El Circo ha llegado a la ciudad

“Los políticos mediocres no viven de crear ideas positivas para su pueblo, sino que sencillamente viven de su imagen”
José Ingenieros


…La gente se acerca expectante a las avenidas; un alboroto constante invade cada rincón de la ciudad. Los padres miran a los hijos, y los hijos a los padres, pues aunque con colores distintos, trucos nuevos y espectáculos en nuevas carpas, ya todos saben los que se avecina. El circo ha entrado a la ciudad…

Las fechas en el calendario nos marcan el inicio de un nuevo periodo de elecciones, y con ello, de las ya bien conocidas campañas electorales en dónde, como es usual, habrá un desfile de carteles, rostros, colores, sueños, esperanzas y promesas que conviertan por el lapso de unos meses a nuestro país en la utopía surrealista que desaparece una vez efectuados los comicios.

Y la pregunta que se avecina para muchos ronda sobre la novedad que nos traiga el ámbito partidario en esta ocasión.

¿Será que acaso las promesas de campaña incluirán televisiones para todos? ¿Podemos esperar en ese listado la reparación de calles, alumbrado, áreas verdes y públicas, que mágicamente serán centro de atención después de su omisión por 3 años?
¿O es que, podemos agregar en ese paquete de ofrendas a cada una de nuestras personas desaparecidas, junto con la justicia que sus muertes reclaman? ¿Escucharemos decir que no quedarán en el olvido e impunes, para una vez efectuado el voto, empolvarse en el libro de los fracasos de nuestra democracia?

Al final, sea como sea cada una de las campañas, salvo contadas excepciones, veremos repetirse la misma palabrería, y tristemente, también veremos desvanecerse nuestra esperanza de tener un país diferente… a menos, que entendamos todos los actores de nuestra realidad pública, el papel que jugamos sí o sí para la creación de realidades diferentes.

Hoy es el momento perfecto para entender que no existe la política de partidos y la política ciudadana, puesto que ambas son lo mismo a pesar de lo que se nos ha hecho creer.
Seguir cerrando los ojos ante la realidad ya no nos es posible, pues llegamos lamentablemente al punto en el que ya no tenemos más que perder, cuando la vida misma ya está en juego.

Y entonces, las 2 palabras mágicas para todos en este juego electoral son responsabilidad y compromiso. Con ambas, lograremos construir lo que queremos, creer en lo que creamos y reformar nuestra historia con nuestras hazañas; sin ellas, nos hundiremos más y más en el abismo y la falsedad detrás de la sonrisa en un cartel.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.