Design Thinking. El proceso obligado detrás de la innovación

Por Fernando Famanía

Sesión Solvis Consulting NewCo CDMX junio 2017

No existe innovación sin creatividad. Sí, el objetivo de un producto o servicio es satisfacer la necesidad para la que fue creado, sin embargo, si el desarrollo industrial, tecnológico y empresarial se hubieran detenido en ello, no existiría el mundo como hoy lo conocemos. Con la satisfacción de nuestras necesidades básicas han surgido muchas otras y el Diseño es la disciplina que ha estado a cargo no sólo de llenar esos vacíos sino, en muchas ocasiones, de crearlos. La innovación ha logrado que nuestras vidas sean más cómodas, sofisticadas e incluso seguras.

Existe una metodología en boga que precisamente retoma el Diseño como forma de pensar, incitando a la resolución práctica y creativa de problemas para la consecución de resultados óptimos en cualquier ámbito empresarial: el Design Thinking. La primera persona que introdujo el término de fue el economista y politólogo estadounidense Herbert Alexander Simon en su libro “Las ciencias de lo artificial”, publicado en 1969. Sin embargo, es Tim Brown, CEO de la consultora IDEO, quien es considerado el padre moderno del Design Thinking.

“Design thinking is a human-centered approach to innovation that draws from the designer’s toolkit to integrate the needs of people, the possibilities of technology, and the requirements for business success.”

Tim Brown
CEO OF IDEO

Se trata de un proceso que debe partir del entendimiento de los hábitos de consumo del público, sin ideas preconcebidas para identificar aquello que da valor a un producto o servicio y por ende generar dicho valor en la oferta al mercado.

El grave error que muchos empresarios cometen es dar por hecho que sus ideas satisfarán las necesidades de otros por el simple hecho de satisfacer las propias, sin centrar su enfoque en lo primordial para cualquier negocio: los factores humanos que influyen y determinan el actuar de un grupo. El Design Thinking evalúa 5 canales de experiencia: los sentidos, las emociones, los pensamientos, las acciones y las relaciones. Y mediante la evaluación de los mismos, da oportunidad a la mente colectiva de develar los retos a los que nos enfrentamos.

Suena rebuscado, pero en la praxis se trata de aplicar la metodología de un Diseñador Industrial, que, al diseñar, por ejemplo, mobiliario de oficina, tiene que contemplar varios aspectos; que sea funcional, cómodo, bonito, accesible y duradero. Es decir, debe contemplar las necesidades reales de aquel que adquiere el producto y lo usará en la cotidianeidad.

Si tuviéramos que establecer los pasos a seguir del método, los expertos lo resumen de la siguiente forma:

  1. Empatiza con tus usuarios, observa sus comportamientos y necesidades
  2. Posterior a la observación e investigación es importante definir la línea a seguir.
  3. Genera ideas, entre más, mejor y detecta en equipo cuál es la más viable.
  4. Desarrolla el prototipo de la solución que hayas ideado.
  5. Prueba el prototipo y de ser necesario repite toda operación.

Y por último un consejo de su servidor: no es necesario trabajar en una industria en particular para ser innovador; desde ingenieros hasta abogados, pasando por financieros y mercadólogos, todos pueden innovar bajo este enfoque; no en vano está siendo utilizado alrededor del mundo para solucionar problemas de índoles tan trascendentes y diversas como la creación de medical devices para países en desarrollo o tratar de contrarrestar el calentamiento global.

El enfoque humanitario ha sido mal comprendido durante siglos, y éste puede ser la punta de lanza que cambie el futuro de algún emprendedor que comprenda que la innovación debe desafiar lo obvio y conducirse por el lado experimental.

¿Están de acuerdo? Platiquemos @FerFamania

Show your support

Clapping shows how much you appreciated NewCo Shift MX’s story.