Robots y trabajo en latinoamerica. Comentando “Desde Gate a Musk”

¿Pueden los robots reemplazar la mano de obra en latinoamérica? Como puede afectar la automatización al empleo en la relación centro — periferia. Un breve comentario.

Comparto una tradución del artículo publicado en la página del Foro Económico Mundial sobre la creciente penetración en las empresas e industrias de procesos de automatización, o mano de obra robótica a sus sistemas de diseño, producción, distribución y comercialización. Aporto esta traducción debido al creciente interés en la región al debate sobre temas de Inteligencia Artificial, y en sentido además, de que el artículo me parece interesante por la diversidad de puntos de vista de las personalidades que están marcando agenda al desarrollo tecnológico global.

Sin embargo, el punto de vista de observación no es el mismo en todo el mundo, la robotización de las fuentes de trabajo en latinoamerica no llega convertirse en un tema de preocupación directamente, debido entre otras cosas a que, la cantidad de subempleo va en crecimiento en los países de la región.

imagen del artículo original — Créditos: REUTERS/Ruben Sprich

Es cierto que los centros de diseño tecnológico marcan tendencia en el resto del mundo, pero al mismo tiempo hay un contrapeso soportado por miles de trabajadores que operan indirectamente en países de menores ingresos, los cuales trabajan en términos de tercerización en la producción de artefactos, o pequeños componentes de diseño para las grandes empresas y redes de comercialización.

Por otro lado, al parecer, el crecimiento económico en Latinoamerica en relación a la creciente tendencia de la especialización superior, está aparentemente generando vacios ocupacionales en trabajos tradicionales de servicios. Observando además, que las ofertas de empleo formal para los recién graduados especializados han disminuido, ya que las condiciones cambiantes del mercado no empatan con la diversificación del capital humano, más bien generando demandas de trabajo que no necesitan altas competencias de conocimiento, lo que nos lleva a pensar que hay oportunidades en trabajos de tipo más tradicional, que termina en la contratación precaria e informal. Este es un caso que ya se observó en otros proceso de industrialización. Ojo, que no se pretende analizar las condiciones del sistema de innovacción y emprendimiento de conocimiento en la región, que puede generar una mayor reflexión.

Varios de estos “emprendedores tecnológicos globales” presentes en el artículo del Foro Mundial, han postulado la necesidad de una renta universal para las personas que han perdido sus trabajos por culpa de la automatización, la idea suena muy bien, sin embargo no tiene mucho sentido si no se habla de los trabajos y trabajadores que han sido sustituidos por los procesos históricos de industrialización y de digitalización. Procesos que han golpeado fuertemente a países proto-industrializados. Lo interesante de plantear una renta de tipo universal es además, preguntarse quién pagará estas compensaciones, que pueden ser desde las empresas productoras hasta propios consumidores a modo de pagos extras, o se piensa en la pretención de generar mayor carga a los estados que tienen que luchar constantemente con la recaudación impositiva.

Los engranajes fueron el símbolo de la promesa de industrialización.

Se menciona que en aproximadamente 20 años, muchos trabajos serán reemplazados por robots, sin embargo hay que hacer algunas preguntas como; ¿Cuáles son los indicadores para observar que un trabajo desaparecerá? La respuesta más sensata sería pensar en observar las tendencias laborares y de producción. Hace cerca de 20 años desapareció el oficio de construcción de transformadores de corriente, pero eso no significa que ese trabajo se haya automatizado. Al parecer lo que ocurrió fue que el mercado para el producto fue invadido por un tipo de producción de muy bajo costo, consistente en trabajadores con mano de obra muy barata para producirla y en regiones políticamente inestables con derechos laborales. Lo que indicaría que el proceso de transferencia de mano de obra no pasó a un paradígma “industrial” autómata, sino de la transferencia de la mano de obra de un lugar para el otro, los empleos transitaron de una economía a otra, se mantenía sobre brazos humanos cada vez menos pagados y con menores privilegios.

Una de las promesas de Trump para llegar a la presidencia, fue el de retornar a la época dorada de la industrialización, como una de las condiciones de hacer “América (bueno, los Estados Unidos) grande otra vez”, y es posible que las condiciones de industrialización de ese país no puedan volver en el tiempo, debido entre otras cosas a que nos encontramos en el auge de una época en la que el diseño ha tomado el centro del proceso productivo, y por otro lado que ha desentralizado la producción debido al costo de la mano de obra a rincones cada vez más alejados del mundo central, la promesa de Trump es irrealizable en las condiciones actuales de intercambios comerciales globales. A menos que se piense en una economía separada. Perfecto, hay un problema con los trabajos reemplazados por robots, por lo menos a un nivel lógico predictivo.

La “era del diseño” está ligada a la automatización de los procesos y a la dependencia de mano de obra mecanizada autómata, pero esa es un problema en lugares donde las propias condiciones pueden permitirlo. Es diferente plantear el mismo problema desde latinoamerica, donde las empresas no han conseguido generar eficientemente (aún) procesos que necesiten ser automatizados por la cantidad de producción, y sobre todo debido a la gran cantidad de mano de obra muy barata. Aún si fuera posible, los sindicatos representarían un problema.

Entendemos algunas cosas, los procesos de automatización y de perdida de fuentes de empleo se presentan en sociedades centrales, pero ¿cómo esto llegará a afectar a las sociedades periféricas a ellas? Puede que no se refleje en la pérdida de empleos, o puede que se refleje en la mayor liberalización y aún mayor flexibilización laboral en nuestras sociedades, en algún caso la pregunta también sería ¿puede ser más barato contratar a un latinoamericano que aún robot? aún si este está altamente calificado en términos de conocimiento podría ser posible, en ese caso hay un problema, no por la perdida de empleos sino por el mayor deterioro de la calidad de las relaciones laborales en la región.

=============

Artículo original

Desde Gate a Musk — esto es lo que los gigantes de la tecnología piensan sobre el auge de los robots

En centros de organización de distribución alrededor de los Estados Unidos, miles de pequeños robots naranjas ordenar paquetes para Amazon. En una fábrica de California, máquinas rojas y con varios brazos ensamblan los vehículos eléctricos Tesla del futuro.

Este es el mundo que está creando la industria tecnológica.

Según la mayoría de los datos disponibles, los próximos 20 años implicarán una rápida automatización de los trabajos manuales y de servicio al cliente. Millones de trabajadores podrían ser forzados a aprender nuevas habilidades o cambiar papeles por completo.

Así es como los ejecutivos de la tecnología están respondiendo a la amenaza de una toma de control del robot.

Bill Gates
 
El cofundador de Microsoft cree firmemente en la idea de que los robots vienen por los puestos de trabajo de las personas, el ha comenzado a pensar en cómo las empresas deben pagar impuestos sobre esos robots para compensar el impuesto a la renta perdida.

“Tu cruzas el umbral de reemplazo del trabajo de ciertas actividades de una sola vez,” dijo Gates sobre Quartz recientemente. “sabes, el trabajo de almacén, la conducción, la limpieza de habitaciones, hay bastantes cosas que son categorías de trabajo significativas que, ciertamente en los próximos 20 años [desaparecerán]”.

Mark Cuban
 

 El inversionista “Shark Tank” y dueño de Dallas Mavericks ha señalado en varias ocasiones que los robots artificial-inteligentes matarán a los puestos de trabajo en masa en los próximos años.
 
 En febrero, Cuban criticó los planes del presidente Trump de retornar al trabajo de las fábricas en los Estados Unidos como un signo de la pobre comprensión del presidente sobre la tecnología y los negocios.
 
 “La gente no va a tener trabajo”, dijo Cuban. “¿Cómo trata Trump con los trabajadores desplazados?”

Vinod Khosla
 
 Khosla, cofundador de Sun Microsystems y destacado capitalista de riesgo, ha declarado que el 80% de los puestos de Tecnologías de Información están en riesgo de automatización en las próximas décadas.
 
 Muchos de los trabajos que Khosla prevé se implicarián, son de entradas de datos repetitiva o simples localizaciones de problemas.
 
 “Creo que es emocionante”, dijo en una conferencia en noviembre de 2016 de la inminente toma de control de los robots.

Devin Wenig
 

 El presidente y CEO de eBay ha dicho que la inteligencia artificial (IA) podría eliminar industrias enteras dentro de la próxima década. Pero sigue siendo optimista, siempre y cuando los empleadores reconocen su rol en la preparación de los trabajadores que pueden ser desplazados.
 
 “A medida que la IA evoluciona, la capacitación laboral debe evolucionar con ella”, escribió a principios de enero. “Ya hay una gran escasez en campos estrechamente relacionados con la IA, como la ciencia de datos, la ingeniería y las operaciones”.
 
 Elon Musk
 
 El CEO de Tesla dijo a CNBC en una entrevista de noviembre de 2016, que cree que los robots tomarán muchos trabajos a mediados del siglo 21, el gobierno comenzará a pagar salarios a las personas, incluso si no trabajan.
 
 Esta idea es llamada ingreso básico universal, y Musk es el último emprendedor de tecnología que apoya la idea como una solución a la automatización robótica.
 
 “No estoy seguro qué otra cosa podría hacer”, dijo. “Creo que eso es lo que podría pasar.”
 
 Sam Altman
 
 Otro defensor de los ingresos básicos, el presidente de Y Combinator, está casi seguro de que los robots dominarán las economías industrializadas en 100 años, y seguro que crearán una gran ola en los próximos 20.
 
 “La pregunta, la que me encuentro lidiando es lo que le pasará a la economía y a los empleos, ya que la automatización se convierte en una fuerza cada vez más poderosa”, dijo Altman en un reciente video chat.
 
 Jeff Bezos
 
 El director ejecutivo de Amazon ha abrazado el poder de la IA durante años. En sus propias fábricas, hay más de 45.000 robots que transportan paquetes de un lugar a otro.
 
 Amazon también ha anunciado planes para construir tiendas de golosinas, de empleado libre.
 
 “Probablemente es difícil exagerar la magnitud del impacto que va a tener en la sociedad durante los próximos veinte años”, dijo en la reciente Code Conference.
 
 Chris Hughes
 
 Hughes, un cofundador de Facebook, dice que un futuro lleno de trabajo automatizado es ineludible.
 
 “La realidad es que el trabajo ha cambiado”, dijo a NPR. Muchos de los puestos de trabajo ocupados por los seres humanos ahora son llevados por computadoras, y son cada vez más.
 
 Hughes ha apoyado el ingreso básico como una solución a las crecientes incoherencias (e inseguridad) de los puestos de trabajo.
 
 Ray Kurzweil
 
 El Director de ingeniería de Google no está exactamente en pánico sobre el futuro del trabajo.
 
 Kurzweil ve a los robots como una fuerza para bien, al menos en términos de liberar a las personas para que hagan las cosas que aman. Él ha predicho que para los 2030, la inteligencia artificial superará a la inteligencia biológica y los coches autoconducidos estarán por todas partes.
 
 “Vamos a tener nuevos tipos de empleos creando nuevos tipos de dólares que aún no existen, y esa ha sido la tendencia”, dijo a Entrepreneur

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.