buena historia, mejor.

Lo peor: el formato encorseta una historia que pide más, se disfruta mucho, pero no estaría de más un final algo más largo.

La nota de Yuri: 4/5

Yuri Gagarin

Written by

Escribo sobre cómics desde una perspectiva política

Los cómics de Gagarin

Hablamos de cómics desde una perspectiva política

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade