Donald Trump y Twitter

Sin dudas, uno de lo eventos más sorpresivos para muchos fue la elección de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos. Algo que no es sorpresa cómo lo ha utilizado y siempre fue un adepto fue a la red de microblog Twitter. ¿Cómo esto le ayudó?


Twitter es una herramienta de 140 caracteres que nos ayuda a posicionarnos en cuanto a la difusión de información al instante. El Presidente Donald Trump nos dio una lección de cómo una red social se puede usar en favor de una candidatura, además de cómo apagar los incendios (crisis) en momentos de desesperación.

Twitter es interacción

A la hora de transmitir un mensaje, la teoría nos dicta que debemos usar las redes sociales para escuchar a nuestro público, interactuar con ellos y en consecuencia, actuar debidamente.

Aquellos políticos que comprenden la importancia de Twitter, lo utilizan como una herramienta de interacción y aquellos que desean solamente posicionamiento, lo hacen para publicar gacetillas de prensa, copiar links y realizar anuncios de tanto en tanto.

Lenguaje digital

Si bien Donald Trump no es muy apegado a las conferencias de prensa y no es una persona muy adepta a rendir cuentas ante la prensa, eso no significa que deje de hablar, es ahí donde reside la importancia de Twitter, como una herramienta eficaz para difundir sus mensajes.

Cuando leemos los tuits de Donald Trump hay generalmente 3 comportamientos: el primero de ellos son los anuncios — hechos por su staff — y eventos, generalmente hechos por Brad Pascale quien fuere el Digital Manager durante su campaña:

Otros son invitaciones o links compartidos, nuevamente hechos por su staff:

El que nos interesa es el último donde Trump comparte sus pensamientos. Estos últimos comparten una característica: no hay links e imágenes en absoluto, lo cual se traduce a que cuando el electo presidente comparte algo sin links e imágenes, es realmente él.

Crisis resuelta por tuits

Cuando Donald Trump comparte sus pensamientos hay algo que, como showman y una persona que entiende cómo funciona el mundo del espectáculo, sabe hacer y eso es transmitir emociones. Ponemos en contexto algunos tuits que marcaron ese momento y cómo transmitió ese mensaje.

Situación #1: Ted Cruz y la Convención Nacional Republicana

Cuando Ted Cruz subió en la Convención Nacional Republicana a dar su discurso, se inició un discurso con mucha negatividad hacia Trump y sin embargo, con un solo tuit, Trump resolvió el problema y apagó por completo las intenciones del Senador Cruz por lanzar heces al ventilador:

Wow, Ted Cruz fue abucheado en el escenario, no ha honrado su promesa. Leí su discurso dos horas antes pero déjenle hablar igualmente. ¡No es gran cosa!

Situación #2: La “suave” transición de Obama

A pesar de que Obama había hablado de una transición suave, Trump lo negaba enfáticamente:

Hago mi mejor esfuerzo para desatenderme de los obstáculos y declaraciones inflamatorias que el Presidente O[bama] hace. Pensé que iba a ser una transición suave — ¡NO!

Situación #3: Los medios de comunicación

Los idas y vueltas que tuvo con la prensa del ala demócrata — Washington Post, New York Times o CNN — siempre fue una constante dentro de su campaña electoral. Sin embargo uno de los tuits más polémicos — en mi opinión — fue el realizado al New York Times:

El decadente @nytimes es realmente uno de los peores periódicos. Escriben mentiras a sabiendas y nunca llaman a chequear los hechos. ¡Qué mala gente!

¿Transmitir un mensaje o hablar?

¿Viste las similitudes en los tuits? Utilizaré el último mencionado y lo veremos:

Tienen como una especie de factor común:

  1. Ponen a consideración un evento:
El decadente @nytimes es realmente uno de los peores periódicos.

2. Transmiten un sentimiento:

Escriben mentiras a sabiendas y nunca llaman a chequear los hechos.

3. Terminan las oraciones con un golpe (punchline) que transmite algo:

¡Qué mala gente!

Mientras muchos políticos intentan interactuar mediante sus redes sociales con los diferentes sectores de la población — lo cual es en teoría la manera correcta de usar las redes sociales — , el ahora presidente no tiene la menor intención de hacerlo, es más, obliga a las personas a que lo escuchen porque mientras la mayoría transmite un mensaje, Donald parece hablarle a las personas mediante sus tuits. Si nos fijamos en los ejemplos, todos ellos son mensajes personales.

El modelo de comunicación política no funciona con Trump

Trump no imita a los políticos ni tiene la intención de hacerlo. Si observamos detenidamente su retórica él imita al ciudadano promedio; o ¿acaso no nos sentimos identificados con aquel que fija su negatividad en redes sociales y lo comparte con el mundo? Es una persona más que trasmite su opinión, solo un ciudadano más.

En sus tuits, él sabe cómo comunicar sus disgustos, de la misma manera que nosotros lo hacemos usando MAYÚSCULAS PARA GRITAR, excesivas puntuaciones o letras para denotar algo llamativo ¡¡¡¡¡hambreeeee!!!!! que querríamos decirle a una persona si la tuviéramos frente nuestro.

El disgusto que costó millones de dólares

Poco después de las elecciones, Donald Trump criticó el presupuesto militar sobre la construcción de un nuevo avión presidencial con la empresa Boeing. Un solo tuit hizo colapsar la Bolsa de Valores:

Boeing está construyendo un nuevo 747 Air Force One para futuros presidentes pero los costos están fuera de control, más de $4 mil millones. ¡Cancelar orden!

Ahora, ¿qué piensas de su punchline?

Y ahora, las preguntas obligadas

¿Cuál será el comportamiento del hombre más poderoso del mundo en Twitter?
¿Seguirá cada tuit impactando y haciendo temblar el mundo?

El tiempo y su comportamiento impredecible nos irán relatando esta historia. Pero si te animas a dar un pronóstico, espero tus comentarios.

Aclaración: Las traducciones de los tuits son obra personal del escritor.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.