Viajar en el tiempo

El otro día pasó algo.

Tomé un tren desde la estación de Badajoz que debía dejarme en Madrid unas 4 horas después. Sin embargo, el espacio-tiempo debió dilatarse, y tardé unas 10 horas en llegar a Madrid.

Uno de los momentos que más me llamó la atención fue cuando el tren se para, y de repente, comienza a ir en dirección contraria, marcha atrás. Así durante un rato.

En esto que se acerca el revisor y le pregunto: “Disculpe, ¿Por qué hemos dado la vuelta?”.

A lo que el revisor me responde: “Para ganar tiempo”.

Hay algo desconcertante aquí, porque quién va marcha atrás es el tren, no el tiempo. Me encantaría que a partir de ahora la estrategia de Renfe para llegar a tiempo a todas las estaciones sea la de poder dilatar el continuo espacio-tiempo a su gusto.

Y otra cosa no, pero tiempo tenía, así que se me ocurrió ponerme a pensar en cómo podría renfe comenzar a viajar por el tiempo, y me dije a mi mismo: “Esto tienes que apuntarlo, Pedro, que de aquí puedes sacar jugo para escribir algo, así que apúntalo para que no se te olvide”.

Y me lo dije, sí, pero no lo hice, así que se me olvidó, hasta que ahora, milagrosamente, me ha venido de nuevo a la mente.

Así que mi reto es el siguiente: encontrar una forma con la que renfe pueda (teóricamente) viajar por el tiempo, es decir, conseguir que los trenes de renfe vayan a una velocidad muy próxima a la de la velocidad de la luz (o incluso… ¿superarla?). Y más aún, todo lo que diga deberá cumplir dos reglas:

  1. No romper las leyes de la física (no queremos enfadar a nadie).
  2. Debe ser matemáticamente cierto, sin llegar a contradicciones (no quiero cabrearme conmigo mismo).

Pues ahí estoy. Comienzo este reto. Tengo idea de por dónde irán los tiros, pero nada más. Espero tener algo escrito ya dentro de un mes cómo muy tarde. Hasta entonces.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated @Pedrodanielpg’s story.