La magia que descubrí después de quebrantarme…

¡No quiero ser frágil!
¡Quiero ser como los demás!

Esto es algo que solía decirme a mi mismo cuando empecé a enfermar. Mi sensibilidad era una maldición. A simple vista, quería ser físicamente fuerte como mis amigos, primos y compañeros…

Tuve una sensibilidad exagerada a lugares aglomerados, comidas “pesadas”, personas agitadas y contenido explícito. Si me exponía mucho tiempo, acababa sin energía y drenado. ¡Que frustrante no poder lidiar con estas cosas y no sentirme comprendido!

Al no tener los conocimientos ni herramientas adecuadas, era de esperarse que mi cuerpo no resistiría tanta pérdida energética. En efecto, enfermé. Luego de años de aislarme y luchar con un cuerpo débil, pensé que mi salud se quebrantaría de forma permanente y que nunca me recuperaría.

Con el tiempo y con la información correcta, ¡me di cuenta que mi sensibilidad era de hecho un regalazo! Quiero profundamente agradecer a Anna Gibson-Steel, mi mentora del país de Irlanda, quien me brindó las herramientas necesarias para recuperar mi salud. ¡Le debo mi vida!

En otra entrada compartiré detalles de mi recuperación y de otras personas que me brindaron soluciones. Lo importante ahora es que me estoy reponiendo con fuerza y me siento agradecido que puedo vivir para compartir mi experiencia.

Lo que deseo compartir son opiniones y perspectivas personales que he construido con el aporte y amor de seres queridos, maestros, libros, experiencias personales y mi intuición. Mi deseo es revivir nuestra curiosidad innata por nuestro mundo y expandir el círculo de discusión. Descubrí que con la simple acción de hacernos preguntas, nos abrimos a escuchar, aprender y ser más cálidos.

Yo con los libros que más me han marcado. Arte por: OtakumiArt

Estas son algunas conclusiones que he desarrollado en el proceso:

Todas las personas somos seres de energía; ganamos y perdemos energía en base a nuestra composición física y mental particular y nuestra reacción ante situaciones, personas y ambientes. Sin embargo, con práctica, se puede aprender a manipular y administrar nuestra energía teniendo a mano la información correcta y herramientas personalizadas.
La diversidad humana es hermosa y es importante aceptarla. Únicamente trabajando en equipo podremos resolver situaciones mayores.
Aceptarnos tal como somos es bonito, pero es más bonito desear e intentar cambiar o mejorar algo. ¡Este espíritu nos hace brillar!
Somos seres emocionales que en ocasiones pensamos, no al revés. Por lo tanto, necesitamos herramientas para protegernos de ataques emocionales y saber cómo regular impulsos.
En mi experiencia personal, existe la oportunidad de descubrir nuestros recursos y limitaciones mediante el aprendizaje de una habilidad artística, particularmente y en base a mi formación, con un instrumento musical. En este proceso descubrimos virtudes, miedos, recursos mentales y emocionales. Nace el deseo de empujar los límites hacia afuera y en general mejorar como persona. De nada sirve ser “buenísimo” en algo si no somos amables y respetuosos hacia los demás. (Este es el enfoque que quiero desarrollar mediante la educación musical.)
El verdadero poder está en la capacidad de generar un cambio, ya sea en nuestra forma de pensar, relaciones interpersonales y/o sobre el bienestar de nuestro cuerpo.
Somos seres altamente creativos e ingeniosos. Quizás lo que hace falta es que alguien o algo nos inspire a crear nuestros propios métodos o soluciones.✨
Decidir qué queremos experimentar en la vida hace que todos nuestros recursos apunten hacia nuestros objetivos, abriendo muchas posibilidades.
La imaginación es uno de los recursos más poderosos que tenemos, pero también un arma de doble filo. Es capaz de hacernos enfermar y destruir, pero al saber cómo guiarla se puede utilizar para construir y sanar.

¡Todo es posible! Eso depende de la decisión consciente que tomemos.

En futuras entradas compartiré información y herramientas que conozco para que podamos experimentar con ellas. Al ser esta mi primer entrada del blog, he planteado apenas una pequeña introducción.

Mi meta es contribuir un poco a despertar la curiosidad, creatividad y el verdadero poder que todas las personas poseemos. Por supuesto, yo empecé y sigo entrenando en este camino retador pero divertido de auto-descubrimiento y continuo aprendizaje :)

Si te gustó esta pequeña reflexión, te agradecería un 👏 para que otras personas puedan visualizarlo aquí en Medium. Agradecería mucho tus comentarios para saber si en algo estoy ayudando :P

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.