Cuatro

Para felicidades, las que tú me das.

No me puedo creer que otra vez sea tu cumple.

Ha sido un año de muchas novedades: dejar el pañal, dormir del tirón, hablar por los codos, el cole, los amigos, los no tan amigos… Los “te quiero mucho”.

No me extraña que se haya pasado rápido, hemos estado muy entretenidos ¡Pero cuándo no!

Nadie te avisa suficiente de lo rápido que va todo cuando tienes hijos o hijas. De que el tiempo se acelera y no da tregua, de que todo pasa y de que nada vuelve. Lo dicen, sí, pero no parece verdad.

No podía imaginarme quererte más que cuando te conocí. Pensaba que era cosa de la oxitocina y que al pasar el tiempo se me iría pasando el enamoramiento brutal del que fui presa, pero no es verdad.

Cada día que pasa se intensifica, porque me regalas tus aprendizajes, tus ocurrencias, tus abrazos y tus lamentos. Porque confías en mí sobre todas las cosas y porque cada rasgo de tu personalidad que asoma me alucina más.

Me encanta que tengas las ideas claras, que seas noble, divertido, compasivo y generoso. Exploto de orgullo cada vez que te emocionas porque alguien sufre.

Quiero que crezcas sabiendo que decir “te quiero” no tiene nada de malo y que siempre vas a encontrar refugio en nuestros brazos.

Me gustaría congelar la relación que tenemos ahora para siempre pero sé que no es posible y que no será culpa de nadie. Será una etapa más y la superaremos también.

Sé que un día necesitaremos alejarnos y retarnos. No haría todo esto si no creyese que eso es parte de la vida, pero nada me impide trabajar por intentar minimizar los daños.

Para este año que cumples quiero regalarte una sociedad más amable. Soy consciente de que eso tiene que empezar de forma individual, así que me he propuesto darlo todo de mi parte para sentirme un poco más generosa con el mundo.

Juntos, apuntaremos en un diario algo que hayamos hecho ese día y que sea en favor de la sociedad o del planeta. No te preocupes, hay mucho que hacer, no nos van a faltar oportunidades. A veces una simple sonrisa es suficiente.

Dentro de un año hacemos balance. Te veo en los cinco.

Te quiero.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.