Las noches de verano son inspiración

No existe sensación similar a la esperanza que siento en estas noches de verano en la que resistes el sueño y mi productividad alcanza los picos más altos de todo el año.

No sé a qué se debe, pero para mi es todo un fenómeno. Noches como esta han marcado muchas veces mi vida; recuerdo la noche que me convertí en “experto” de Wordpress al más puro estilo Tony Stark, algo que me conllevó a tener una fuente de ingresos activa durante la etapa que estoy viviendo como estudiante. Supongo que Jobs tenía razón, solo se pueden conectar los puntos mirando hacia atrás.

Ya lo hablamos en el post “5 cosas que hacer antes de dormir” y es que cuando llega el momento de descansar tenemos una tormenta de ideas que se ve multiplicada cuando estamos en la época favorita de Olaf (verano). Por lo menos, en mi caso.

Inspiración

A veces la encontramos de forma tan sencilla como viendo una serie. Recuerdo cuando vi por primera vez Mr.Robot, no sé qué pasó antes: aprender a utilizar todas las herramientas de Kali Linux o acabarme la primera temporada, en todo caso, fue una noche de verano muy bien invertida.

Muchas otras fueron viendo a creadores de contenido como Casey Neistat o Luzu que me hicieron, y aún me siguen, motivando a crear contenido audiovisual de calidad.

No importa lo que sea, pero el precipitante está ahí y somos vulnerables.

Acción

No vale de nada querer ser un hacker de la hostia sin que te esfuerces por buscar información. Este paso marca la diferencia, la inspiración solo se ve útil si te tomas en serio lo que te propones.

En mi caso, siempre suele ocurrir el mismo patrón: inspiración-acción-olvido. Aunque suene muy pesimista, a falta de un término mejor, y sobre todo, de que se conecten los puntos, suele ser así.

Pero el conocimiento es conocimiento, cada una de estas noches las he disfrutado en soledad aprendiendo y aprendiendo. Hoy, estoy disfrutando de la primera de este verano. ¿Te sientes identificado conmigo?

Like what you read? Give Luciano Ramos a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.