Dia 361

La Loca es la brisa decembrina de Santa Marta. Ahora mismo zumba como su nombre, estremeciendo los cimientos espirituales de la ciudad. El viento se pasea por los corredores, se cuela por las rendijas, envuelve todo en su frenesí insaciable. Es el tono de un mes bullanguero y festivo, en el que se exacerba la naturaleza local hasta los límites de lo tolerable y, claro, mucho más allá.

Mañana es el día de las velitas, y lo celebramos con un pesebre de objetos reciclados, realizados en tres sesiones con chicos vecinos de la calle 12 e hijos de tenderos del mercado de Santa Marta. JáfanaJafana cobra forma decembrina, con la fuerza de La Loca en sus alas largas de libelula tayrona.