Atomic Blonde

David Leitch, 2017

Todo una trampa. Te deja ir por delante, pero no te lo creas. Demasiado sobrevenido, demasiado videoclipero, pero con una escena de pelea en plano secuencia y sin música que bien vale una misa. Y olé Charlize.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.