Los Simpsons Explicados: Elvira

Cassandra Peterson es Elvira

La televisión es una parte central de muchas de las tramas de los capítulos de Los Simpsons, especialmente de los más viejos. Hay toda una fauna de personajes que aparecen allí. Desde Krusty el Payaso, el más conocido de todos, hasta algunas parodias a personajes que existen realmente.

Uno de ellos es Booberella, que hace unas cuantas apariciones en distintos episodios de la serie.

Este personaje se ve como una vampiresa, siempre vestida de negro, con la piel muy pálida y un escote profundo. En algunas de sus apariciones hace mención a sus enormes pechos.

Elvira

Booberella no es más que una parodia del personaje Elvira, uno de los tantos que aparecieron y tuvieron su momento de fama durante la década del ochenta.

Elvira era una vampiresa super sexy, de belleza exuberante que presentaba películas de terror en el programa de televisión Movie Macabre, que se emitía en Estados Unidos una vez por semana.

Este personaje, que en realidad aparecía poco tiempo en pantalla, no pasó desapercibido entre el público, especialmente el masculino y fue ganando popularidad.

Los hombres, principalmente los adolescentes, se volvían locos con la estética que rodeaba a Elvira. El cabello negro y con mucho volumen, la piel pálida, la ropa oscura y ajustada al cuerpo. Pero el atributo de Elvira que más llamaba la atención eran sus grandes pechos que siempre mostraba parcialmente con sus escotes tan pronunciados.

A pesar de ser una anfitriona de terror, Elvira derrochaba simpatía y humor. Era una especie de Morticia Addams, pero exuberante. Y siempre hacía chistes sobre sus pechos. Justamente es por eso que Los Simpsons le rinden homenaje de esa forma.

Veamos un fragmento de Elvira’s Midnight Madness, una serie de videos lanzados a principios de los noventa, donde ella hace lo de siempre. Presenta películas con humor y sensualidad.

El personaje ganó tanta popularidad en los ochenta que en 1988 se estrenó su película Elvira: Mistress of the Dark, una comedia que en 2001 tuvo su secuela bajo el título Elvira’s Haunted Hills. Además, DC Cómics y otros editores lanzaron cómics de Elvira.

Su rostro llegó también a los videojuegos de la época, con tres juegos para PC, Elvira: Mistress of the Dark, Elvira 2: The Jaws of Cerberus, and Elvira: The Arcade Game.

Cubierta del juego Elvira Arcade

Además, se fabricaron dos modelos de máquinas de pinball: Elvira and the Party Monsters y Scared Stiff.

Elvira and the Party Monsters, máquina de pinball de 1989

Para finales de los ochenta Elvira se había convertido en una marca que incluía productos como muñecas, trading cards (tarjetas muy comunes entre los jóvenes en Estados Unidos), discos (sí, Elvira también cantaba), disfraces y decorados de Halloween, modelos para armar, calendarios y hasta perfumes.

Figuras de acción de Elvira
Uñas postizas, marca Elvira

Una de las características más importantes del personaje era su forma de hablar. Elvira hablaba como una valley girl. Valley girl es una expresión para representar de forma amplia a las mujeres jóvenes de clase media alta del valle de San Fernando y la ciudad de Los Angeles propiamente. Mujeres de familias acomodadas con un pensamiento bastante materialista y un vocabulario un tanto limitado.

Salvando las diferencias culturales, algo similar a lo que tenemos los porteños con la forma de hablar de las personas que viven en la zona norte de Buenos Aires. Resumir y decir que Elvira hablaba como cheta, es quizás ir demasiado lejos, pero la idea es la misma.

El atractivo físico de Elvira fue clave para el éxito, por supuesto, pero no sólo eso. También lo fue su gracia. Los programas y videos que protagonizó no eran en sí originales, estaban basados en The Vampira Show, un ciclo clásico de la década del 50 que hoy es considerado de culto, donde una vampiresa cumplía un rol similar al de Elvira.

Maila Nurmi fue Vampira en The Vampira Show, en la década del 50

El nombre de Booberella que usan Los Simpsons es una parodia de la palabra vampirella. Vampirella es un personaje de cómics gótico para adultos, que apareció originalmente en 1969, creado por Forrest J. Ackerman. El personaje es una especie de vampira que tiene aventuras eróticas.

Vampirella, creada por Forrest J. Ackerman

Booberella parece tomar su nombre de Vampirella, pero claro, en vez de “vampi” se usa “boob” que en inglés significa “teta”. El chiste parece bueno, pero en realidad ya había sido usado, en el título de un film pornográfico de 1992.

Hasta aquí hemos hablado mucho de Elvira, pero nada de la mujer que puso su piel para crear el personaje. Conozcamos, a continuación, quién es Cassandra Peterson.

Cassandra Peterson, la mujer detrás de Elvira

Cassandra Peterson nació en 1951 en Manhattan, Estados Unidos, pero no en la isla de New York, sino en la ciudad homónima en el estado de Kansas. Durante su adolescencia trabajó como bailarina gogó en locales nocturnos. Deslumbrada por los shows de Las Vegas, al graduarse de la secundaria, se convirtió en showgirl, lo que aquí llamaríamos vedette.

Cassandra Peterson en la actualidad

En Las Vegas participó del espectáculo Viva Les Girls en el Casino The Dunes, que luego sería demolido en 1993. Allí conoció a Elvis Presley con quien salió durante poco tiempo.

Trabajó en algunas películas de Hollywood haciendo papeles menores y sin salir en los créditos. Entre ellas, Diamons are Forever, la última película oficial de Sean Connery como James Bond. A veces, los roles menores que realizaba Cassandra incluían desnudos.

Tiempo después viajó a Italia, donde fue la voz de un grupo de rock. Posteriormente, al estar en ese país, conoció a nada más y nada menos que a Federico Fellini, uno de los directores de cine más importantes de la historia y terminó apareciendo en el film Roma, de 1972.

Al regresar a Estados Unidos, por un lado posó desnuda como modelo para distintas revistas para hombres de la época. Por otro lado, volvió a los locales nocturnos haciendo musicales junto a un grupo de actores y cantantes. Allí creó un personaje que hablaba como valley girl, lo que luego utilizó como base para el personaje que posteriormente sería su gran éxito.

Finalmente en 1981 Cassandra Peterson se convirtió en Elvira. Su rol como presentadora de películas clase B de terror fue el principio de todo lo que vino después.

Lo más llamativo de Cassandra es que ella es pelirroja. Algo que seguramente debe haber desilusionado a algún fan. El mismo año en que comenzó a hacer de Elvira, se casó con su representante, Mark Pierson, con quien tuvo una hija en 1994. La pareja se divorció en el año 2003.

A lo largo de su carrera, además de hacer de Elvira, actuó en algunas otras películas como por ejemplo Pee-wee’s Big Adventure (1985), protagonizada por Paul Reubens y dirigida por Tim Burton.

Hace unos años la actriz comunicó que iba a dejar de interpretar definitivamente su personaje de Elvira.

En el año 2007 se produjo un show de televisión tipo reality de cuatro episodios para buscar a la nueva Elvira. El programa se llamó The Search for the Next Elvira y contó con la actriz como gran jurado, pero aunque hubo una ganadora, no tuvo relevancia. Para el público Cassandra Peterson sigue siendo la única Elvira.

Cassandra es vegetariana y activista de PETA, por los derechos de los animales. En una entrevista hace unos años contó que tuvo un accidente cuando era bebé y que tiene una gran parte de su cuerpo quemado. Claro que no son las partes que Elvira muestra.

Cassandra nunca se sometió a operaciones de cirugía estética. Su belleza es completamente natural.

Más allá del chiste de Los Simpsons y de las mismas bromas que Elvira hacía sobre su escote, Cassandra Peterson se inició en el mundo del espectáculo como corista en Las Vegas para luego convertir a su personaje Elvira en un ícono de la década del ochenta. Al día de hoy su personaje no es olvidado y acumula una legión de fans en todo el mundo, los cuales consideran a Cassandra irreemplazable.

Para lograr eso, Cassandra Peterson puso su cuerpo, por supuesto, pero también aportó talento, al obsequiarle a su personaje ese acento tan particular y gracia, al interpretarlo de la forma en que lo hizo. Elvira fue mucho más que un escote profundo.

Para seguir leyendo, viendo y descubriendo