Áreas Marinas Protegidas en la Antártida (*) 

¿Qué iniciativa acaba de presentar ante el Parlamento del Mercosur?

Hemos presentado una Propuesta de Declaración de interés por la creación de Áreas Marinas Protegidas en los mares que rodean la Antártida con el objetivo de preservar el ecosistema que habita en esas zonas. En este sentido, bregamos por impulsar mecanismos jurídicos internacionales que fortalezcan la protección ambiental de la Antártida y el Océano Austral.

¿Cuál es la importancia geográfica estratégica de la Antártida en el contexto actual caracterizado por el extractivismo de recursos naturales y el calentamiento global?

La Antártida no es sólo el territorio más al sur del mundo sino también el que alberga la reserva de agua dulce más grande del planeta (el 72 % aproximadamente). Es un continente repleto de recursos no renovables como carbón, gas, oro, petróleo, cromo; y es el hogar de miles de especies que no se encuentran en ninguna otra parte del planeta. Es un laboratorio a cielo abierto que permite medir el efecto del calentamiento global sobre sus hielos de más de 800.000 millones de años. Gracias al Tratado Antártico — uno de los acuerdos más importantes que logró la humanidad — , el continente se halla desde 1961 reservado para la ciencia y la paz, y se prohíbe expresamente la explotación de recursos mineros (Protocolo Ambiental).

La preservación de la fauna y la flora endógenas de la Antártida ha necesitado un marco legal internacional multipolar sustentado en la diplomacia y la neutralidad ¿Cuál es ese marco y sus principales características?

El Tratado Antártico rige para todo el territorio y las aguas ubicadas al sur del paralelo 60º Sur. El Océano Austral es uno de los lugares más remotos del mundo; habiendo sido levemente alterado por la actividad humana. Con su prístino océano, ambiente desértico helado y la riqueza de especies únicas, hay amplias razones para la conservación y el estudio continuado de la Antartida.
En 1982, a raíz de la explotación del kril Antártico, se estableció la Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA) con el objetivo de conservar la flora y fauna marina antártica. La CCRVMA se encarga de regular la pesca de las especies del Océano Austral, especialmente la merluza negra, y el kril Antártico (eslabón esencial de la red trófica de Antártica). La Comisión que maneja esta Convención está conformada por 24 países y la Comunidad Europea y todas las decisiones se adoptan por consenso.

La explotación ictiológica sistemática y gradual de la región amenaza con erosionar la biodiversidad natural de este espacio geográfico ¿Qué iniciativa diplomática, legal e institucional se ha configurado para prevenir este deterioro?

La pesca de merluza negra comenzó a mediados de 1990 y se lleva a cabo principalmente en la región del Mar de Ross y la Antártida Oriental, sin tener total consideración del impacto ambiental que esta puede ocasionar en el ecosistema austral. La merluza negra es un pez de lento crecimiento y longevo (vive hasta 40 años) que llega a medir 2 metros y medio de longitud. El aumento exponencial de la pesca de merluza negra en los últimos años se debe al éxito comercial de este pez en muchos restaurantes, codiciado por su sabor y textura. En 2009, Nueva Zelanda y Estados Unidos presentaron ante la CCRVMA una propuesta para crear un Área Marina Protegida en la región del Mar de Ross, un área que cubriría más de 2,3 millones de kilómetros cuadrados. El Mar de Ross es la región marina menos contaminada y más prístina del planeta con una alta riqueza faunística conformada por ballenas minke, pingüinos Adelia y Emperador, orcas, rorcuales menores, y focas leopardo y de Weddell, entre otros. El Mar de Ross era considerado una región inexplorada hasta hace poco tiempo dada su extrema locación geográfica: es el mar más cercano al polo sur; sin embargo, el impacto del cambio climático y de la modernización de los barcos pesqueros se ha hecho manifiesto en este ecosistema marino.

¿Qué iniciativa legal-convenio internacional multilateral ha logrado conjugar la preservación con el legítimo derecho de encauzar los recursos naturales hacia el desarrollo en esta zona tan sensible?

Por otro lado, Australia, Francia y la UE propusieron la creación de 7 Áreas Marinas Protegidas en la región de la Antártida Oriental cubriendo un total de 1,6 millones de kilómetros cuadrados. La Antártida Oriental alberga el 42 % de las focas de Ross, ballenas minke, jorobada y azul, más de 50.000 pingüinos emperadores, 700.000 pingüinos Adelia y más de un millón de petreles. Es una zona poco explorada e investigada de baja actividad humana. Las áreas marinas protegidas (AMP) tienen como objetivo preservar los valiosos recursos marinos de estas regiones polares, incluyendo especies de pingüinos, focas, albatros, ballenas, petreles, etc. Las AMPs no necesariamente prohíben la pesca en todas las zonas, sino que también se puede considerar permitir la pesca en alguna de ellas pero bajo determinados requisitos que aseguren la sustentabilidad de los recursos.

¿Cuán efectivo es el establecimiento de reservas marinas para proteger el medio ambiente de la Antártida y con ello su biodiversidad en flora y fauna?

Crear reservas marinas es una herramienta importante para la conservación del mar y el manejo del uso de los recursos marinos. Ahora mismo, por ejemplo, el Mar de Ross tiene aproximadamente 1 millón de parejas de pingüinos Adelia, entre las cerca de 16.000 especies que viven en el Océano Austral. En otras zonas, como la Península Antártica, se ha determinado una disminución importante de las poblaciones de pingüino Adelia y de barbijo. Los investigadores especulan que estos descensos podrían ser el resultado de una escasez en la disponibilidad de kril en determinadas zonas, constituyendo el kril una parte fundamental de la dieta de estos pingüinos. Se cree que la reducción de kril en esta zona podría estar causada por la combinación de la pesca comercial y el cambio climático.

¿Cuáles son los principales motivos para que el consenso internacional en el cuidado de la Antártida trascienda hacia acciones concretas que traspasen las declaraciones bien intencionadas?

A pesar del voto favorable de la mayoría de los países miembros de la CCRVMA, la falta de consenso no permitió la creación de las citadas AMP en 3 reuniones consecutivas en los años 2012, 2013 y 2014.

De esta manera, la comunidad internacional ha fallado en cumplir el importante compromiso acordado por la CCRVMA de crear para 2012 una red de Áreas Marinas Protegidas en el área de la Convención.

Por otro lado, la comunidad internacional había renovado su compromiso de establecer AMP en la reunión de Río+20 en el documento final titulado “El futuro que queremos”. A la fecha, el impacto de la sobrepesca en la biodiversidad del medioambiente marino constituye una de las principales razones para la creación de reservas marinas en altamar. Las AMP pueden constituir un medio valioso no sólo para reducir las consecuencias de la pesquería, sino también para mitigar otros factores estresantes para el ecosistema — como ser el cambio climático y la acidificación de los océanos. La Antártida ha evolucionado por miles de años sin la interferencia de población humana; algunas áreas donde todavía no hubo una importante intervención humana como ser el Mar de Ross o la Antártida Oriental, son además importantes áreas de estudio para entender cómo los ecosistemas marinos reaccionan al cambio climático.

(*) Entrevista realizada al Dip. Nac. Sergio Bergman –Parlamentario del Mercosur.

Se agradece especialmente los aportes técnicos y científicos de la FUNDACION AGENDA ANTARTICA