Menos interrupción, más contenido.

No sé tú, pero odio esos anuncios de YouTube. Principalmente los que se insertan en la mitad del video que estás queriendo ver y que sin ningún aviso previo, te jalan la atención hacia algo que realmente no te interesa al menos en ése momento.

La interrupción ha sido el lema de la publicidad desde sus comienzos en los 60´s y 70´s. Esto nunca ha sido bueno, pero digamos que era válido como modelo de negocio en esas épocas en las que nos teníamos que amoldar a los 3 o 4 canales de televisión existentes, a las 5 a 10 emisoras y a los dos únicos periódicos de circulación nacional. Las agencias de publicidad contaban con que casi toda la población tendría que recurrir a esas formas de consumo de medios de comunicación, para lograr informarse de lo que estaba pasando o entretenerse un rato en las noches y en los fines de semana. Pero eso cambió y tal vez sepas qué modificó todo esto; qué sucedió que ha hecho (gracias al cielo) que este sistema infalible, ya no esté sirviendo más.

Internet nos liberó

Sí. Esta invención tecnológica y social, ha hecho lo que suelen hacer este tipo de avances culturales globales: devolver el poder al individuo. Ahora cada persona puede expresar su individualidad de intereses y preferencias; ya podemos ver y explorar lo que queremos, en donde queremos y en los momentos que nos dá la gana (hurra!). Si bien como consumidor asiduo de contenidos, esto es lo máximo para mí. Como marketer y empresario, esto ha sido todo un reto. Lo viví (sufrí) con mis primeros emprendimientos en la industria musical, y ahora como consultor, tengo que escuchar y consolar en mi hombro (figurativamente) a emprendedores que no saben qué diablos hacer para que su mensaje y sus productos lleguen a las personas que YA NO ESTÁN COLOCANDO SU ATENCIÓN en los lugares en los que solían hacerlo. Afortunadamente una antigua forma de operar, en la que la gente y no la empresa son el tema más importante, ha emergido para ayudarnos a pasar por esta nueva era y hacia la siguiente.

Pero aún en Internet hay interrupción

Sí, es verdad. Los viejos hábitos no son fáciles de vencer.

Al principio y aún ahora, la industria de la publicidad creyó que Internet era sólo un nuevo lugar en donde se podría hacer lo mismo que venían haciendo: interrumpir de forma despiadada al incauto consumidor con sus banners, mensajes, emails, etc. Pero con lo que no contaban (y lo que los está llevando al pánico) es que los buscadores, redes sociales y otros, trabajan para mejorar y mejorar la experiencia del usuario y ofrecen opciones para que las personas bloqueen o ignoren los mensajes publicitarios o mejor aún, que sólo reciban mensajes de aquellas marcas que realmente les gustan y les han llegado al corazón, no con videos de gatos, o bebés, sino con servicio, información y verdadero interés.

Así que hoy en día aún vemos como de forma persistente las empresas invierten en banners y otro tipos de publicidad interruptiva, que es “recibida” en su mayor medida por consumidores que se han vuelto ciegos a la publicidad. Ahora, seguramente siguen habiendo clics en banners. Pero los niveles de conversión son de alrededor del 2% sólamente y la mayor razón de porqué la gente no hace clic es porque no desean ser interrumpidas. Así que aunque los sistemas automáticos de análisis del comportamiento de los internautas, ayuden a que los banners que ves sean más cercanos a tu interés, es muy riesgoso a largo plazo colocar todos tus esfuerzos publicitarios en este modelo que sobrevive desde 1994 pero que cada vez está más tendiente a la extinción.

Más contenido por favor

La práctica que desde el 2009 gracias al Content Marketing Institute y a su fundador Joe Pulizzi, se conoce como Content Marketing nos ha acompañado desde tiempos remotos. Uno de los ejemplos de esto podría ser el Poor Richard´s Almanac creado por Benjamin Franklin en 1732 y que por 25 años alcanzó tiradas de más de 10,000 ejemplares por año. Este almanaque (muy parecido al Bristol que se distribuye en Colombia hace años) fue el programa de Marketing de Contenido del Sr. Franklin y llevó a su imprenta a un nivel de popularidad y prosperidad tremendos. ¿Y de qué se trataba ese almanaque? temas y datos útiles para la gente de la época. Benjamin Franklin logró presentar la información que quería y necesitaba el americano común de 1.700´s en una forma relevante, humorística y práctica.

Han habido muchos buenos ejemplos del uso del contenido como herramienta básica para cautivar y enamorar audiencias, que luego de forma natural buscan tus servicios o productos para hacerlos parte de sus vidas. Hoy en día hay cada vez más compañías de todos los tamaños y en todos los lugares del mundo adoptando el Content Marketing como su estrategia principal y espero que siga siendo así, que las marcas se conviertan en medios de comunicación que ofrezcan valor a sus clientes y que la competencia se base en quién conoce más a sus audiencias, quién presentará mejor el contenido orientado a sus necesidades y que no sea de quién “grita” más fuerte e interrumpe a todos desde banners, videos y vallas que realmente son monólogos egoístas que nos dicen: TIENES QUE PONER TU ATENCIÓN ACÁ SOLO PORQUE TE LO DECIMOS NOSOTROS.

Así es, más contenido y menos interrupción.

¿Qué publicidad interruptiva es la que a ti más te molesta?

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.