Consultas Populares y Aeropuertos

Héctor Libreros
Nov 17, 2018 · 2 min read

Recientemente ocurrió la primera de la consultas populares que serán parte del gobierno del presidente electo Andrés Manuel López Obrador para determinar donde se construiría un nuevo aeropuerto, esto a pesar de que las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México habían comenzado desde hace varios meses y se consideraba un proyecto que llevaba por lo menos el 20 por ciento de su desarrollo.

La necesidad de un nuevo aeropuerto en la Ciudad de México y sus alrededores es clara; el actual aeropuerto ha rebasado su capacidad y no se encuentra en condiciones óptimas, comparado con otros aeropuertos internacionales que tienen la misma cantidad de movimiento que el que actualmente se encuentra en la capital.

Sin embargo, el presidente electo no está de acuerdo con la actual construcción del nuevo aeropuerto en la zona de Texcoco por diferentes razones: el posible daño ambiental, así como el daño a la calidad del agua que implica, la destrucción del actual aeropuerto de la ciudad de México, y la inversión millonaria que se requiere para terminar dicho proyecto.

Por esto, el presidente y su partido decidió hacer una consulta para este tema tan delicado que directa o indirectamente, afecta a una gran parte de la población, así como la inversión extranjera y sin duda a las personas que están directamente implicadas en la situación, como los trabajadores en dichos aeropuertos y las personas que habitan en las diferentes zonas que son consideradas.

Esto parece más que una decisión razonable, un capricho por no seguir con el proyecto más grande que comenzó la administración pasada, una manera de no seguir la agenda que tiene “la mafia del poder” con sus proyectos turbios e innecesarios, y una manera de diferenciar las políticas de los dos bandos, el del pasado y el del presente.

Aunado a esto, la consulta popular fue un “ejercicio democrático” en el cual ocurrieron muchas irregularidades, como las personas que votaron más de tres veces en diferentes casillas, la falta de casillas tanto en lugares importantes de la capital como en otras partes del país y la poca participación ciudadana, etc. Ni siquiera el uno por ciento de la población fue participe en este ejercicio, así que fue una decisión “democrática” tomada por solo algunos cuantos.

Sin duda la equivocación más grave es creer que el ciudadano promedio tiene la capacidad de decidir qué es lo más conveniente para un asunto tan importante y con tanto impacto para el país. La información que llega al mexicano promedio es solamente algunos pequeños párrafos en un tríptico que claramente apoya a un lado en particular, información sesgada. Fue un ejercicio sin imparcialidad y lleno de ignorancia.

No olviden checar nuestro último episodio del podcast No Hay Tos donde hablamos de otro aspecto de la cultura mexicana: www.nohaytospodcast.com

No Hay Tos

Hablamos de la vida diaria en México, noticias y demás temas de interés general. Escuchanos en www.nohaytospodcast.com

Héctor Libreros

Written by

No Hay Tos

Hablamos de la vida diaria en México, noticias y demás temas de interés general. Escuchanos en www.nohaytospodcast.com