Rápido balance de 2016

Allá por el octubre pasado, recuerdo que un vecino de grada soltó en algún momento de un partido: «Ya estamos como el año pasado». Y pensé: «Joder, pues lo firmaba ahora mismo».

Obviamente, sin perder la final. Pero firmaría llegar otra vez a jugarla, claro. Aunque fuera contra el Real Madrid (ya hablaremos de esto más adelante).

A lo que voy: el año pasado, estuvimos hasta la antepenúltima jornada como segundos de la clasificación y con opciones de campeonar, aunque no dependiéramos de nosotros mismos. En la jornada 37 se palmó contra el Levante y adiós a la posibilidad, pero bueno, ahí estuvimos.

Y sí, se nos fue la Champions. Pero empatando, que no perdiendo. Hasta el último penalti. A mí, esto no me sirve de consuelo, pero es la realidad y nunca hay que escamotearla: el equipo campeón se llevó el trofeo tras 120 minutos de juego y 5 penaltis. Sufriendo lo mismo que nosotros y ganando por lo mismo que nosotros perdimos: por centímetros. Si hay que palmar, no veo mejor manera de hacerlo.

En Copa, el Celta fue el que pasó a semis, con un partido en casa en el que nos pasó por encima (golaco de Guidetti, merece la pena buscarlo y volver a verlo). Fueron justos vencedores, así que… ajo y agua. Me quedé con sensación de poco en esta competición, no llegar a unas semis que se presentaban chulas, pero si te ganan, te ganan.

Y ahora nos espera el Eibar en cuartos: después del Alcorcón, el cruce más asequible, así que cuento con las semis. En liga tengo la vista más puesta en el Barça y el Sevilla que otra cosa, después del tremebundo final de año que hemos tenido. La Champions ha estado de puta madre, eso sí.

¿Ha sido, entonces, un buen año? Pese a la desilusión de Milán, yo diría que sí. Además, que el bloque se haya mantenido y que se siga compitiendo con normalidad me parece una gran noticia. ¿Que hemos ido como el culo en liga? Cierto. ¿Que se está jugando peor? Puede que también. Pero, ojo, que, en el 99% de los equipos, el entrenador se habría marchado tras perder la final de Champions y muchos jugadores habrían salido en estampida. Creo que debemos valorar lo que tenemos.

Like what you read? Give José Joaquín Morales a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.