Sebastián

Te mostramos un conjunto de escenarios donde participan personas ficticias que representan los diferentes usuarios de nuestra universidad. Este ejercicio nos permite describir la situación en la que un estudiante, un profesor/a, un investigador/a, un tutor/a o PAS de la UNED puede vivir su día a día en el horizonte de universidad del proyecto #MarreroUNED.

Sebastián, contratado predoctoral en la UNED

Estudiante de doctorado de la UNED y contratado predoctoral en el departamento de Inteligencia Artificial, de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática.

Tiene 32 años.

Ha vivido los últimos 10 años en Berlin, donde trabajaba en temas de realidad virtual. Ahora vive y trabaja en Madrid.

Había estudiado matemáticas en una universidad presencial alemana y empezó a estudiar informática en la UNED mientras estaba en Berlín. El traslado de expediente lo tramitó desde Berlín. Tan solo tuvo que hacer referencia a los créditos aprobados en su anterior universidad y desde la UNED se validó todo el proceso. La matriculación en el grado de la UNED la hizo desde su móvil, durante un descanso del trabajo. Contó con la ayuda de un asistente virtual que le guió durante el proceso, y en 5 minutos ya había gestionado incluso el pago utilizando su cuenta de Paypal. Posteriormente se fue matriculando de asignaturas sueltas en las convocatorias de septiembre, junio y febrero hasta que ha terminado el grado en Informática.

Cuando terminó la carrera obtuvo una beca que le ha permitido trasladarse a Madrid para trabajar y acabar su tesis en el departamento de Inteligencia Artificial.

Nunca ha tenido problemas por vivir fuera y estudiar al mismo tiempo. De hecho, esa es una de las razones por las que eligió continuar el doctorado en la UNED.

Desde que ha empezado a trabajar en la facultad como becario predoctoral da clases a grupos de prácticas en grados de informática. Desde el campus virtual de la UNED queda para hacer sesiones por videoconferencia con grupos de alumnos una vez cada dos semanas. Aprovechan para hacer seguimiento de los proyectos que tienen en marcha y echarles una mano. Es algo que ya hacían sus profesores de la UNED y le parecía muy productivo.

Aunque la evaluación de asignaturas no está entre sus competencias, esta semana le ha propuesto a su director de tesis una serie de ideas para aplicar en sus exámenes. Pretende utilizar la experiencia para publicar un artículo sobre temas que son de su interés en el doctorado. En su grupo de prácticas ha compartido una investigación de los compañeros de la facultad de psicología que ha tenido repercusión en el ámbito académico internacional y van a ponerlo en práctica.

El examen que proponen consistirá en un hackaton para construir un bot que puedan usar luego en una situación real. Para ello, han abierto un repositorio en Github con los requerimientos técnicos y han dado acceso a los alumnos. Tendrán una semana para documentarse y elaborar el proyecto. Ha configurado su campus virtual para que cada alumno revise tres proyectos y los califique. Tras configurar esa tarea, automáticamente se han creado N grupos de evaluación, con sus fechas, mensajes de recordatorio de hitos, etc. La nota final será el resultado de la valoración de sus compañeros y de los dos profesores de la asignatura.

Lo más interesante es que los mejores proyectos se presentarán a un concurso de una empresa de tecnología que conoce Sebastián para que sean estudiados y financiados. Desde el momento en que su idea puede convertirse en algo de interés más allá de la asignatura, la UNED posee un protocolo de apoyo a los profesores interesados en comercializar sus ideas, presentarlas a rondas de financiación, hablar con agentes sociales, etc. En este caso, Sebastián solo ha tenido que enviar en boceto de su idea a la oficina de transferencia de la UNED y al día siguiente ha recibo una serie de propuestas para canalizarla. A Sebastián le ha aparecido una nueva sección en su campus virtual llamada “proyecto de transferencia” donde puede seguir la evolución de las pesquisas que está llevando a cabo la oficina de transferencia y tiene un canal directo de comunicación con un gestor de proyectos para cualquier consulta.

Ahora Sebastián está cruzando los dedos para los estudiantes aprueben la asignatura, puedan financiar sus proyectos y le proporcionen datos para su tesis doctoral :)

Si te ha gustado la historia, dale al 💚 para que otras personas la descubran.