La idiotez se cura viajando.

Viajar abre la mente, nos relaja, nos permite encontrarnos con nosotros mismos y abrir otras facetas de nuestra personalidad.

Al viajar vivimos al máximo el presente, desconectamos, alcanzamos fortalezas personales, nos volvemos mas tolerantes y flexibles.

Viajar aumenta las emociones positivas, nos enfrentamos a retos, a miedos y también aventuras.

Al viajar afianzamos relaciones personales al mismo tiempo que compartimos con desconocidos.

Viajar da perspectiva y te permite adquirir una visión mayor de mundo.

Pero sobre todo viajar es importante porque en algún momento tienes que volver a casa.


¡Gracias por leerme! …Recomendando este artículo ayudarás a otras personas a encontrarlo.
A mi podrás encontrarme corriendo por las calles de mi ciudad natal mientras lleno mi cerebro con datos aleatorios tomados de podcasts.
Mis reflexiones quedarán plasmadas en
NomadLab y en mi LinkListBlog.