5 cosas que no imaginé que haría antes de ser mamá

Que los niños cambian las cosas lo sabemos todos, pero lo que no tengo tan claro es que, algunas sorpresas que me llevo se deban a ese cambio “normal” o a mi nula experiencia con los infantes, antes de la llegada de Terremoto.

A veces me quedo asombrada con la facilidad que asumimos nuevas rutinas que hace menos de dos años ni se nos pasarían por la cabeza. Así que hoy te voy a poner 5 ejemplos de cosas que ahora son muy normales en mi vida y que antes de ser madre no me imaginaba. Luego cuéntame tú alguna de las tuyas, ¿vale?

  1. Oler culos: Antes no me fijaba pero… ¿te has dado cuenta de que los adultos le olemos el culo a los bebés para saber si están sucios? Parecemos perros reconociéndonos. Y no sólo olemos el culo de nuestro retoño, sino el de cualquier bebé que ponga cara de “concentrado” mientras está a nuestro cargo.
  2. Leer blogs de maternidad: Hace poco más de dos años, la lista de blogs que visitaba era muy diferente a la actual. Me sabía al dedillo las novedades del último sistema operativo de Apple y me podía pasar horas hablando de las bondades de mi iPad. Ahora uso esa misma intensidad para explicarte los motivos por los que no usar una mochila colgona y sugerirte modelos de portabebés ergonómicos.
  3. Ver Bob Esponja: No puedo con estos dibujos, no les encuentro el sentido y nunca me han gustado. Pero a Terremoto le divierten y yo siempre acabo viéndolos con él, lo que incluye cantar y bailar la canción inicial. Y si pensabas que no puede ser peor… confieso que más de una vez Terremoto ha salido de la habitación y me he quedado hasta el final del episodio ¡yo sola!
  4. Comerme las sobras de otra persona: Lo dicho, salvo que contengan algún animal, soy incapaz de tirar la comida que el peque decide que no le apetece. Así que me como su comida y lo que queda de la mía. Aunque lo más triste es cuando miro a su plato deseando que deje algo jejejej
  5. Hablar con bebés ajenos: Igual te suena raro, pero a mi, los bebés nunca me ha gustado especialmente. Me hacían sentir incomoda, ¿qué le dices a un ser pequeño, ruidosos y pringoso? Con los perros nunca he tenido problemas, dejas que te huelan, un par de caricias y listo. Pero los niños eran para mi marcianos. Y esta mañana, voy a recoger al peque a la guarde y me encuentro diciendo adiós y lanzando besos a sus compañeros. ¿Qué me ha pasado?

Y estas son sólo las cinco primeras cosas que se me han ocurrido, que hay muchas más. A veces me cuesta reconocerme, aunque esta nueva versión de mi me gusta mucho más. Ahora no me aburro nunca y me resulta muy fácil sentirme feliz :D

¿Qué te parece si me cuentas alguna de las cosas que no te imaginabas que harías después de ser mamá/papá?

Originally published at jessicagestoso.com on November 14, 2014.