Minimalismo como nuevo estilo de vida

Muchas cosas han cambiado dentro de mí estos últimos meses… creo que soy una persona que de tanto que quiere abarcar no aprieta lo suficiente como para lograr lo más mínimo, y creo que sé cual es mi problema, tengo la sensación de que mi tiempo es infinito.

Que nadie se asuste, no estoy enfermo ni nada por el estilo, por lo menos que yo sepa, pero esta reflexión es verdad. Estos últimos años he llevado un estilo de vida que me imposibilita lograr todo lo que me propongo y llevar a cabo todo lo que se me pasa por la cabeza. Y he llegado a la siguiente conclusión:

“Menos es más”

Cuando pasan los años y ves que tus objetivos no están cumplidos, que no notas cambios o mejoría en tu actitud, sabes que falla algo. Yo he tenido la suerte de encontrar rápidamente los míos.

1. Mis cosas se han convertido en una carga

Vídeo de Youtube, grabado y realizado por mí

Desde que tengo memoria hago dos cosas: morderme las uñas y jugar a videojuegos. Estas dos cosas salieron de mi de forma innata, y en un principio, si tienes nueve años y decides echar las horas con el Call of Duty no hay problema, pero, tal y como se ve en el vídeo, es un problema cuando tienes demasiados videojuegos.

Creo que tener durante tanto tiempo esta colección ha provocado en mi un ansia de seguir completándola. Con cada click en Amazon y con los nervios mañaneros de estar esperando un paquete me sentía genial… y he llegado a la conclusión de que esto no es sano.

Es como si mi cabeza hubiera hecho ‘click’ y tuviera una forma de pensar diferente, probablemente sea porque lo necesitaba, pero creo que es hora de remediarla. Ojo, eso no quiere decir que deje de jugar a videojuegos o que vaya a dejar de comprar cosas por internet, ni mucho menos, pero, en un principio, he puesto en venta toda mi colección por Wallapop.

Me voy a quitar el muerto de encima, así que si tengo toda la colección de Uncharted, no me voy a comprar el último, y si no me gusta, lo voy a dejar ahí porque queda bonito porque es absurdo. Si sale un videojuego mañana, no tengo prisa en pillarlo, todavía estoy jugando al Mafia III. Si me termino un videojuego, lo vendo. En mi estantería no hace nada, solo llenarse de polvo.

Una vez que decidí hacer este cambio, y cuando me tocó elegir uno a uno los videojuegos que se iban a quedar y los que se iban a marchar. Curiosamente, el 70% tuvo en mi interior la respuesta
“Y si algún día me da y quiero jugarlo…”

La clásica mentira, llevan ahí un año, si no los he jugado ya, no lo voy a hacer nunca, y eso es algo que tengo que asumir si quiero caber en mi cuarto.

¿Cómo decidir si quieres o no conservar algo?

“La Magia del Orden” por Marie Kondo

Este libro trata de cómo mantener tu casa limpia y ordenada 24/7 y que sea algo automático. Es una muy buena lectura si quieres iniciarte en el minimalismo y a mi me ha ayudado a la hora de tomar decisiones.

Marie Kondo en un capítulo concreto nos dice que: “No puedes elegir de qué deshacerte, es inútil, pero si debes elegir que quieres conservar”. Con esta frase solo tuve que volver a leerme el vídeo y pensar: ¿Realmente, para qué quiero estos trastos? ¿por qué voy a sentir algo por algún objeto? y así es como me deshice de todo menos del Harry Potter y la Cámara Secreta PS2, Harry Potter y el Prisionero de Azkaban PS2, Harry Potter y el Cáliz de Fuego PS2 y Harry Potter y las Reliquias de la Muerte Parte 2 PS3.

No me averguenzo si tengo que vender algo que ni siquiera he usado

Es absurdo sentirse mal si he comprado algo que en cierto momento me dio alegría hacerlo, solo tengo que venderlo y ese objeto ya cumplió su función, me hizo feliz a la hora de comprarlo y se acabó. Ahora se que de ahora en adelante tengo que ser más selectivo con mis compras, y este es el siguiente punto.

2. Comprar y mantener solo lo que necesito

El consumismo cada día nos ofrece multitud de gangas donde picamos y compramos. Así que, tras llevarme más de dos horas posteando en Wallapop todo lo que no usaba y tenía que vender (no solo estanterías, sino cajones llenos de gadgets) tenía que tener claro que antes de comprar tenía que hacerme las dos siguientes preguntas:

¿Qué me aporta este objeto? ¿Tengo algo parecido que pueda realizar su función?

Así que tocó vaciar una larga lista de deseos de Amazon y reinventarse, además de darse de baja de newsletters que me incitan a la compra, pese a que no me haga falta lo que promocionan.

No digo que sea fácil llevar a cabo estas decisiones, pero una vez que las asumes y forman parte de ti y de tu razonamiento, se cumplen solas. Desde febrero, “solo” he gastado 27 euros controlados con mi Money Pro relacionado con consumismo: una batería externa (se me rompió la mía) y una carga inalámbrica para el iPhone X (para que cuando trabaje con el ordenador de mesa, en vez de apoyar el móvil en madera, que por lo menos cargue).

¿Qué me aportan ambos objetos? Ambos me mantienen con carga en mi smartphone. ¿Tengo algo parecido que pueda realizar su función? En el caso de la batería externa no, en el caso de la carga inalámbrica sí, tengo un cable, pero si tengo que revisar el teléfono tengo que desconectar/conectar todo el rato así que no tiene sentido que algo que utilice cada día sea tedioso.

¿Qué hay en mi lista de deseos?

Invertir mi dinero en crear contenido puede que tampoco sea la mejor idea del mundo, pero a diferencia del comprar por comprar, cuando publico un post o un vídeo, haciendo referencia a alguien que admiro mucho, es como una bomba de oxígeno. Dedicar tiempo a escribir, a investigar, a aprender me hace sentir bien, es un hobbie que aprecio mucho y la verdad es que, si voy a dedicarle mi tiempo, quiero hacer las cosas bien y no a medias.

Quiero tener un equipo para comenzar uno de los periodos que espero que sean de los más creativos de mi vida, no tengo ya obstáculos ni cargas que me lo impidan, o por lo menos, cada vez son menos y me esfuerzo cada día porque así sea.

Mientras unos matan el tiempo, otros lo aprovechan

La idea de no necesitar nada, el hecho de tener solo lo necesario, me está haciendo sentir mejor cada día y no es lo único.

3. Mi entorno ordenado 24/7

Mi habitación

El otro día se me pasó por la cabeza una curiosidad, ¿por qué llevo toda mi vida ordenando la habitación el día del examen? si fuera cualquier otro día, tenía claro que ni se me pasaría por la cabeza hacerlo. La respuesta es sencilla, mi mente necesita organizar las ideas y lo manifiesta colocando objetos en su sitio exacto.

No sé por qué motivo, pero he pasado de limpiar/ordenar mi cuarto cada semana a hacerlo cada día. Nada más llegar, de forma automática, antes de sentarme. Al ser alérgico, me viene de perlas que haya menos polvo, y este cambio ha hecho que vacíe mi estantería de objetos inútiles para que sea más fácil limpiarla y como no, los puntos se conectan y cada vez voy quedándome con lo más esencial.

No os miento si digo que me gusta, me despeja la mente tanto como viajar en tren y hace que sea más efectiva la productividad del día a día.

4. Mi ropa

Foto realizada con iPhone 6 Plus en Praga

No pienso vestirme con camisetas blancas todos los días. Os lo digo ya, no voy a llevar al extremo el minimalismo, lo voy a utilizar como forma de pasar de consumir contenido a crearlo, pero no me vais a ver como Mark Zuckerberg yendo de camiseta gris todos los días.

Eso no quita que tenga ropa en el armario que llega a ser incluso de 2º de la ESO, lo “bueno” de tener el mismo peso que con 13 años. Así que, decidí utilizar el método de Marie Kondo para seleccionar mi ropa favorita. Sinceramente, fue muy fácil, con abrir el armario ya se que es lo que me quiero poner y que es lo que voy poniendo cada vez más al fondo porque no quiero ni verlo. Así que para evitar se pudra en humedad, he dado todo lo que no me transmitía ninguna simpatía.

Ahora, sin prisas, iré llenando el armario de ropa que me encante, y no volveré a pillar algo que me deja indiferente, porque yo no quiero serlo y quiero verme bien siempre. El libro mencionado anteriormente me ha ayudado enormemente en este apartado.


Llevo más de dos horas escribiendo y no quiero parar porque sea demasiado tiempo, es debido a que quiero seguir hablando de todos los cambios que estoy haciendo a nivel personal poco a poco. Apenas llevo tiempo con el cuento aplicado. Así que si no quieres perderte nada, me encantaría que incluyeras mi publicación de Medium en tus feeds.

Gracias a todos por haber dedicado un trozito de vuestro tiempo en leerme y espero que os haya resultado inspiradora la lectura. Supongo que solo necesitas esas ganas de coger la vida con fuerza para dar un salto como este y coger las riendas… y que sea como ordenar mi habitación, que salga todo automático. AF.

Like what you read? Give Luciano Ramos a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.