La Roma de México

Héctor Libreros
Jan 23 · 2 min read

Fue interesante ver la reacción de las personas dentro de tu círculo social-virtual después de que vieron Roma. La primera reacción que yo noté fue el descrédito por ser una película pretenciosa, aburrida y en blanco y negro, después salió la gente que si la apreció por sentirse identificado con una parte o muchas de la historia y entiende que no es una película con un gran argumento, tal vez uno que ni siquiera es interesante pero después de ver mil memes y opiniones divididas, creo que no es tan difícil de entender porque la película brilla en diferentes aspectos.

Roma no se desarrolla en Italia, sino en una colonia de la ciudad de México donde vive una familia de clase media junto con dos sirvientas o “muchachas” y una de ellas, Cleo, se convierte en nuestro personaje principal, Cleo es el arquetipo de “chacha” mexicana, viene de un pueblo en Oaxaca, y aunque tiene una relación muy estrecha especialmente con los niños de la casa, sigue siendo una empleada doméstica que sufre de los desbordes emocionales de la mamá, quien tiene una relación muy distante con su esposo. Así que Cleo se encuentra atrapada en los problemas de la familia y los suyos, al ser una mujer humilde en una ciudad caótica.

Roma es casi como una telenovela silenciosa, en el mejor sentido de la palabra. Creo que la mayoría de los mexicanos tuvieron que ver por lo menos el capítulo de una telenovela con su mamá, sus tías o su abuela en algún momento y aunque no es la mejor representación artística de nuestro país, es parte importante de nuestra cultura, la historia del drama en las familias, y así como las telenovelas, Roma logra capturar muchas partes importantes de nuestra cultura sin hacerlas una caricatura, la relación de la sirvienta con la familia, las madres que tienen que hacerse cargo de sus hijos por su propia cuenta, los gansitos, el ruido incesante en las calles, el clasismo en diferentes niveles… todo esos elementos están bien representados en una historia donde a veces pasa muy poco o incluso no pasa realmente nada.

También hay otras maneras en que la película es excelente; las tomas, el sonido, el proyecto ambicioso de representar una ciudad de México de los setentas en unas cuantas cuadras, todos esos detalles le añaden un poco más de sustancia a un proyecto que se puede ver, es muy personal y resulta uno de los mejores de Alfonso Cuarón.

No Hay Tos

Hablamos de la vida diaria en México, noticias y demás temas de interés general. Escuchanos en www.nohaytospodcast.com

Héctor Libreros

Written by

No Hay Tos

Hablamos de la vida diaria en México, noticias y demás temas de interés general. Escuchanos en www.nohaytospodcast.com