Carta a un emigrante

Santiago, Chile | https://www.instagram.com/amatografo

Recientemente me di cuenta que emigrar viene acompañado de un sentimiento que lo solemos percibir como algo personal y aislado en el mundo, pero que en realidad es algo más común de lo que nuestras paredes nos dejan ver. “Emigrar no es fácil” siempre dicen. Y es cierto: no tenemos la mejor posición y se suman cargas emocionales ligadas a personas que dejamos allá. Por eso, quiero mostrarte una realidad completamente distinta a lo que sentimos.

Este es mi punto de vista y algo que quisiera mostrarte sobre lo que he vivido y aprendido.

Visión 360

No hay que sentirse menos que nadie, ni en menor desventaja que el resto de nuestros amigos y conocidos. Existe una crisis en nuestro país que nos obligó a salir por un instinto de supervivencia. Eso basta para saber por adelantado que, sin duda, no será fácil para ninguno de nosotros. Lo nuestro se parece algo más a los inmigrantes que vemos en libros de historia que con sólo 2 maletas llegaron a países ajenos al suyo y que ahora conocemos, luego de 30 o 40 años, con grandes y reconocidas empresas (con suerte seremos así algún día).

Entender esto como algo colectivo nos ayudará a no ver esta sensación de inestabilidad económica, laboral y social como un fracaso personal, sino un escenario alterno y distinto a lo que soñamos alguna vez, y nos quitará un peso incalculable de nuestros hombros. Este plan F (porque el B, C, D, E ya los agotamos en Venezuela) tenemos que convertirlo en nuestro nuevo Plan A.

Estatus migratorio

No te diré mentiras, es de las cosas más estresantes y productoras de crisis de ansiedad que conozco. Pensamos que por una pieza mal jugada podría costarnos el único intento de salvación de nuestro futuro, que algo tan simple nos puede salir muy caro. Así es como nuestra mente funciona, eso es lo habitual. Toma los detalles más pequeños y los convierte de las situaciones más improbables en tragedias y derrotas inminentes, cuando realmente no es así. Para esto tengo una sola cosa que decir: empápate lo más que puedas sobre trámites legales y migratorios, profundiza en el tema, entra en las páginas oficiales y fuentes confiables o incluso consulta la experiencia directa de personas conocidas. Evita los consejos de pasillos a toda costa. Siempre hay alternativas disponibles y soluciones posibles. Hay que quitarnos ese miedo constante de que estamos haciendo algo indebido, cuando no lo estamos haciendo.

Trabajo

Ilegal, muchos lo hacen. Yo no lo recomiendo, a menos que la necesidad los lleve a eso. Todos tenemos alguna habilidad que podemos redescubrir y explotar para nuestro beneficio. También hay otras opciones alternativas de ingreso como freelance, oficios que aprendimos en otras oportunidades, o cosas que tendremos que aprender a hacer. Lo importante es que nos mantengamos activos y dispuestos.

Seres queridos

¿Qué les puedo decir que ya no lo hayan sentido o pensado? Todos tenemos algún ser querido que se quedó en Venezuela, acompañados de nuestra ausencia, una enfermedad y la escasez.

Entiendo perfectamente el estrés y la preocupación. Incluso la culpa que puedas estar sintiendo, y el miedo que algo fatal pase. Pero yo siempre me digo a mi mismo, que lo que hago por mí ahora, es también por mis seres queridos allá. Buscar la estabilidad, para ayudar económicamente desde aquí. Se trata de cambiar nuestra presencia y compañía por el apoyo económico que les podemos ofrecer desde afuera. Porque para ser sincero y realista, estando allá por más amor, cariño y compañía, sin dinero tampoco se logra mucho. Puede que ahora no tengamos las mayores posibilidades, pero estamos trabajando en eso.

Igual no hay un día que no piense catástrofes ni sienta culpa, o traiga recuerdos, todo el tiempo. No creo que se quite eso, más bien es cuestión de saber manejarlo y redireccionar el pensamiento.

Soledad

Ojalá pudiera ayudarte a no sentirte en soledad. Pero más bien creo que aprender a sentirse bien con uno mismo, capaz y valernos por nosotros, es lo más sano e inteligente que alguien puede hacer en cualquier momento o situación de su vida. Esta “soledad” es más bien el mejor escenario para aprenderlo. Porque si no ¿Cuándo? Aprovecha el momento a tu favor y descubre tus capacidades y límites. Verás que todos somos capaces.

Pero debo añadir algo aquí. Lo que sí importa es contar con una red de apoyo. Y eso lo puedes tener siempre. De hecho, yo con esta carta lo estoy siendo ahora. Tus amigos. Tu mamá o papá. Algún terapeuta incluso. Esa red de apoyo tienes que irla armando, no puede ser cualquiera que te de consejos genéricos, sino alguien que te acompañe, te escuche, y quiera lo mejor para ti. Con quien puedas ser sincero. Realmente sincero. Contarle tus verdaderos temores y la realidad que estás viviendo, sin darle una carga emocional a esta persona.

Sobrecarga

No dejes que te caigan todos estos bloques encima al mismo tiempo. Son demasiados y muy pesados. Ve poco a poco. Hay que ir resolviendo las cosas e ir quitando pesos innecesarios de encima.

Puede sonar muy duro esto que diré, pero uno de los mayores pesos es la opinión de la gente. Hay gente que piensa que abandonamos a nuestros seres queridos, sin saber lo que realmente estamos haciendo por ellos y simultáneamente por nosotros mismos, o quienes critican que tengamos una profesión u estatus en Venezuela y lo cambiáramos todo por “ir a barrer pisos”. Esta gente simplemente no merece nuestra atención, por muy sangre, familia o cariño. Nuestras decisiones son personales, y sí, para su sorpresa, ya tomamos todo eso en cuenta a la hora de tomar nuestra decisión. Aquí estamos, a pesar de nuestros temores y por delante de nuestras decisiones, para buscar una mejor calidad de vida.

Y otra cosa muy cierta es que nos valemos por nosotros mismos, nadie va a vivir por nosotros, ni atravesar nuestras situaciones difíciles, ni va a estar a nuestro lado tanto tiempo como lo vamos a estar nosotros mismos. Deal with it

Identidad

La mayoría somos adultos jóvenes, quizás entre 20–30 o un poco más. En este grupo etario hay un conflicto de identidad, se supone que estamos redescubriendo quienes somos, a la par que estamos subsistiendo, forjando nuestro camino y futuro. Muchos miramos atrás y vemos lo que fuimos y como ahora son sentimos distintos. Pero en esencia somos la misma persona, evolucionando. Esta situación no te quita eso. No olvides quien eres y a dónde quieres ir.

Asuntos pendientes

Tenemos tantas cosas encima, que es fácil sentirse abrumados, y ver que hay tanto por hacer que nos ocurre lo peor que nos podría pasar: nos inactivamos. Hay que organizarse. Yo recomiendo hacer cuadros de Pros y Contras y To-Do-Lists. Yo los hice para organizarme mentalmente y decidir a donde migrar y finalmente hacerlo. Duré 1–2 semanas armando mis cuadros y listas en una pizarra acrílica, lo que me generó una crisis intensa. Una depresión/ansiedad como nunca. Creo que sacar todo de mí y ponerlo en la pizarra fue lo que me desarmó. Pero fue lo más útil y definitorio.

El To-Do-List no lo hagas por puntos tipo 1, 2, 3; sino asociados a fechas. El lunes haré esto, martes tal. Así lo que hagas el lunes, lo termines bien y no te abrumes con todo lo que falta. Al final de cada día tendrás pequeñas victorias en lugar de una gran derrota que te inactive. En los Pros y Contras incluye todo, desde precios y posibilidades, hasta miedos y emociones.

Tristeza

Está bien sentir tristeza, no luches en contra sino con eso a tu lado. Las emociones tienen una función en nosotros, sirven como respuesta (o alarma) frente a algún estímulo. Pero recuerda que no somos nuestras emociones. Somos la misma persona estando alegre, molestos o tristes. Por tanto hay que irse más al fondo, a lo que somos realmente, y prestar atención a lo que nos quiere decir realmente la tristeza. Punto aparte: recomiendo la película Inside Out (Intensamente).

Mi único propósito para escribir esta carta es ayudarte en todo este proceso con mi perspectiva y experiencia. Quiero que no te sientas solo en esto. Y aquí está mi máximo y último consejo: no tienes que cumplir lo que todos esperan de ti. Tener esa responsabilidad de cumplirle a alguien más es un gran peso. Y tenemos algo más importante a que dedicarle nuestro esfuerzo: ser lo mejor que podemos ser.


Si tienes algo de tiempo, te recomiendo leer “Médula: Historias desde lo más profundo de la migración venezolana”

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.