Los secretos que guarda la Torre Eiffel

A 128 años de su inauguración y a pesar de ser el monumento más visitado del mundo con 7 millones de turistas por año, la vieja torre guarda secretos.

No todo es subir a la torre para mirar París desde arriba. Además de sensacional mirador la torre Eiffel merece ser mirada como tal. Si miramos con detenimiento descubriremos cosas como éstas, por ejemplo:

Tiene un departamento. Gustav Eiffel se lo hizo para sí en el cuarto nivel, a tres pisos de la punta y 285 metros del suelo. El departamento estaba amueblado de manera sencilla. Eiffel no lo usaba para vivir sino para recibir visitas importantes como Thomas Edison, quien lo visitó en septiembre 1889. Hoy contiene también maniquíes de Eiffel y de Edison.
 
Guarda una chimenea industrial con una torreta medieval. La chimenea de ladrillos está escondida entre los árboles cerca de la columna occidental junto al muelle Branley. Es más vieja que la torre y fue construida para la sala de máquinas usadas durante los trabajos de construcción de la torre. 
 
Tiene una oficina de correos. Desde allí, en el primer piso, se puede enviar una tarjeta postal desde La Poste. Esa tarjeta llevará el sello de la torre Eiffel.
 
 
Hay un bunker militar debajo de la torre. Debajo de la columna Sur hay un refugio subterráneo que conecta con actuales túneles militares, pero hoy se lo usa como un mini museo abierto a pequeños grupos de turistas.
 
Hay jardines de época estilo romántico inglés. Dos pintorescos parques del período romántico con lagunas serpenteantes, rocas y peñascos, frondosa vegetación, pintorescos puentecitos y sauces llorones justo al lado de las columnas y lamentablemente ignorados.
 
Hay nombres grabados. Gracias a la restauración, los nombres grabados de 72 científicos e ingenieros del diseño original han vuelto a quedar a la vista. Muchos de esos nombres son de científicos de la época de la Revolución Francesa y principios del siglo 19. Los grabados fueron tapados a principios del siglo 20 y restaurados por primera vez en 1986–1987 y luego en 2010.
 
Café la Bombonnière de Marie. Es un pequeño café al aire libre con los famosos manteles a cuadros rojos y blancos. Se encuentra en los jardines del Campo de Marte y sirve crepes, hamburguesas, panchos, helados, pizza, ensaladas para un almuerzo al paso. Tiene también una calesita, un arenero y juegos para niños.
 
La vieja escalera todavía existe. Aunque ya no es para uso del público, aun existe la vieja escalera en espiral por la que durante muchos años ascendía la gente hasta la punta. Está toda recubierta de paneles de vidrio.
 
Escondite para ómnibus. Nunca se ven micros alrededor de la Torre Eiffel. Eso es porque están inteligentemente escondidos a lo largo de las márgenes del Sena.
 
Casi la destruyen 20 años después de su inauguración. Como tantas otras de las joyas arquitectónicas construidas para Ferias Internacionales, la Torre Eiffel no iba a ser una estructura permanente. Una placa que figura en el bunker militar dice que como Eiffel sabía que tenía que darle algún uso funcional, permitió que se la usara para experimentos científicos. La transmisión radial fue la que la salvó, pues la torre se convirtió en el primer lugar para las transmisiones radiotelegráficas.


*Déjame tu opinión en la caja de comentarios.

*Si te ha gustado esta lectura, darle un poco de amor con un ❤.

*Suscríbete para más contenido.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.