Dior rescata a Alain Delon para rejuvenecer ‘Eau savage’

Alain Delon, icono masculino del cine. La imagen corresponde al protagonista del film ‘Los aventureros’. (Fotografía oficial de la web corporativa de Dior).

Por Nadia Jiménez Castro

Si en algo es experta la alta costura es en modernizar lo clásico y en ello radica buena parte de la garantía de su éxito. Pero la otra industria experta en crear clásicos intemporales es, por encima de cualquier otra, el cine. Hay rostros que están en la mente de todos, más allá de la generación a la que pertenezcan porque, tarde o temprano, terminan por incorporarse a la retina colectiva de esos imprescindibles de siempre. De los intemporales. Y no es nuevo que la moda eche mano de esos rostros ‘talismán’ para cada una de sus campañas.

Ahora bien, lo que si es novedoso es que una firma utilice el rostro de quien fuera estrella cuando nació el producto y lo rescate hoy para una nueva presentación. Sorprendería, si no fuera porque se trata de uno de esos intemporales, y con su elección, de la modernización de un clásico en toda regla. La casa Dior entiende a la perfección este detalle y la cara para su nueva versión del perfume masculino ‘Eau Savage’ no es otra que la de Alain Delon, pero cuando éste reinaba en el celuloide con “Los aventureros”, allá por el año 1967.

Nace ‘Eau Savage Colonia’ con nuevos matices pero, sobre todo, a través de los fotogramas de esta cinta cinematográfica en la que un galán en toda regla (el primero que el cine francés esperaba tras la segunda guerra mundial), nos reconquista. Acaso jamás nos había perdido.

A sus 79 años (cumplirá 80 en noviembre próximo), es estrella protagonista de cómo una firma puede agenciarse un público más joven sin perder al de siempre, pues hay toda una banda de edad que lo consume, no en vano está en el top de ventas de los últimos 25 años, pero se dirige a toda una nueva generación por venir que se engancharán con su imagen juvenil.

Rostro fresco

Es lo que se llama la modernización de un clásico. Su rostro fresco de mirada felina y azul penetrante, de rictus áspero y ceño fruncido pero que compensa con su seductora y aniñada sonrisa, al tiempo que ese fleco de pelo liso le cae siempre al mismo lado…sin despeinarse salvo lo justo. De andares erguidos y figura esbelta (aún hoy), fue y será siempre una de las caras asociadas a la ‘nouvelle vague’, momento imprescindible en la historia del cine y en la de las sociedades francesa y europea. En ocasiones, aún hace teatro.

El rostro de Delon, guapo como siempre, con una barba y peinado muy ‘hipster’, muy de este siglo XXI, es más actual que nunca, hasta el punto que ya ha habido quien pensaba que se trataba de un modelo del momento pero cuyas fotos habían sido intencionadamente envejecidas, y en las que se apostaba por el blanco y negro como estigma visual. Será un éxito, sin lugar a dudas, y garantizará al menos otras dos décadas del perfume.

El mítico perfume. creado hace casi 50 años, apuesta por un mito del cine que representa la belleza masculina sin ambigüedad

Me cuesta creer que ya hayan pasado dos décadas desde que me conquistó, y lo cierto es que aún sigue a mi lado. Poco importa el título de la película de aquella noche, pero sé que era la última función de cine y que, sentado junto a mí, me llegaba aquel aroma a cáscara de cítricos con un sorprendente toque floral que casi me hacía perder toda concentración en el argumento de la película. Cuánto más en sus diálogos…

Sin duda, olía a jazmín, pero de forma ligera, refrescante. No se trataba de ese aroma denso que hace plomizo el aire y parece volverlo gris. Todo lo contrario, la dulce sensación era tan fresca que su color era indiscutiblemente el verde, y tan alimonado que creías respirar bajo una cascada. Era Dior. ‘Eau Savage’ fue el primer perfume que empleó el jazmín (más concretamente, el hedione, éster o acetato de jazmín), como ingrediente importante en un perfume comercializado. La idea fue de Edmond Roudnitska, hombre de confianza de la casa Dior, quien lo usó en una concentración del 2%, algo totalmente novedoso, pero sobre todo, impensable para un perfume masculino de la época. Corría el año 1966 y así nacía ‘Eau savage’.

Hoy, en esta nueva versión, añaden la mandarina a la bergamota de Calabria, las bayas rosas, el pomelo, el limón, la albahaca y el romero. Mantienen esa refrescante sensación de baño pero también de sensualidad que explota de manera creciente… Hasta convertirse en presencia.


Meridian es una nueva forma de servir noticias sobre negocios globales, ciencia, tecnología y arte actual desde el Atlántico Medio. Llegamos en abril de 2015 a tus dispositivos móviles.

Date de alta para recibir cada mañana Meridian en Avance, el brief eficiente para personas ocupadas.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.