UB40 rescata el valor de las razas tras 25 años de éxito en Reino Unido



Por Nadia Jiménez Castro

Arranca la semana de las elecciones en Reino Unido cuando se cumplen 25 años de una canción que devolvió su historia y su gloria a un hombre que nació británico pero triunfó como jamaicano. Muchos la descubrimos como otro éxito más de una de las bandas del momento a comienzos de los 80. Pero el relato de estos ocho amigos que crecieron juntos desde la infancia en las calles de Birmingham, Inglaterra, todos de clase obrera y de distinta raza (de ahí, seguramente, la enorme riqueza del talento de toda la banda), había empezado antes y al otro lado del Atlántico.

Solo en Londres se hablan 200 lenguas y, por su fisonomía racial, es posiblemente una de las capitales más multiculturales del planeta. UB40 se anticipó a los tiempos y, hoy, un cuarto de siglo más tarde, el vídeo de uno de sus grandes temas, nos recuerda que el Imperio Británico se extendía hasta no hace tanto más allá de los mares. Los candidatos a Downing Street se esfuerzan por fidelizar ese sentimiento racial que formó parte del grupo de Birgmingham y que se reflejó siempre en su música.

En 1970, cuando sólo habían transcurrido 8 años desde que Jamaica se independizó de la Corona Británica, la ex colonia se asomaba al mundo saboreando sus aires de libertad y cantando sus sueños y aspiraciones a todos. Con ese ritmo propio tan peculiar que es el reggae, que nace del mismo sentimiento de la isla de Jamaica, era la voz de Lord Creator la que nos dejaba el éxito de una canción maravillosa llamada “Kingston Town”, después de algunos hits y tan sólo un álbum grabado. En ella, decía que… ‘regalaría el mundo entero si lo tuviera sólo por ver a las chicas de Kingston jugando, y que cuando fuera rey, necesitaría un palacio y una reina que vendría al amanecer. Y lo esperaría a él, en la ciudad de Kingston’.

Y resulta llamativo, porque Jamaica mantiene de ese pasado colonial, precisamente, a la monarquía británica como Jefatura del Estado, ya que se trata de una Monarquía Constitucional Parlamentaria. De modo que, aunque país independiente, su reina era y aún es Isabel II.

Pero Lord Creator soñaba con una reina propia y cantaba…Una reina de Kingston que bailara reggae y balanceara las caderas a su son, junto a él en su palacio… Y por qué no…

Según cuenta la leyenda y cantan los jamaicanos, cuando Clancy Eccles (su antiguo productor), lo encontró en la calle por la que siempre andaba con los bolsillos vacíos y abandonado a su suerte, quien un día suspiró por una reina propia, se echó a correr porque hacía tiempo que le debía casi unos 100 dólares, quizá incluso menos. Pero Clancy lo alcanzó y le dio una gran noticia que venía desde Inglaterra a coronarlo, de algún modo… Era ya el año 89 y un grupo de Birmingham, llamado UB 40, había sacado el ‘cover’ de su tema ‘Kingston town’. La nueva versión había alcanzado tal éxito mundial que los royalties le devolvían a Lord Creator la ilusión por vivir, llegando incluso a regresar a la escena musical y reapareciendo en algunos shows.

UB40 era entonces el grupo inglés de moda en la música pop-reggae y dub, y en la nueva versión devolvían al letrista jamaicano todo el corazón que había puesto en la canción. De hecho, el vídeo retrocedía a otra época y, en blanco y negro, se hacía eco de la lucha por los derechos raciales, por las libertades civiles en una sociedad donde la mayoría negra no disfrutaba del mismo estatus frente a la minoría blanca, cuando Jamaica aún era un protectorado británico. Y lo retrataban con un baile mientras sonaba la canción en el que, al final, todos sacaban a bailar a la chica o al chico pero sin distinción de raza. Así, inmersos en la melancolía del blanco y negro y la sensual dulzura del reggae, nos daban a conocer, nos rescataban de las garras del tiempo una canción sencillamente inolvidable, devolviendo su historia y su gloria a un hombre que había olvidado su sueño.

También ellos tuvieron un sueño…Corría el año 1978 cuando Alistair Campbell, el vocalista, cobró una compensación económica por una pelea en un pub que utilizarían para comprar los instrumentos de todos, a pesar de que algunos de ellos ni sabían aún tocarlos. Grabaron una maqueta que fue emitida por una emisora de radio y un día, Chrissie Hynde, la vocalista de ‘The Pretenders’ los vio tocar en un club nocturno y les ofreció ser sus teloneros durante la gira que realizó en 1979. Un año después, UB 40 publicó su primer álbum “Signing off”, pero no sería hasta 1983, con el lanzamiento de su propia versión del famoso tema ‘Red Red Wine’ de Neil Diamond, (incluido en el álbum de covers ‘Labour of Love’) que obtendrían su primer éxito. El salto a la fama fue inmediato.

Versión original del éxito de UB 40.

Meridian es una nueva forma de servir noticias sobre negocios globales, ciencia, tecnología y arte actual desde el Atlántico Medio.

Date de alta para recibir cada mañana Meridian en Avance, el brief eficiente para personas ocupadas.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.