Inseguros por la inseguridad

Vivir en un país con los mayores indices de inseguridad ciudadana , la verdad, no es tan lindo, lo peor es cuando, en mi caso, por cuestiones de estudio, tienes que viajar a la ciudad “mas peligrosa” del pais, en este caso Lima, y resulta que en la supuesta ciudad modelo, te sacan un celular sin un mes de uso, de tu cartera.

Ha pasado ya casi ya una semana de este terrible incidente, y sigo fastidiada, desde el hecho de que ese tipo o tipa manos de mantequilla me haya quitado el teléfono sin que me diera cuenta, hasta lo más risible, el hecho que me tilden de “despistada” y hasta se burlen que haya sido tan “tonta” para no darme cuenta que me estaban sacando el aparato del bolso.

Pero sobre todo esto, lo que más me fastidia es el hecho de que el rastreador gps y demás herramientas en este país no funciona, supe la dirección donde estaba el ladrón, un hotelucho de cuarta, fui con mi padre donde la comisaría con la dirección, y cuando llegamos al al lugar, y yo pensando que los policías entrarían en todas las habitaciones hasta dar con mi teléfono, caí en cuenta que por gusto había pasado tantas horas rastreando el bendito aparato, ya que en el sitio, resultó que, sin un permiso x o y, no podían entrar en las habitaciones…. entonces ¿Para qué canarios está la policía? ¿ Para qué canarios está el rastreador GPS? uno se encuentra en trabas de todo tipo ya sea en el ámbito judicial, alimenticio, de reclamos y de robos, pude fácilmente recuperar mi teléfono , pero estando a solo metros de los ladrones, no llegué a nada, maldito país.

Lo más gracioso fue cuando regresamos a la comisaría, me preguntaron por el valor del aparato, 1300 soles, algo así como 450 dólares, y ¿Saben lo que me respondieron?

¿Para qué te compras un teléfono tan caro? es obvio que te lo robarían..

Es decir, la culpable del robo era YO, por ser una despistada, una tonta y por haber tenido el ATREVIMIENTO de comprarme un aparato tan costoso, entonces la que debe ir a prisión soy yo por quererme dar un pequeño lujo, un lujo que nunca había tenido desde que nací, un aparato que compré con mi sueldo , que lindo país es Perú.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.