Marcas y lo digital son amigos

Digital, un amigo para brindar

Te presento a un amigo, Marketing Digital. Con su nombre no hay inconveniente, pero su apellido le pesa. A la hora de hablar de lo digital a muchas empresas le cuesta, lo resumen con un “Estamos en Facebook” o “Creamos nuestro Instagram” y se toma eso como estar haciendo marketing digital.

Es una realidad que se vive constantemente en Paraguay. Cuesta asumir que con tener perfiles no se están haciendo las cosas como se deben, principalmente porque no se entiende y muchos de los que hablan sobre marketing digital tiran más humo que cualquier locomotora del siglo XIX.

Se entiende el miedo, se entiende el porqué apostar por el “Sobrinity manager”, pero estamos en un momento ideal de empezar a ver las cosas de otra forma. Existen nuevos talentos que hacen del marketing digital una profesión. Esas personas son las que deberían de ser escuchadas para perder el miedo a lo digital.

Entender que lo digital hoy ya no es una opción, porque estando o no ahí se hablará de tu marca, es entender su importancia. Adidas o Nike no quiebran si dejan de estar en redes, pero pierde mucho acercamiento al público, pierde la posibilidad entrar a micronichos y segmentar su producto en Radio o TV, como en lo digital, es un imposible.

Lo digital puede ser tu mejor amigo como marca. Existen buenos talentos que dominan esta nueva forma de comunicación. Ya no se trata de que solo en EE.UU. o Europa se toma esto como profesión, en Paraguay existen agencias, pero por sobre todo, personas que están haciendo maravillas en lo digital.

Las marcas deben perder el miedo a invertir presupuesto en lo digital, tanto en su marca, como en eventos que fomenten el conocimiento a profundidad de este campo. Todo con el fin de no caer en el humo de muchos y saber con quienes trabajar a la hora de lanzarte, cosa que si o si, en algún momento, todas las marcas lo harán.

Como en el último 2i de la APAP lo expuso de manera genial el encargado de marketing de CERVEPAR, al final, hay que sentarse a analizar los errores, pero también en un escenario distendido, a celebrar los logros ¡Brindemos!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.