Minimalismo aplicado a las redes sociales: no más distracciones

Me considero un nativo digital, recuerdo que a los 9 años hice mi primera web y conseguí que nevara con HTML en plena navidad, recuerdo echar horas y horas buscando información de jailbreak sin ni siquiera tener un iPhone, y en cuanto lo tuve, recorrer Cydia entero en busca de la mejor personalización posible. Con doce años tuve Twitter, con trece Instagram y en Whatsapp ya estaba desde los once.

No sé que resulta peor, si haber vivido el boom digital como algo que forma parte de la vida o que me hubiera pillado de nuevas. El caso es que soy uno más, uno que lo primero que hacía al despertarse era mirar el teléfono, que en mis momentos de descanso miraba todas las RRSS y se convertían en horas… hasta que hace unas semanas dije basta.

Si te sientes identificado con mi situación, si quieres trabajar en vez de perder el tiempo y aprovechar al máximo tus días para que no vuelvas a pensar “me falta tiempo”, considera leer el artículo hasta el final.

Los inconvenientes de mirar constantemente las redes sociales

1. Tiempo

¿Cuánto vale tu tiempo? Puedes tener dos tipos de días: los que te sientes realizado contigo mismo por llevar a cabo un trabajo/proyecto o los que te los has pegado consumiendo contenido en Youtube, jugando videojuegos o hablando con gente por Whatsapp.

¿Realmente no te sale más rentable salir a tomar un café cuando hayas acabado? ¿qué tal una llamada en la que en un minuto os ponéis al día?

2. ¿Te va a sentar bien lo que vas a ver?

Sacas el teléfono del bolsillo y ves a la chica que te gusta con x persona en un stories de Instagram. Miras Whatsapp y ves el doble tick azul sin una respuesta. Echas un vistazo a Twitter y te hartas de ver noticias negativas. ¡Qué ganas de venirse abajo!

He sonado un poco exagerado, pero, ¿nunca os ha pasado? ahorrarse una pequeña frustración puede ser (lo es) sano para nuestra productividad.

3. ¿Qué te aporta?

A veces me toca pasar alguna noche de fin de semana currando sin parar; sacar alguna red social y ver a todo el mundo de fiesta no me ayuda mucho.

No creo ser una persona envidiosa, pero a uno se le quebranta el ánimo en situaciones de este tipo. Además de estar viendo constantemente la vida de conocidos con los que te cruzaste alguna vez en tu vida y ya no son nada.

Joder, estoy sonando muy cortante, pero es verdad. Puedes tener un stories en Instagram que te dure 3 minutos viendo a toda la gente que te importa o pegarte una hora deslizando con el dedo. ¿qué prefieres?

Mi solución

No digo que sea la definitiva, pero es por la que he optado. He dejado de seguir a mucha gente, sea conocido, amigo o lo que sea y he mantenido las cuentas que me resultan creativas y me dan motivación para trabajar. Normalmente, emprendedores y desarrolladores de software.

Estoy optando por ser freelance, así que, no puedo desaparecer de las redes sociales, por lo tanto he optado por dejar las fotos que no son personales y no aparece nadie de mi vida en ellas. Poco a poco, cuando empiecen a salir las cosas, empezaré a darle vida y preparar un plan de marketing para llegar a más gente.

También he creado una cuenta secundaria en Instagram en la que sigo a gente muy cercana a mi, con la que suelo hablar. La utilizo para postear y ver qué tal les va. Son once en total, así que como veis no pierdo nada de tiempo cotilleando a nadie, la mayoría de días tengo el feed vacío y me encanta.


Estos tres párrafos han hecho que mi productividad aumente a gran nivel, además, el hecho de hacer una cuenta secundaria hace que yo sea mucho más espontáneo y pueda hablar de todo sin pelos en la lengua. Es una sensación que gusta ya que cuando te sigue gente que no conoces sueles ser más reservado.

¡No olvides aplaudirme 👏 y contarme si te has sentido identificado o si tienes un método de cómo concentrarte sin perder productividad!

Like what you read? Give Luciano Ramos a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.